Culto
Roberto Meléndez: “Barrio Bravo son los mejores libros de fútbol en Chile”

Roberto Meléndez: “Barrio Bravo son los mejores libros de fútbol en Chile”

El hombre tras la popular página de Facebook con relatos futboleros repasa en Culto Las gambetas de la vida, su último libro y tercera entrega de la saga Barrio Bravo. A su vez, aprovecha de destacar a la Roja femenina, muestra intriga por la figura de Garrincha y asegura que Matías Fernández "es el jugador más literario del fútbol chileno".

Este viernes arrancó la Copa América en Brasil. El torneo de selecciones, que lleva más de 100 años celebrándose, tiene a diez equipos de Sudamérica junto a otros dos elencos invitados (Catar y Japón).

Por ello, el escritor chileno Roberto Meléndez, conocido por sus publicaciones en la página de Facebook Barrio Bravo, sigue su ritual de lanzar un nuevo libro en junio. Así, tras Barrio Bravo: ¿Por qué amamos la pelota? (2017) y Barrio Bravo Mundial (2018), llega este año Barrio Bravo: las gambetas de la vida.

Roberto Meléndez, el hombre tras Barrio Bravo. Imagen: Archivo de Copesa.

El autor cuenta que esta publicación la percibe como un punto de equilibrio entre sus otros dos compilados de cuentos anteriores: “Creo que hay capítulos que son absolutamente literarios y pausados, y otros que son con mucha adrenalina y cómo los vivimos en la galería misma”.

A poco del debut de la Selección de Chile en el torneo, Meléndez trabajó en un video-arenga con MauriiHD, un usuario de YouTube conocido por realizar compactos de jugadas con partidos importantes de la Roja, el cual fue subido este fin de semana.

Aprovechando el ambiente futbolero que se vendrá en estas semanas, el hombre tras la saga Barrio Bravo conversó con Culto.

Mujeres a la cancha

“Y es que en el equipo de Barrio Bravo las grandes estrellas hacen una pared con hombres y mujeres anónimas hasta reír y llorar en el abrazo de gol”. Así la contraportada de Las gambetas de la vida, tercer libro de Roberto Meléndez, invita a adentrarse a sus páginas.

Y claro, el primer texto hace alusión precisamente a una historia de personajes masculinos y femeninos anónimos: Manolito, un escolar que heredó la testarudez de su padre y que, por ello, terminó llevando un balón a su colegio para acercarse más a su amor, Pamelita, quien también juega fútbol. Tal como fue mencionado en párrafos anteriores, ambos comparten la portada del libro de Meléndez.

“En los dos libros anteriores había comenzado con referencias de futbolistas profesionales, en distintas circunstancias”, cuenta el escritor, a lo que añade que “en este ya quería partir desde un aspecto más literario, distinto y personajes anónimos. Me parece que la virtud que tiene Barrio Bravo es precisamente esa, que cualquier persona puede entrar en la historia”.

Roberto Meléndez. Imagen: archivo de Copesa.

Sin embargo, este primer texto también adelanta un matiz que se percibe en otros textos: la presencia de la figura de la mujer futbolista. Uno de ellos entrelaza la historia de Inés, de quien se relata una especie de biografía, con la de Christiane Endler, portera y capitana de la Selección Femenina de Fútbol de Chile.

“Traté de escribir el texto de Tiane Endler de una manera distinta. No me parecía que era el momento de hacer solamente un homenaje, sino que de simbolizar un poco cómo la mujer ha vivido el fútbol durante mucho tiempo”, asegura Meléndez, que en la conversación aprovecha de destacar también a Carla Guerrero y Javiera Toro, defensas chilenas.

-¿Qué es lo que te evoca la Roja femenina?

-A mí me parece que el fútbol femenino es una expresión simbólica del fútbol amateur, hecho a punta de mucho coraje, de mucho amor propio, con muy pocas oportunidades. De hecho, entre el 2015 y 2016 no jugaron ningún partido de fútbol como selección, salieron del ranking FIFA.

Christiane Endler encabeza a la Selección Chilena en el Mundial femenino de Francia 2019, previo al enfrentamiento ante Estados Unidos. Foto: Mario Dávila, AgenciaUno.

“Matías Fernández es el jugador más literario del fútbol chileno”

Otro de los aspectos que se percibe en el transcurso de las páginas es la relación que Roberto ha generado con algunos futbolistas en el último tiempo. El caso más cercano, como menciona en Las gambetas de la vida, es el de Iona Rothfeld. “Creo que lo que yo sé de fútbol femenino es gracias a ella”, cuenta el autor.

Eso sí, aclara de entrada, que “yo no soy de las personas que persigue a los jugadores. Si yo escribo de ellos, no los etiqueto ni les mando un correo diciendo ‘mira, escribí de ti’”.

Iona Rothfeld es parte de los textos de Barrio Bravo, precisamente en “El día que pensé cortar las piernas de Marta”. Imagen: IND, AgenciaUno, Daniel Jayo.

-Hablando de escribir de jugadores, ¿quiénes sientes, en el último tiempo, que dan mucho material para escribir? ¿Tienes alguno en mente del que aún no hayas redactado algo?

-Garrincha es uno. O el Guatón Nelson, no sé (ríe). Te digo Garrincha porque va por todos lados su vida. Puede pasar de ser un héroe a un villano absoluto, de un ídolo a una persona anónima que camina por las calles de Fluminense sin ningún peso..

-Y si vamos al tiempo y espacio actuales, tienes a Mbappé o a Hazard…

-Sí, pero esas son notas de oportunismo del momento.

-¿Y algún jugador chileno?

-Hay jugadores carismáticos como también misteriosos. El caso de Matías Fernández, por ejemplo. Me parece que, sin ser una persona demasiado expresiva, es el jugador más literario del fútbol chileno, porque no sabemos qué cresta le pasó. Podemos estar toda la vida interrogándonos qué le pasó, más allá de las teorías que se pueden argüir frente a eso, cosa que yo también hago en este libro (“Qué le pasó a Matías”). Los medios le dan mucho énfasis a Alexis Sánchez y Arturo Vidal. Obviamente son personajes valiosos, pero los jugadores con los que nosotros nos conectamos tienen otro tipo de características: el sobrio, el callado, el esforzado, el trabajador común y corriente. En ese tipo de personajes es cuando nos estamos viendo a nosotros mismos.

“¿Qué le pasó a Matías?” es uno de los textos que trae Barrio Bravo: las gambetas de la vida. Foto: Cristóbal Escobar, AgenciaUno.

-Retomemos tu libro. En relación a los anteriores, ¿qué cambios sustanciales sientes que lograste en este lanzamiento?

-Cuando yo comencé en redes sociales, lo principal era generar un impacto. Si bien existía la narración de fútbol en Chile, no generaba gran connotación. Barrio Bravo inmediatamente quedó número uno y fue un libro muy popular. Y eso es lo que yo al principio quería hacer en redes sociales. Y para eso necesitas exacerbar un poco, llevar lenguaje exagerado de fútbol, no ralentizar, no dar una cátedra, sino que ser parte de la vivencia popular.

Con Barrio Bravo mundial la expectativa era otra, era tratar avanzar y moderar un poco el sentido épico de los textos, y en el tercero ya está equilibrado eso.

Roberto Meléndez posando con su primer libro, ¿Por qué amamos la pelota?, en una entrevista anterior para nuestro sitio.

Fervientes y haters

Una de las cosas que más llama la atención de Barrio Bravo es la comunidad que se generó en Facebook en torno a sus relatos. Tras una publicación de Roberto, consigo viene una pila de comentarios que sintonizan con lo posteado, algunos incluso replicando la retórica del autor inicial. “Barrio Bravo es contar sus experiencias a través del fútbol y creo que esa es la distancia que marca como página”, lo resume Meléndez.

Su fanpage actualmente supera los 160 mil “me gusta”. ¿Qué dice, a modo de balance, el hombre que administra la cuenta? “Barrio Bravo logró algo súper especial: ser un lugar donde los hombres en particular pudieran expresar sus emociones sin temor a ser ridiculizados. En un ambiente como el fútbol es bastante ridículo, porque es completamente emocional”, afirma al respecto, y prosigue: “Las mujeres también encontraron un lugar donde también pudieron expresarse sin ser vilipendiadas”, afirma.

En ese momento de la conversación viene la contraparte, abierta por el mismo Roberto: “Obviamente siempre está el hueón que va en contra de la generalidad y que tira mierda…”

-Hablemos de eso entonces, de los detractores. Ya te lo preguntaron una vez en Culto, en relación a una columna de Juan Cristóbal Guarello en La Tercera, en donde él criticó los textos que “siempre llegan al mismo destino: la sumisión chillona ante el ídolo, el gol, el partido, el himno, la camiseta”…

-Primero yo desecho las críticas de Guarello porque no me ha leído, al menos él expone eso en la columna, entonces no puedo tomármelo en serio. Y en relación a las personas que critican el estilo, bueno, yo no pretendo gustarle a todos. Si hay cuestionamientos al género épico, a que se hable de fútbol o si hay personas a las que les disgusta que me esté yendo bien, es hacia esas cosas, no a Roberto Meléndez. No me conocen…

-Pero se suele asociar a tu persona porque es el rostro más visible dentro de una corriente de autores vinculados a relatos del fútbol…

-Entiendo y lo asumo, pero no me empantano y trato de seguir adelante. Esto lo hago con mucho cariño y también con mucha vocación. Marco una cierta distancia y soy prudente respecto de las críticas, como también lo soy con las personas que dicen “Barrio Bravo, tenís que ganarte el Nobel”. Hay que ser moderado y prudente frente a todo. Llevo tres libros, estoy empezando en esto, soy como un jugador de 19-20 años en relación a lo que es un escritor.

Roberto Meléndez. Imagen: archivo de Copesa.

“Chile está más contento cuando a la selección le va bien”

Ya en la última parte de la conversación, Roberto aprovecha de analizar los desafíos que tiene la Roja masculino para los próximos días, que parten este lunes con el debut en Copa América ante Japón, país invitado a la competición junto a Catar.

“El otro día escuchaba, leía a personas que decían ‘yo quiero que le vaya mal (a la selección) para que se vaya Rueda’. No po’, hueón, no se trata de eso”, relata con cierta molestia.

-¿Qué puedes decir de la ausencia de Claudio Bravo en la nómina de Copa América?

-Bravo cometió un error al no ir a la primera convocatoria, ese era el momento de limpiar toda la mierda. Eso sí, a veces me parece que los jugadores se están equivocando en la manera en cómo están tratando de “solucionar” el problema, con recados por la prensa, por Instagram, hablar de sapos. Ahora, futbolísticamente, yo no sé si Bravo estaba en posición para ir…

-¿Y Marcelo Díaz?

-El caso de él es diferente. Marcelo Díaz fue el mejor jugador de la liga argentina. Habrá que ver finalmente si la decisión de Rueda es acertada o no a partir de los resultados. Independiente de la ausencia de Díaz y Bravo, yo quiero que a Chile le vaya bien. Chile está más contento cuando a la selección le va bien.

Claudio Bravo y Marcelo Díaz recibiendo la medalla del segundo lugar en la Copa Confederaciones, ambos ausentes en la Copa América 2019. Imagen: Rodrigo Sáenz, AgenciaUno.

-Para cerrar, ¿qué documental recomiendas en esta época futbolera?

-En Netflix hay una serie llamada Losers. Ahí cuentan la historia de un club inglés que es para cagarse de la risa: un perro policial muerde a un jugador, a lo Navarro Montoya, a pocos minutos para terminar el partido y el equipo se estaba yendo a cuarta o quinta división. El tiempo se detiene, enfrían los ánimos, tienen que dar unos minutos de descuento y terminan convirtiendo el gol en la última jugada del partido. Es una gran historia -pero es de esas que a Guarello no le gustan-.

-¿Y algún libro?

-Bueno, creo que los Barrio Bravo son los mejores libros de fútbol en Chile, pero también me gustan Cambio de juego de Nicolás Vidal, Niños futbolistas de Juan Pablo Meneses, obviamente Fontanarrosa, pero creo que Roberto Meléndez es el presente y el futuro.


Barrio Bravo: las gambetas de la vida.
Roberto Meléndez.
Editorial Sudamericana.
196 páginas.

Sobre el autor:

Felipe Rojas |
Periodista de La Tercera