Culto
El ochentero disco perdido de Miles Davis que llega a las tiendas

El ochentero disco perdido de Miles Davis que llega a las tiendas

En 1985, seis años antes de su muerte, el célebre trompetista registró un material que no publicó por diversas razones. Hoy, bajo el nombre de Rubberband, a cargo de la misma dupla de productores original, el álbum será publicado en septiembre con el arte inspirado por las pinturas del músico.

A comienzos de los ochenta, Miles Davis decidió volver a la creación artística. Con ello puso fin a una pausa que se había extendido desde 1976, sólo cubierta por algunos registros en vivo, en que afrontó muchos problemas personales, entre estos su adicción a las drogas y un bajón creativo.

Pero en la que sería su última década de vida, el trompetista se propuso volver en su estilo: crear sin mayores concesiones y con mucha atención a lo que sucedía en el ambiente musical del momento, algo que había sido clave para sus discos de finales de los sesenta.

Sin embargo, cuando quiso formar una banda, se encontró una dificultad. No habían muchos músicos negros jóvenes interesados en el jazz. “No me resultaba difícil comprender el motivo”, detalla el intérprete en su autobiografía, Miles (2009, Alba Editorial), publicada originalmente en 1989. “El jazz se estaba transformando en música de museo (…) nadie quiere morir antes de tiempo, tú me entiendes, cuando se tienen veintiún años y eso era lo que le pasaría a quienquiera que se dedicase al jazz”.

No todo estaba perdido. Con su habitual olfato para comprender el momento musical, Miles advirtió una vía de solución. “Más y más músicos adoptaban la guitarra como instrumento principal, en parte por la influencia de la música pop, y en parte porque la mayoría de los chicos de hoy se desenfrenan con ese instrumento. Además te permite cantar”, cuenta el músico.

Lee también: Miles Davis: de la A a la Z

Por ello su nueva formación incluyó a jóvenes guitarristas. Por recomendación del saxofonista Bill Evans, entraron a su banda dos músicos que luego harían historia por su cuenta, Mike Stern y John Scofield. Ambos tenían estilos muy diferentes. El primero, tenía un lenguaje con fuerte influencia del rock, mientras que el segundo se había formado con el blues. Por ello, lo que se pudo oír, fue un ejercicio de jazz fusión.

Tras una serie de giras por Europa fogueando a su nueva formación, Davis volvió a casa, y tras afrontar problemas de salud que lo tuvieron en reposo casi seis meses, decidió acometer la grabación de You’re under arrest, en que incluyó dos versiones de canciones pop: “Time after time”, de Cindy Lauper y “Human Nature”, un sencillo del álbum Thriller, de Michael Jackson.

Este disco fue el último que Miles grabó para Columbia Records. Tras ello, firmó un acuerdo con Warner Bros que en lo inmediato le reportó un cheque muy generoso, pero que no logró disfrutar del todo, debido a las dolencias relacionadas a la diabetes que padecía. Por ejemplo, sufrió una crisis mientras estaba de gira en Japón, lo que le obligó a depender de las inyecciones de insulina. Para sumar más dificultades, tanto Scofield como el bajista Darryl Jones decidieron dejar la banda, lo que irritó sobremanera al de Madison. Tiempo después fue Robben Ford quien entró a ocuparse de las seis cuerdas.

Rubberband

En ese contexto es cuando el jazzista comenzó a preparar una nueva grabación. En octubre de 1985, agendó unas sesiones en los Estudios Ameraycan de Los Ángeles con los productores Randy Hall y Zane Giles. En esos días compuso un material que tenía muchos guiños funk y soul, además de la inclusión de dos cantantes invitados, Al Jarreau y Chaka Khan. Pero descontento, y enfermo, Davis finalmente lo grabado y comenzó a planear una colaboración junto a Prince, que no prosperó. Más menos, tal como le había sucedido años atrás cuando quiso grabar junto a Jimi Hendrix, pero la sorpresiva muerte del hombre de “Foxy Lady”, a los 27 años, truncó los planes.

Ese registro, hasta ahora inédito, se lanzará bajo el nombre de Rubberband. Esta versión 2019 tiene algunas pistas adicionales añadidas por Hall y Giles junto con el sobrino de Davis, Vince Wilburn, Jr, quien tocó la batería en las sesiones originales del álbum.

Cuatro canciones del material se lanzaron como adelanto en un EP a principios de este año, con motivo del Record Store Day. El set completo de 11 temas estará disponible en formato digital, en CD y doble vinilo a partir del 6 de septiembre. El arte del largaduración se creó a partir de pinturas hechas por Davis.

Pero ni la diabetes, ni las deserciones pudieron detenerle. Exploró el mundo de los sintetizadores junto al multinstrumentista Marcus Miller, con quien firmó el LP Tutu (1986). Hasta el final de su vida creó y colaboró con distintos músicos. Cuando la muerte le sorprendió y acalló su trompeta, en septiembre de 1991, estaba en proceso de mezclar el disco que había grabado junto al artista de hip hop, Easy Mo Bee. “Para mí, la urgencia de crear y tocar música es hoy más fuerte que cuando empecé”, detalla en su autobiografía. “Está permanentemente ahí. Y me ilusiona que no me haya abandonado: me siento muy dichoso”.

Sobre el autor:

Felipe Retamal N. |
Periodista de Culto. En Twitter es @feloretamaln