Culto
María Negroni: “La figura del crítico está siendo reemplazada por los likes de Facebook”

María Negroni: “La figura del crítico está siendo reemplazada por los likes de Facebook”

La poeta y ensayista argentina se encuentra en Chile para integrar el jurado del Premio Iberoamericano Pablo Neruda y el jueves participará de la Cátedra Bolaño, de la UDP.

“Fue memorable la primera vez que vine a Chile”, dice la escritora argentina María Negroni (67) sentada en un salón de un hotel céntrico de Santiago. “Era un festival de poesía de mujeres, el año 86. Entonces conocí a Verónica Zondek, Soledad Fariña, Elvira Hernández”, dice hoy la autora de poemarios como El viaje de la noche y Diario extranjero.

Entre los últimos trabajos de Negroni están los libros Objeto Satie, un particular perfil biográfico del compositor francés Erik Satie (1866-1925) y Archivo Dickinson, poemario que dialoga con el material literario de la poeta estadounidense conservado en la U. de Harvard.

 

Archivo Dickinson
El libro de Negroni Archivo Dickinson (2018).

Ahora María Negroni regresó al país para participar como jurado del Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. La última autora en recibirlo fue la poeta chilena Elvira Hernández. Además, Negroni, ensayista que también dirige la Maestría en Escritura Creativa, en la Universidad Nacional de Tres de Febrero, de Buenos Aires, este jueves se presentará en la Cátedra en Homenaje a Roberto Bolaño, en la Facultad de Comunicación y Letras de la UDP, en Vergara 240, a las 11.30 h.

Hace cuatro años Negroni regresó a Argentina tras vivir, en dos periodos, durante 25 años en Nueva York (EEUU). “Hice mi tesis doctoral sobre los textos malditos de Alejandra Pizarnik. Textos que ella no publicó en vida, que muestran como el reverso de lo que publicó estando viva. Ese material luego se transformó en el libro El testigo lúcido”, comenta Negroni, quien pregunta dónde está ubicado -para conocerlo- el Centro Cultural Gabriela Mistral.

De la figura y relevancia de la Premio Nobel de Literatura chilena dice “Es difícil hacer una lectura de lo que ella significa sin su contexto y los prejuicios de entonces. Y a veces, en este tipo de reivindicaciones retroactivas, se pierde un poco la noción en que esa obra fue escrita”.

El viaje de la noche de 1994.
El libro El viaje de la noche, Lumen, 1994.

Sobre el presente de la poesía latinoamericana, Negroni cree que “No tenemos perspectiva, sobre todo con lo que está pasando con la revolución tecnológica. Esto implica que mucha más gente puede publicar lo que escribe. Además, creo que la figura del crítico literario está siendo reemplazada por los likes de Facebook. Y se producen fenómenos extraños: las editoriales, por ejemplo, salen a buscar a poetas, hombres y mujeres, que tienen muchos seguidores y los publican y les dan premios. Es como un gran malentendido. Pero bueno todo esto va a decantar, confiemos un poco en el tiempo”.

¿De qué tratará su conferencia en la Cátedra Bolaño llamada La posesión de la orfandad?
Yo tengo dos novelas, El sueño de Úrsula (1998) y La Anunciación (2007). El sueño de Úrsula es una épica femenina y entonces de lo que voy a hablar es de la relación compleja entre el género de la épica y la escritura femenina. Históricamente todas las epopeyas tienen héroes masculinos. Desde el Gilgamesh, pasando por la Odisea, y por eso contaré cómo se me ocurrió construir una épica con una mujer. Y pasaré un fragmento de una ópera que se hizo a partir de mi libro, el año pasado, compuesta por Mariano Vitacco.

¿Y le interesa la obra de Bolaño?
No conozco su poesía. Lo primero que leí de él que me encantó fue su novela Nocturno de Chile. Después leí Los detectives salvajes que creo que las últimas 100 páginas se podrían haber editado un poco. Y luego Bolaño se transformó en un boom comercial sobre todo en Estados Unidos. Pero ese fenómeno lo construyeron y en algún momento era lo único que existía. Ahora, son modas que pasan, como sucedió con la obra de Julio Cortázar.

¿Continúa leyendo a Neruda?
Tengo una relación de amor y odio con la obra de Neruda. Cuando era muy jovencita leía, recuerdo, los Veinte poemas de amor… y me sabía poemas de memoria. Y un libro que sigo reivindicando es Residencia en la tierra, es una obra extraordinaria. Luego me interesan menos libros como el Canto general. Sin embargo, no es problema de Neruda es el problema de su voz. Esa voz oceánica, que a la vez es fascinante, pero es demasiado enorme, como ocurre con Walt Whitman.

¿Cómo ve hoy a Argentina en términos culturales y políticos?
Es un país con enormes potencialidades culturales en Buenos Aires y el interior. Pero sigue siendo una ciudad muy unitaria, donde todo pasa en Buenos Aires. En lo político no sé qué va a pasar, el país está en crisis. La situación en los últimos cuatro años se ha ido a pique.

Sobre el autor: