Culto
“Su legado sigue muy vivo”: los homenajes a Michael Jackson en EE.UU. en primera persona

“Su legado sigue muy vivo”: los homenajes a Michael Jackson en EE.UU. en primera persona

Javier Rodríguez, fanático chileno del Rey del Pop, relata desde Los Ángeles —en exclusiva para Culto— los actos de conmemoración de la primera década desde la muerte del músico.

Martes 25 de junio de 2019, cerca de las 16:00 horas -en Chile son tres más-. Está nublado, hay 20 grados. Estoy en Forest Lawn -fuera del Holly Terrace-, que es donde se encuentra el cuerpo del fallecido Rey del Pop, junto a Josefa, mi pareja, y fanáticos de todo el mundo. Hay alrededor de mil personas, quizá un poco más.

Foto: Robyn Beck/AFP.

Hay mucha gente de habla hispana. Hay cuatro personas más que son de Chile, como también andan fanáticos de Argentina, México y Colombia, con quienes hemos hablado. Todos viajaron exclusivamente para conmemorar la semana de Michael Jackson que se hace acá y sus diferentes actividades. En verdad, hay visitantes de todas las nacionalidades: mucha gente de China, Japón, americanos, hay españoles también, de Italia, Francia, Rusia, Canadá. Ha sido increíble.

Las reacciones de las personas fueron varias. Mucha gente lloró, algunos rieron, otros cantaron. Los mismos fans que lloraban después se ponían a cantar y reír, porque había un sinfín de emociones. O sea, estás ahí al lado del cuerpo de Michael, pero a la vez estás con un montón de fans con una energía muy buena, muy positiva, entonces naturalmente vas a llorar.

Una fanática de Michael Jackson llora en Forest Lawn, mientras sostiene un lienzo con firmas de seguidores de todo el mundo. Foto: Mike Blake/Reuters.

Las consignas “MJ Innocent” -o “Inocente”-, con el lema “Los hechos no mienten. Las personas sí”, fueron parte importante de estos 10 años. Se vieron demasiados mensajes, fotos, postales. Una amiga de Argentina trajo su lienzo de “Michael Jackson inocente”, así como gente de México y de Chile también lo hicieron. En ello, había una comitiva de chinos súper grande, 20-25 personas, que se sumaron con otra de Hong Kong de 10-12 personas.

Las imágenes de “Inocente” fueron una constante en la conmemoración de los 10 años del fallecimiento de Jackson. Foto: Robyn Beck/AFP.

Miles de rosas, cerca de 19 mil, llenaban el lugar. Todas fueron compradas por seguidores alrededor del mundo gracias a una agrupación de fanáticos llamada “One rose for MJ”. El miércoles 26 todas esas rosas se donan a una caridad, pero por una descoordinación una persona del Forest Lawn pidió que empezáramos a abandonar el lugar y dijo que la gente que quería rosas se las podía llevar.

Rosas rojas y blancas marcaron el panorama en el Holly Terrace de Forest Lawn. Foto: Chris Pizzello/Invision/AP.

Fue una fiesta en el Forest Lawn: demasiados fanáticos de todos lados, miles y miles de rosas, mucha prensa estadounidense. A las 6 cerraron el parque, los asistentes se empezaron a ir y todos dijeron que nos íbamos a juntar en la estrella del Paseo de la fama. Ahí con Josefa tomamos unas 20-30 rosas, las subimos al auto y las llevamos a nuestro siguiente destino.

Foto: Chris Pizzello/Invision/AP)

Saliendo de Forest Lawn a la estrella de Michael en el Paseo de la fama, con el tráfico de la ciudad, son 20-25 minutos aproximadamente. Nosotros puntualmente pasamos a un local para poder tomar once. Nos cambiamos de ropa porque se estaba poniendo helado. Del short pasamos al jeans, de la polera a la chaqueta.

La primera vez que estuvimos en la estrella de Hollywood nos sorprendió que todo el mundo se paraba a sacarse una foto con Michael Jackson. No estoy exagerando. Pasan, paran, se sacan una foto, y siguen.

Estrella de Michael Jackson en el Paseo de la fama. Foto: Frederic J. Brown, AFP.

Llegamos a la estrella y vimos a los fanáticos divididos en sectores. Estaban en la entrada del (museo) Madame Tussauds, donde a 10-20 metros está la estrella de Michael. Ahí había un círculo, un altar con flores, con velas, con todo. Nosotros dejamos las rosas ahí. 10-20 metros más allá están las manos y los pies de los hijos de Michael, y al lado está la firma, las manos y los pies de Michael, afuera del Teatro Chino; unos 10-20 metros más allá está la entrada al Hard Rock Café, donde también había unos pocos fanáticos de Michael, porque había una fedora y está la foto de cuando estaban poniendo la estrella de Michael; y poco más allá, en una entrada a un mall que es el principal de Hollywood, había dobles, con música muy fuerte, bailando.

Estaba repleto, no sé cuánta gente había pero estaba repleto. Era casi imposible caminar por ahí. Música de Michael en todos lados, velas, gente de todos los países, fue increíble. Estuvimos ahí bailando, cantando, había fanáticos que estaban grabando para hacer un especial, en el cual me entrevistaron. Fue un ambiente increíble, hermoso.

Javier (chaqueta roja al costado derecho de la imagen) junto a otros fanáticos de Michael Jackson en el Paseo de la fama. Foto: David Mcnew, EFE.

Siguiendo la línea de Forest Lawn, en la estrella del Paseo de la fama había una fan vendiendo a un dólar -para caridad- pulseras con “MJ Innocent”, en que también se lee la leyenda “Facts don’t lie. People do”.

Seguidoras japonesas de Michael Jackson sostienen afiches del cantante con la frase “Inocente”. Foto: Chris Pizzello/Invision/AP.

Allá nos encontramos con una fanática de Argentina, a quien conocí cuando fui el 2017 a su país. Apenas finalizada la celebración en el Paseo de la fama, nos fuimos a Neverland (la mansión donde vivió Michael Jackson).


Llegamos a Neverland a las 2:30 AM y estuvimos por más de una hora. El lugar estaba lleno de cosas también: fotos, regalos, mensajes… ¡muchas cosas! Fue demasiado mágico venir a Neverland. Hay una energía increíble, de verdad increíble. La magia de Michael todavía vive ahí, lo juro por Dios.

Considerando que eran pasadas las 2 de la mañana, ahí no había nadie, estábamos nosotros tres solamente. Fue un momento súper íntimo para cada uno, demasiado personal y de verdad que se sentía demasiado fuerte la magia de Michael. Es indescriptible. Es la cuarta vez que voy a Neverland, pero esta fue la más especial. Imagínate todo de noche, entremedio de las montañas escuchando los grillos, con las puertas iluminadas. Mágico. De hecho, aunque no lloré en Forest Lawn ni en el Paseo de la fama, sí lo hice en Neverland.

Como fanático la experiencia ha sido increíble. Para un latinoamericano clase media, que parece inalcanzable hacer un viaje así, poder conocer Neverland o la casa de “Thriller”, ir a Las Vegas al show más importante de Michael Jackson -que está en funcionamiento ininterrumpido hace más de cinco años-, es fantástico. Son lugares que solo veías por la tele. Ha sido increíble en todos los sentidos. Poder estar en Forest Lawn, cerca de Michael, compartiendo con todos los fans, o en Neverland, es algo que no se puede comparar con nada en el mundo. Es algo tan fuerte para uno como fanático, tan hermoso, poder compartir con gente de otros países, de otras culturas. Es maravilloso lo que hace Michael.

Javier en Neverland pasadas las 2 AM. Foto: cedida.

Para finalizar: solo quiero decir que se cumplieron 10 años desde que la leyenda en vida, Michael Jackson, dejó este mundo, pero se demostró, más fuerte que nunca, que su legado sigue muy vivo. Los fans alrededor del mundo siguen amándolo, la gente lo sigue recordando y sigue siendo el legendario Rey del pop, que nunca nadie, ningún otro artista, lo va a poder reemplazar.

Josefa, Taj Jackson -sobrino de Michael- y Javier.

*Créditos del primer video de la nota: Reuters.

Sobre el autor:

Felipe Rojas |
Periodista de La Tercera