Culto
“Maestro manipulador”: Leaving Neverland y la ruta de Michael Jackson y sus denunciantes

“Maestro manipulador”: Leaving Neverland y la ruta de Michael Jackson y sus denunciantes

Tras el estreno latino del documental que denuncia supuestos abusos sexuales por parte de Michael Jackson, los protagonistas Wade Robson y James Safechuck aguardan por el resultado de una apelación en la demanda que presentaron contra la firma Estate por US$ 1.500 millones. En Culto escarbamos a contar de los juicios contra el Rey del pop en 1993 para dar con décadas de testimonios de sus víctimas. Todos, por entonces, menores de edad.

HBO ya estrenó Leaving Neverland en Estados Unidos y América Latina, el documental de Dan Reed que pone el lente de su cámara frente a dos historias que corren en paralelo: la de Wade Robson y James Safechuck, quienes cuentan en primera persona los supuestos abusos sexuales a los que los habría sometido Michael Jackson cuando eran niños.

Han sido muchos los coletazos de la película incluso previo a su lanzamiento oficial: el primero, Oprah Winfrey volvió una vez más desde el retiro a hacer un programa especial. Esta vez, entrevistando al director del filme, junto a sus dos protagonistas.

BBC decidió no tocar más al artista norteamericano en su emisora radial BBC 2, determinación que comunicó The Times, aunque el contenido del artista no ha sido retirado, por ejemplo, de BBC Music.

Además, un episodio de Los Simpson en el que siempre se especuló que Michael Jackson habría puesto la voz, dejó de circular porque, entre otras razones, Al Jean, uno de los creativos de la serie, dijo suponer que Jackson ocupaba aquel material para acercarse a los niños y posteriormente abusar de ellos.

El impacto ha sido tal que se ha hablado de una posible secuela de Leaving Neverland. Al respecto Dan Reed, director de la pieza que debutó en Sundance —el mismo día en que se estrenó un documental que muestra algunas de las acusaciones que enfrenta el productor Harvey Weinstein, amigo de Oprah—, ha dicho estar abierto a la posibilidad, de existir la voluntad por parte de más presuntas víctimas de Jackson, haciendo referencia particularmente a los casos de Jordie Chandler y Gavin Arvizo, dos niños cuyas familias pasaron tiempo junto al cantante en su rancho de Santa Bárbara.

El ruido generado por el filme, ha atraído mucha más atención a la última apelación de Robson y Safechuck que se resuelve este verano en el hemisferio norte, quienes desde 2013 y 2014, respectivamente, han intentado sin éxito que la justicia considere sus testimonios e invalide lo que declararon anteriormente sobre Jackson bajo juramento.

Los denunciantes esperan que, esta vez, con la opinión pública a favor tras el documental, se puedan acoger sus denuncias, que según la ley norteamericana se encuentran técnicamente fuera de plazo en más de un año para reclamar bienes del artista, como señala este artículo de Elle.

Esta es la historia de dos de los denunciantes de Michael Jackson, a quien Robson describió como un “maestro manipulador”.

James Safechuck y el comercial de Pepsi

“Jimmy” protagonizó junto a Michael Jackson un comercial de la gaseosa en 1988. En las imágenes de la pieza publicitaria, un infante Safechuck hurguetea en el camarín de Jacko, juega con su vestuario y se mira al espejo imaginando ser el rey del pop. Eso hasta que el sombrero del cantante cae al piso. Apoyado en la puerta, con el cabello rizado brillante y una sonrisa le pregunta al niño: “¿Me buscas a mí?”. Jimmy, cuya reacción es genuina pues es realmente la primera vez que vio a MJ en su vida, le corresponde con otra risa, un poco nerviosa. Según cuenta su madre en el documental, se trataba de la primera vez que Safechuck actuaba, pues antes no le llamaba la atención aquel mundo ni a sus padres.

Tras aquello comenzó un vínculo similar al que Jackson tuvo con numerosos niños y sus familias, con algunos matices que hacen que el caso de “Jimmy” tenga aristas muy difíciles de contrarrestar. Por ejemplo, él y MJ fueron fotografiados y filmados por paparazzis en reiteradas ocasiones juntos y, como bien relata el documental de HBO, Safechuck acompañó al rey del pop junto a su familia en largos pasajes del tour Bad como parte del show.

Safechuck se hospedó en hoteles con Jackson y acompañó al artista en sus recámaras mientras sus padres quedaban separados en pisos distintos, además de ser el primer huésped de Neverland. Safechuck y Jackson fueron fotografiados en muchas ocasiones durante 1988, como bien recopila esta publicación de The Daily Beast.

Recientemente ha surgido un video del artista utilizando un bigote falso en una joyería, acompañado por James Safechuck el año 1989.

Safechuck relata en Leaving Neverland una jornada en que habría recibido de manos de Michael Jackson un anillo para celebrar una boda en sus dependencias de Santa Bárbara.

“Éramos como esta pareja casada y digo casada porque tuvimos esta ceremonia de boda de burla. La hicimos en su cuarto y llenamos algunos votos, como que queríamos estar juntos siempre. Se sentía bien y el anillo es lindo, tenía una línea de diamantes”, contó James.

Con el correr de los años, la relación entre la familia de Safechuck y Michael Jackson fue enfriándose (en algún momento el artista les llegó a regalar una casa) y James declara en Leaving Neverland que, tras volver a ser invitado a Neverland, habría descubierto que tanto el actor Macaulay Culkin como un niño llamado Jordie Chandler, ocupaban ahora el que era “su lugar”.

Algunas declaraciones de empleados de Michael Jackson en el juicio de 2005 coinciden con descripciones entregadas por el denunciante. Puedes revisar ese documento de la justicia estadounidense acá.

Safechuck sitúa los presuntos abusos de Michael Jackson entre sus 10 y 14 años y declara que, si bien apoyó a Jackson en el juicio al que fue sometido por la denuncia de Evan Chandler —padre de Jordan—, en aquel juicio de 1993, fue contactado para declarar a favor del artista en 2005—como terminaron haciendo Wade Robson y Macaulay Culkin—, pero declinó participar del proceso. “Michael es un mal hombre”, dice que le dijo a su madre, sin profundizar más allá.

Tras ver en 2013 a Wade Robson, presunta víctima de Jackson, contando en televisión los vejámenes a los que habría sido sometido por Jackson, Safechuck decide sumarse a la acción legal y demandar al Rey del pop contratando al mismo abogado, Vince Finaldi.

Wade Robson: “little one”

Wade Robson es un bailarín profesional y reconocido coreógrafo de estrellas como Britney Spears, Pink o N’Sync. Su cercanía con MJ comenzó a temprana edad tras ganar un concurso en su natal Australia y conocer personalmente a Michael. Participó en videos del cantante y llegó a vivir a Estados Unidos junto a su madre, tras haber estado de visita en Neverland con el grupo familiar completo, antes del divorcio de sus padres. Su papá, según narra Leaving Neverland, se suicidó el 2002 tras nunca superar una depresión bipolar y el alejamiento de su familia, que se mudó siguiendo a MJ y el sueño de Wade.

“Hablaba con Michael tres horas al día. Él me llamaba y hablaba y hablaba. Era parte de una amistad especial de veinte años. Lo conocí en su gira de 1987. Ahí con mi mamá pasamos dos horas junto a él en su hotel. Nos hicimos amigos. Nos mostró videos de su película —Moonwalker—. Luego no seguimos en contacto, pero al día siguiente me uní a un grupo de bailarines. Dos años después, ya estaba en EEUU para actuar en Disney. Me puse en contacto con Michael a través de su representante. Se acordó de mí. Mi familia y yo fuimos a grabar en el estudio Record One, donde él grababa el álbum Dangerous. Le mostré algunos pasos de baile y me dijo ‘¿Tienes ganas de venir esta noche con tu familia a Neverland?’.Todos estuvimos de acuerdo y terminamos quedándonos allí por dos semanas. Me llevó a su estudio de baile, ponía música y bailamos y disfrutamos durante horas. Nos sentábamos allí y veíamos películas como Las tortugas ninja. Después de eso, con mi mamá, fuimos a Estados Unidos para cumplir mi sueño de ser bailarín y Michael me ayudó a conseguirlo. Me dio un buen puntapié, porque pude participar en videos como ‘Black or white’. Asumió un rol de mentor. Cuando tenía siete años me dijo que yo llegaría a ser director de cine y eso es lo que soy. Despertó en mí una gran curiosidad. Un día, preparó un mini estudio de grabación en la entrada de mi casa, pero lo que más me impresionó era que no quería que me convirtiera en un niño mimado. Me dijo ‘esto es para ti, pero quiero ver como trabajas para aprovecharlo. No lo mires como algo hecho, o me lo llevo de vuelta’”, contó Robson en 2009.

En el documental de HBO se muestra parte de las comunicaciones entre Jackson y el niño de entonces siete años y su familia vía fax. Algunas bastante sugerentes y acompañadas por el testimonio de su madre. También un saludo en video por el cumpleaños de Wade.

Los fanáticos de Jackson y familiares han acusado a la película de HBO de sacar de contexto los mensajes o, derechamente, manipular la edición del saludo de cumpleaños a Robson en el que el cantante usa el apodo “little one”, pues el video habría sido grabado en febrero de 1990 el día en que Jackson fue escogido “artista de la década”, mientras que el cumpleaños de Robson es el 17 de septiembre.

“Él me llamaba ‘cabeza de manzana’. Yo también a él a veces. Y luego empezó a llamarme ‘little one’. No sé bien de dónde salió, pero se transformó en mi nombre para él. Incluía una canción que él me cantaba. Algo como ‘lullaby’. ‘¿Alguien ha visto a ‘mi pequeño’. Y luego decía ‘mi pequeño está acá’”, relata Robson en Leaving Neverland.

En los años noventa, la primera ocasión en que Jackson enfrentó a la justicia tras ser acusado por el padre de Jordan Chandler de cometer abusos sexuales, Wade, su madre y su hermana pusieron las manos al fuego por el cantante, argumentando que lo conocían de forma personal y él nunca podría hacerle nada malo a un niño.

Se refieren, además, al hecho de haber dormido con Jackson en la misma cama, ver dibujos animados y degustar comida chatarra, apoyados por su madre. Estas imágenes forman parte de Leaving Neverland también.

“La última vez que lo vi fue en junio de 2008. Yo estaba en Las Vegas, trabajando en un programa. Él vivía allí. Tuvimos muy buenos momentos, porque era una persona buena. Lo que más extraño son las conversaciones telefónicas con él. Todavía tengo en mi celular su número. No soporto la idea de eliminar de mis recuerdos sus mensajes. Los guardaré para siempre”, dijo Robson tras la muerte del cantante en 2009.

El quiebre para Wade se dio después de que Jackson falleciera. En 2011 solicitó ser coreógrafo de “One”, el espectáculo que preparaba el Cirque Du Soleil sobre Jackson y en su lugar Michael Jackson Estate —albaceas del patrimonio de Jackson— y particularmente John Branca —encargado de gestionar el nombre y bienes del artista— eligió a Jamie King. Robson, quien fue sugerido por Branca para ser uno de los bailarines, declinó participar.

El 2012 Wade Robson asistió a terapia luego de haber perdido oportunidades laborales importantes por sus crisis de estrés y pánico y, tal cual muestra Leaving Neverland, decide compartir con el mundo su historia junto a Michael Jackson y las vivencias más oscuras, entre ellas el abandono del cantante después de haberlo hecho mudarse a Estados Unidos junto a su madre y hermana. Michael en ese entonces comenzaba a mostrarse con el actor Macaulay Culkin.

El 7 de mayo de 2013, en un programa de NBC, contó por primera vez sobre los presuntos abusos que habría sufrido. Ocurrió el mismo día en que MJ Estate hizo público junto al Cirque Du Soleil que se llevaría a cabo “One” para homenajear a Jackson.

Wade Robson, quien fue novio en la adolescencia de una sobrina de Michael Jackson que ha sacado la voz en su contra por estos días, había presentado en el mes de abril su acusación de forma legal, solicitando la suma de 1500 millones de dólares. La justicia le negó la posibilidad de demandar a Estate y los herederos de MJ, pues su petición se hacía fuera del plazo legal. Robson solicitó a la corte testamentaria de Los Angeles poder llevar a cabo una demanda tardía como acreedor de los bienes del fallecido cantante.

El 2017 recibió la más reciente negativa por parte de la justicia, archivándose su demanda, según informó AP, en una publicación que fue reproducida por medios como USA Today o People. Allegados al bailarín dijeron que ese fue el momento en que, terapia mediante, pudo aceptar finalmente que había sido abusado por Michael Jackson desde los siete años hasta su adolescencia.

La esposa de Robson y su madre prestan testimonio en Leaving Neverland y, al igual como ocurre en el caso de James Safechuck, la paternidad fue un detonante para poder liberar sus experiencias con Michael Jackson. Ha declarado que, como él, existen más niños que en el pasado apoyaron a MJ y hoy podrían pensar distinto. Romper su silencio.

Tanto Wade Robson como James Safechuck tienen una última apelación respecto a su demanda —denegada por el sistema de justicia de Estados Unidos—. Aquella instancia se resuelve de forma definitiva este verano. Mientras es primavera en el hemisferio norte, han guardado silencio respecto al eco que han generado sus declaraciones en Leaving Neverland.

Secuela y otras denuncias

Dan Reed, director de Leaving Neverland ha respondido a las críticas de la familia Jackson y sus abogados, que han demandado a HBO por la suma de cien millones de dólares.

“Tienen un bien muy preciado que proteger. Cada vez que se reproduce una canción —de MJ— una caja registradora genera ganancias”, dijo.

“Si Jordan Chandler saliera a la luz, y si pudiera sentarme con él y hablarle como lo hice con Wade Robson y James Safechuck, creo que eso sería el núcleo de una película muy interesante sobre esa historia”, señaló a Variety, especulando con una posible secuela de Leaving Neverland.

La referencia de Reed es a Jordan Chandler, el niño cuyo padre fue responsable de llevar a Michael Jackson a una corte por primera vez acusado de pedofilia.

Chandler es el protagonista, además, de Michael Jackson fue mi amante: el diario de Jordan Chandler, libro del periodista chileno Víctor Gutiérrez, quien perdió un juicio frente a Michael Jackson y debió declararse en bancarrota para no tener que cancelarle dos millones de dólares tras no poder probar ninguna de las acusaciones que hizo en su libro. Mira la entrevista que el periodista dio al programa chileno “De Pé a Pá” donde detalla la historia entre Jacko y los Chandler.

La investigación de Gutiérrez es gráfica en cuanto a un montón de situaciones presuntamente protagonizadas por Jordie y existe de forma limitada. En esta entrevista de la periodista Totó Romero, donde el chileno se refiere a la publicación y sus alcances, contó incluso el alto valor de subasta que alcanzó su libro.

Esta es la contraportada del libro:

La resolución en este caso fue un acuerdo conseguido por el abogado de Michael Jackson, que acabó así con una parte de la causa. Jackson habría desembolsado, tras un consejo de la fiscalía, una suma cercana a los cuarenta millones de dólares para terminar con la demanda de los Chandler en lo civil y no llegar a un juicio largo y televisivo “como el de OJ”, según sus propias palabras.

Su hermana Latoya Jackson declaró a los medios su preocupación por los indicios en casos como el de Jordan Chandler, pero se desdijo años después. Este es el video de cuando apuntó a su hermano como responsable.

La causa, de forma penal, fue desestimada por los tribunales cuando Jordan Chandler dijo no tener interés en declarar.

El padre de Jordan Chandler, principal promotor de la acción legal en 1993, se suicidó en 2009.

Jordan Chandler no se refirió a Michael Jackson de forma pública hasta la muerte del artista en 2009. “Nunca quise mentir y destruir a Michael, pero mi padre me hizo decir solamente mentiras. Ahora ya no puedo decirle cuánto lo siento. Michael Jackson no me hizo nada malo, todo fueron mentiras de mi padre para salir de la pobreza”, dijo Chandler, a quien hoy Dan Reed quiere entrevistar para la secuela de Leaving Neverland.

Otro niño mencionado por Dan Reed es Gavin Arvizo, a quien Michael Jackson habría ayudado a mejorar de un agresivo cáncer a comienzos de los 2000. Se les puede ver juntos en el documental Living with Michael Jackson del periodista Martin Bashir, que reactivó las sospechas de pedofilia sobre el cantante, su relación con Gavin y terminó con la demanda que hizo entrar a Jackson en su espiral final. Revísalo acá.

“Cuando hice el documental hubo una pequeña parte de él que contenía la controversia de sus relaciones con niños. Pero la verdad es que él nunca fue condenado por crimen alguno. Nunca lo vi haciendo algo malo… no creo que haya sido un criminal. Creo que el mundo ha perdido a su más grande entretenedor”, dijo Bashir en declaraciones que puedes revisar acá.

La acusación de Arvizo y su familia comenzó con algo inédito: una redada a Neverland. Michael Jackson estaba siendo buscado para ser detenido de forma preventiva, pero logró evadir la cárcel cancelando una fianza de tres millones de dólares.

Los cargos contra Jackson esta vez incluían haberle proporcionado alcohol a un menor con la excusa de que se trataba de “el jugo de Cristo”, además de abusar de él sexualmente. MJ arriesgaba 20 años de prisión.

El juicio fue complejo, incluyó acusaciones de secuestro, el historial de demandas de la madre de Arvizo contra grandes empresas, su obsesión con los famosos y el testimonio clave del entonces amigo de Jackson, Wade Robson. También Macaulay Culkin, viejo amigo de MJ, prestó declaración y llegó a calificar las acusaciones de “absolutamente ridículas”.

Michael Jackson cambió de abogados, despidiendo a Mark Geragos, quien le había conseguido el acuerdo en lo civil en la demanda de 1993. Un año después el abogado fue citado a declarar y pese a su despido, dijo que dormir con niños no era un abuso por parte de Jackson, sino una muestra de “amor incondicional”.

En contra del artista declaró su ex empleada Blanca Francia y su hijo, Jason Francia, quien acusó a MJ de abusos sexuales en el pasado. Según escribió Los Angeles Times, Jackson había desembolsado la suma de dos millones de dólares para que los Francia no lo demandaran.

En una jornada clave para el proceso, Michael Jackson se presentó atrasado en más de una hora antes de que el juez lo declarara en desacato, medida que revirtió cuando apareció en la corte en pijama y con la excusa de haber sido atendido en un centro hospitalario.

Tras el mediático proceso, Jackson fue absuelto por un jurado popular de todos los cargos y abandonó la corte elevando su mano al cielo y haciendo con sus dedos una V de victoria.

Muchos ex amigos o presuntos niños abusados por Michael Jackson se encuentran en la misma situación de Wade Robson y James Safechuck. Ya superando los treinta años y habiendo formado su propia familia.

El director de Leaving Neverland menciona los casos de Arvizo y Jordie Chandler como similares a los de Wade y Jimmy, pero también existen historias como la de Jonathan Spence, uno de los más herméticos respecto a sus vivencias con Jackson.

Macaulay Culkin ha dicho a través de los años que además de su relación con el fallecido Jackson, posee un vínculo de lealtad y amistad con sus hijos, pero aparece mencionado en el libro de Víctor Gutiérrez junto a Jordan Chandler, ambos niños señalados por James Safechuck como su “reemplazo” en Leaving Neverland.

Otro nombre mencionado de forma recurrente en los expedientes liberados por el FBI es el de Brett Barnes, un niño de origen australiano señalado en Leaving Neverland como el “reemplazo” de Wade Robson.

“Después de un tiempo comencé a darme cuenta de que existía un patrón. Cada 12 meses había un nuevo niño en su vida”, dice la madre de Wade para cerrar la primera parte del documental de HBO.


Hace algunos días, Wikileaks, tras la exhibición de Leaving Neverland en Estados Unidos, decidió publicar un tuit con un enlace que lleva directo a todos los archivos de Michael Jackson en los juicios de 1993 y 2005 donde, si bien fue encontrado no culpable, aún se encuentran muchos testimonios de sus ex empleados y demandantes que pueden ser valiosos.

Puedes revisar esta completa cronología con link a los documentos oficiales y las publicaciones de prensa que ha publicado el sitio Vulture en este enlace. También puedes encontrar acceso a documentos oficiales en esta nota de The Daily Beast.

Si quieres denunciar un caso de pedofilia en Chile puedes hacerlo llamando al 600 400 01 01 del programa “Denuncia Segura” o en estos enlaces de Carabineros, la Policía de Investigaciones o directamente en el Ministerio Público.

Sobre el autor: