Culto
Titanium, la innovación del flamenco que debuta en CorpArtes

Titanium, la innovación del flamenco que debuta en CorpArtes

La clásica danza española mezclada con hip hop y break dance es la propuesta que la compañía Rojas y Rodríguez presenta en Chile, desde el miércoles 20 al sábado 23 de marzo.

Da la impresión que el clásico flamenco español poco y nada tiene que ver con el hip hop y el break dance nacidos en los barrios del Bronx, en Nueva York. Sin embargo, en su origen popular son perfectamente hermanables. “Hay que saber que el break dance nace del hip hop. Así que tanto flamenco como hip hop son dos danzas que vienen de la calle, son urbanas”, comenta a Culto Carlos Rodríguez, director de la compañía española Rojas y Rodríguez, que aterriza este miércoles 20 de marzo en CorpArtes con su espectáculo Titanium.

Calificado por el diario El País como “un verdadero arte de fusión”, el espectáculo tuvo su estreno en 2013 en España. Con música en vivo y 13 hombres en escena, entre bailarines y músicos, Titanium presenta una propuesta vanguardista que rompe con los límites estilísticos, fusionando el flamenco, el hip hop y el break dance, géneros que “se basan en un movimiento de pureza, de espontaneidad y que combinan a la hora de fusionarse. Son muy afines, aunque aparentemente no tengan nada que compartir. Es sorprendente el resultado”, señala Rodríguez.

Con nombres de la escuela clásica del flamenco, como Antonio Gades, como fuente de inspiración, Ángel Rojas y Carlos Rodríguez crearon su compañía en 1996, con el objetivo de unir distintos estilos de baile. “Veníamos de una generación de bailarines donde nos formaban en diferentes disciplinas”, cuenta Rodríguez. De ahí resultó posible la idea de crear un espacio donde pudieran emparentar esa diversidad de estilos.

Entre los espectáculos que han producido han pasado por el bolero, el hip hop y la bulería. En Titanium, el equipo técnico cuenta con coreógrafos a cargo de los momentos de flamenco y de hip hop, por separado. Rojas y Rodríguez, junto al bailaor Manuel Liñan (Premio Nacional de Danza 2017, en España) se encargan de coreografiar el flamenco, mientras que el bailarín urbano Fran Eliú es el responsable del hip hop.

-¿Qué particulares exigencias ha significado para ustedes hacer una obra como Titanium?

-Abrir una nueva puerta hacia la creación, en la que se mezclan diferentes disciplinas artísticas que nunca antes se habían hecho. Fue crear un nuevo concepto en la danza. Somos creadores. Fue un proceso de investigación, de juntar y desgranar las dos culturas del hip hop/break dance y el flamenco/danza española. Nos dimos cuenta que desde el respeto podrían combinar de esa manera tan espectacular.

-¿Están trabajando en proyectos nuevos?

-Hace unos meses hemos estrenado dos obras: Azul vida y Bendita, dos proyectos basados en nuestras raíces flamencas. Creaciones íntimas basadas en danza española y flamenco, dando importancia al baile y a la música en directo. Este año estamos en búsqueda de inspiración y en un momento de madurez para nuevos cambios.