Culto
“Oh Dios, está tomando demerol”: el canto de Michael Jackson a su asesino

“Oh Dios, está tomando demerol”: el canto de Michael Jackson a su asesino

En 1997, el Rey del Pop publicó la canción "Morphine", una oda al demerol nacida de su adicción de los analgésicos. Paradójicamente, su causa de muerte.

El miércoles 24 de junio, Michael Jackson fue al Staples Center ubicado en Los Angeles, California, para ensayar su show This is it, la gira que lo llevaría a recorrer el mundo. Solo un día antes, se había presentado en el mismo recinto para dar uno de sus conciertos, el inicio del mega tour.

Originalmente, fueron 10 los conciertos programados en Londres para la primera fase de la gira. En cuestión de horas, Jackson agotó todos sus shows y la empresa organizadora AEG Live anunció que se realizarían 40 presentaciones más.

El 02 Arena de Londres -con una capacidad para 20 mil personas- vendió cada uno de los tickets para todos los shows desde julio de 2009 hasta febrero de 2010. Y esta era solo la primera fase de This is it.

Tras una jornada de ensayo, el Rey del Pop se dirigió a su residencia y se inyectó una dosis del analgésico opioide demerol. A las 12:21 pm (hora local) del jueves 25 de junio, los servicios de urgencia recibieron una llamada desde la mansión de Jackson.

“Tenemos un hombre aquí que necesita ayuda y no está respirando. No está respirando y estamos intentando reanimarlo pero no lo hace. No lo hace”, dijo el interlocutor al 911.

Aún con el médico personal del artista realizando maniobras de reanimación, y con la asistencia de personal de urgencia que llegó al lugar, el cantante no volvió en sí. A las 2.25 pm se determinó oficialmente su hora de muerte y la noticia comenzó a dar la vuelta al mundo.

La habitación de Michael Jackson. Captura del documental Killing Michael Jackson.

Michael Jackson estaba muerto y el informe policial detalló que la causa fue una “combinación de calmantes” suministrados por su médico personal Conrad Murray. El veredicto final de los forenses fue que una “intoxicación aguda de propofol” provocó que la voz del Rey del Pop se apagara para siempre.

Un final que Jackson plasmó en una canción 10 años antes.

“Morphine”

Corría el año 1997. El artista gozaba las ventas de su álbum HIStory, un disco doble que comenzaba con sus grandes éxitos y continuaba con canciones inéditas como “Scream” y “Stranger in Moscow“; cuando decidió aventurarse con otra placa, una de corte rock industrial conformada por remixes: Blood on the Dance Floor: HIStory in the Mix.

Una de ellas, “Morphine”, está dedicada a los analgésicos, aquellos amigos químicos que apaciguan su dolor, pero lo obligan a siempre querer más  y más.

Si bien el tema fue publicado en 1997, fue escrita cinco años antes, en diciembre de 1993, para ser precisos. En esos años, el artista residía en una clínica de rehabilitación para dar fin a la excesiva ingesta de drogas.

Según su hermano Jermaine Jackson, fue tras el accidente sufrido al grabar un comercial de Pepsi que comenzó su dependencia a los analgésicos. Las quemaduras en segundo grado que afectaron su cuero cabelludo y rostro lo introdujeron a medicamentos como el demerol, propofol y benzodiazepina: “No se puso a pensar en los efectos secundarios que tiene el demerol”, dijo Jermaine en una edición especial de Rolling Stone (2014).

Solo en hospitales y clínicas

La petidina clorhidrato se distribuye en Chile solo en hospitales y clínicas y se suele utilizar como analgésico postoperatorio. “Es un narcótico analgésico usado en dolores moderados a severos. Actúa a nivel del sistema nervioso central y produce sensación de euforia y bienestar”, detalló Cristián Parra, químico farmacéutico del Laboratorio Biosano, a Las últimas noticias en junio de 2009.

Los efectos secundarios son una “depresión del sistema respiratorio, lo que puede derivar en un ataque cardíaco”, pero Parra aclara que es menos adictivo que la morfina.

El consumo de analgésicos por parte del cantante, tuvo su peak a comienzos de los 90, cuando se embarcaba en la gira Dangerous en medio de las acusaciones por abuso sexual contra menores de edad. El estrés, el cansancio e insomnio fueron solucionados con altas dosis química.

De hecho, la adicción de Jackson fue parte de los antecedentes presentados ante la Corte de Justicia en los casos de abuso, y él mismo confirmó su problema con “Morphine” en 1997.

Relájate / Esto no te hará daño”, cantó Jackson. “No hay necesidad de consternarse / Cierra los ojos y vete a la deriva /Demerol / Demerol / Oh dios está tomando demerol“.

Sobre el autor: