Culto
Blackbird: cuando McCartney se unió a la lucha por los derechos civiles

Blackbird: cuando McCartney se unió a la lucha por los derechos civiles

El bajista de The Beatles estaba en las lejanas tierras escocesas cuando leyó noticias desalentadoras desde el otro lado del Atlántico: la corte federal estadounidense obligó a la segregación racial en las secundarias de Arkansas. Un mirlo fue la metáfora elegida para cantar por la paz y la igualdad en tiempos turbulentos.

Mirlo que canta hacia el final de la noche
Alza tus alas rotas y aprende a volar
Toda tu vida
Solo esperabas por este momento para elevarte

Paul McCartney, bajista del famoso cuarteto de Liverpool, estaba en Escocia descansando de la ajetreada vida de quien es idolatrado en todo mundo.

Pero las lejanas tierras verdes al norte de Gran Bretaña, no impidieron la llegada de tristes noticias para quien se convertiría en un inquieto activista por los derechos humanos, la no violencia contra los animales y el control de armas, entre otras causas.

Sir Paul leyó en el diario sobre los brutales enfrentamientos en la lucha por el respeto a los afroamericanos, sobretodo sobre el incidente de Little Rock: cuando una corte federal obligó a la aplicación de la segregación racial en una escuela secundaria de Arkansas.

“Estaba por ahí sentado con mi guitarra acústica, y escuché sobre los problemas con los derechos civiles que estaban ocurriendo en Alabama, Mississippi, y Little Rock particularmente. Pensé que sería muy bueno si pudiera escribir algo que se acerque a los que sienten esas personas. Tal vez les de algo de esperanza. Así que escribí ‘Blackbird'”, dijo McCartney en entrevista con GQ Magazine.

Según recopila la edición especial de Rolling Stones, dedicada al hombre de “Band on the run”, los sucesos en Little Rock dieron pie a la creación de una obra que llamaba a seguir adelante. “Toda la idea de ‘Sólo estabas esperando el momento para levantarte’, era sobre la lucha de la gente negra en los estados del sur, y yo estaba usando el simbolismo del mirlo, no es sobre un mirlo cuyas alas están rotas, es un poco más simbólico”, explicó su autor.

Para junio de 1968, la canción estaba lista para ser grabada en los estudio Abbey Road con ayuda del famoso productor George Martin. La sesión fue sencilla: solo grabaron el sonido de la voz de McCartney, su guitarra acústica Martin D-28 y los golpeteos que mantienen el ritmo.

Mientras los golpes que marcan el ritmo del sencillo se cree que provienen realmente de un metrónomo; hubo un cuarto sonido registrado, el de pájaros cantando.

Si bien la palabra “bird” rondaba la cabeza del músico hace años, por la canción “Bird Dog” (1958) de The Everly Brothers, en Gran Bretaña “bird” se usa como sinónimo de “muchacha”, por lo que el tema transmite un mensaje para todas las mujeres afroamericanas que se sienten oprimidas, para que persigan sus sueños.

Mirlo que canta hacia el final de la noche
Alza tus alas rotas y aprende a volar

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov