Culto
Los mejores discos debut de 1969 según BBC

Los mejores discos debut de 1969 según BBC

Del folk al progresivo, la compañía inglesa escogió un listado de varios discos editado el último año de la década de los sesenta. En estos se presentaron al mundo primeros sonidos de algunas tendencias que marcaron los años posteriores. En Culto seleccionamos algunos de ellos, como los Neil Young, Nick Drake, Stooges, entre otros.

King Crimson – In the Court of Crimson King

Solo cinco piezas le bastaron a King Crimson para dejar en claro que su propuesta musical era diferente. La poderosa introducción de  “21st Century Schizoid Man”, con aires de jazzy hard rock, anticipan la fusión de estilos que, sin prejuicios, exploraron Fripp y los demás. Largos pasajes instrumentales en que los músicos desarrollan improvisaciones, a las que sumaban sonidos extraños, revelaban un interés por la experimentación sonora, que luego desarrollaron como parte de su lenguaje musical. Pero también había espacio para la calma: por ejemplo “I talk to wind”, es una composición de otro tono. Aclamado por la crítica, marcó un puntapié inicial que en la década siguiente consolidaría al rock progresivo. Y ojo, que ese mismo año, debutó otro referente del género: Yes.

Nick Drake – Five Leaves Left

Durante varios días, el joven cantautor Nick Drake, de poco más de veinte años, no asistió a sus clases de literatura en la Universidad de Cambridge por cumplir un viejo anhelo: grabar un disco. Aunque solo podía usar el estudio cuando la banda Fairport Convention dejaba libres algunas jornadas, el cantautor registró sus temas bajo la supervisión de Joe Boyd. Pese a que las sesiones no fueron fáciles por las tensiones entre el productor y el artista, en esta placa se puede oir a Drake con su guitarra acústica, una banda de acompañamiento y una orquesta que a menudo potencia el dramatismo y la melancolía de su obra. “Way to blue”,  “River man”, y otras tantas, son piezas que cualquier melómano debe oir.

Crosby, Stills y Nash – Crosby, Stills y Nash

En una era en que dominaban las guitarras distorsionadas, que aparecieran tres tipos con suaves canciones acústicas midtempo, además haciendo armonías vocales, fue todo un suceso. Con su primer álbum homónimo, Dave Crosby, Stephen Stills y Graham Nash, todos con experiencia previa en otras bandas, crearon una sonoridad propia a partir de influencias folk, blues y jazz, que después sumó la intensidad de Neil Young (quien había sido compañero de Stills en la banda Buffalo Springfield). Un álbum que no solo tuvo éxito comercial (y dejó clásicos como “Helplessly Hoping”), sino que marcó un hito en el folk-rock y anticipó lo que harían en la siguiente década agrupaciones como Eagles, entre otras.

The Stooges – The Stooges

Para muchos, acá está el origen del punk. Lo cierto es que es un álbum cuyo diseño sonoro se distanció del optimismo hippie, para ofrecer un distorsionado y crudo mix de guitarras, bajo y batería, con algunas secciones más alargadas, debido a que Iggy Pop y los suyos tenían tan poco material, que en sus actuaciones se vieron obligados a prolongarlas hasta el hartazgo. Aunque la crítica lo recibió con indiferencia (no eran virtuosos como Zeppelin, ni experimentales como Pink Floyd), con los años fueron reconocidos como una banda clave para el rock garage. De ese modo, temas como “No fun” o “I wanna be your dog”, pasaron a ser extraños clásicos dentro de un subgénero que hizo de la suciedad su credo.  Y no serían los únicos. Ese mismo año, sus paisanos de Detroit, MC5, también lanzaron su primer elepé, el también clásico Kick out the jams.

Neil Young – Neil Young

Tras la separación de Buffalo Springfield, el canadiense Neil Young no perdió el tiempo. En 1969 lanzó sus primeros dos trabajos en solitario. Mientras que el primero, homónimo, tenía impecables y bellos temas de aire country rock, como “The emperor of Wyoming” o “What did you do to my life?”, será con el siguiente, el celebrado Everybody Knows This Is Nowhere, con el que llegarán los primeros hits, como “Down by the river” o “Cinnamon grl”, que catapultarán el éxito de Young, ya secundado entonces por sus igualmente legendarios, Crazy Horse.

Sobre el autor:

Felipe Retamal N. |
Periodista de Culto. En Twitter es @feloretamaln