Culto
Don Francisco: “Cada vez enfrento la Teletón con más dificultad, porque soy una persona grande”

Don Francisco: “Cada vez enfrento la Teletón con más dificultad, porque soy una persona grande”

Mario Kreutzberger animará su cruzada número 40 y asume que su participación será menor a la de otros años. También dice que no habrá vedetón: “la sociedad cambió”.

Pasadas las 18.30 horas del reciente miércoles, Don Francisco llega a una clásica cafetería ubicada en la calle Luis Pasteur de Vitacura, luego de pasar varias horas en la Enade. Pide solo un café, aunque reconoce que también quisiera un trozo de la torta de amapolas, su favorita. “Por mi diabetes no puedo”, aclara. Luego, posa para las fotos y comienza la entrevista para hablar de los 40 años que cumple la Teletón, de sus planes televisivos en Canal 13 y el extranjero, y de ir cediendo liderazgo en la cruzada solidaria.

¿Será una Teletón especial por esta fecha aniversario?

Yo no conozco los detalles del programa, pero sí sé del espíritu de éste. Es un programa muy importante y no solo porque cumplimos 40 años, también porque esos 40 años son un símbolo de un cambio de generación. Yo cuando partí haciendo esto, tenía 38 y ahora tengo 78, y es necesario que venga una nueva generación de todo.

Este año no habrá vedetón. ¿Cuál es la razón?

Habrá algo alternativo (N de la R: será un bloque de humoristas). No conozco los detalles de los cambios, pero es un gran desafío para nosotros. Pasa que la sociedad cambió y la Teletón tiene que ver también con un cambio social, no se puede quedar estancada. Hace 40 años, no había ni un celular, no había cable y había solo tres canales de televisión. No existía internet tampoco. Entonces, cómo se ha mantenido la Teletón, adaptándose a los nuevos tiempos.

¿Siente que es muy distinta a cuando comenzó?

Es muy distinta y no es muy distinta. No es muy distinta, porque se trata de depositar el dinero para continuar con la obra, y es distinta porque hay nuevos rostros y nuevos tipos de programas. Por ejemplo, este año tendremos una “gametón”. La Teletón es un evento nacional, y por eso hay que integrar a toda la gente, y hacemos un gran esfuerzo en integrarlos a través de la tecnología.

¿Y usted cómo se siente físicamente ahora al enfrentar la Teletón y sus 27 horas?

No son 27 horas, son 50. Tú te despiertas a las 9 de la mañana, y el programa empieza a las 10 de la noche y dura hasta la una del otro día. Es harto. Cada vez lo enfrento con más dificultad, porque soy una persona grande, como dicen los argentinos. Pero hay algo importante que decir; la Teletón no la hace una persona, ni dos. Son cientos de personas que la hacen.

¿Ya piensa en una nueva generación de animadores para que comiencen a liderar la Teletón?

La Teletón siempre podrá contar conmigo, siempre que mis capacidades estén ahí, pero yo no puedo asegurarle a nadie por cuánto tiempo lo puedo hacer. Entonces, no hay que esperar el último momento. Es ahora cuando ya tenemos que conseguir gente que quiera tomar responsabilidad. Las cosas no van a ser iguales, porque cuando nosotros partimos, partimos con nada, y hoy esto es una gran organización. La forma de continuidad será distinta, pero se necesita gente que se comprometa, y no solo con hacer el programa del 30 de noviembre y 1 de diciembre. Es un trabajo de todo el año, y hay que preocuparse de que todos los campos funcionen.

¿Y existe hoy esa gente?

Yo pienso que la Teletón se va a mantener, porque le sirve a Chile y lo que hace es muy bueno. Le dimos visibilidad a todas esas personas, y lo que se ha logrado es inmensamente mucho, pero no es suficiente todavía.

¿Le incomoda que le pregunten todos los años por cuál será su heredero en la Teletón?

Es que yo creo que las cosas no se van a dar así. Creo que ya hay gente que está tomando posiciones. Si me hubieras preguntado hace diez años, yo sabía lo que pasaba en cada minuto del programa, pero ahora tenemos una generación joven que hace este programa. Si tú sumas y restas, yo estoy muchos menos en cámara que los demás en las 27 horas. Antes estaba en todos los momentos, y ahora no.

¿Hay alguien en ese grupo de animadores que destaque más?

Creo que todos lo hacen muy bien, y las personas naturalmente se van a ir ubicando solas. Es mi esperanza, porque si no se terminaría algo tan bonito como la Teletón.

¿No se atreve a hablar de un solo heredero?

Sería injusto, porque esto no se va a dar por heredero. Se va a dar por la necesidad de una realidad distinta. Las cosas ya son distintas, y así lo hemos visto en los últimos años. Y no solo por mis apariciones por minuto, también por la gira. Yo fui durante 20 años a todas las giras, y ahora hace más de 10 años que no voy. Hay muchas cosas que han ido cambiando, y han funcionado.

¿Cuál es su actual relación con Canal 13?

Por el momento sigo en Canal 13, pero recién después de la Teletón vamos a ver en qué, y qué vamos a hacer. Por mientras, he asesorado al canal en algunos programas.

¿Se siente con la energía de seguir haciendo programas?

Sí, pero no quiero trabajar todo el año. Quiero hacer ciclos de programas. Como lo dije antes, todo se tiene que ir adaptando, y ahora hay un Don Francisco más adulto, por decirlo de una forma que no suene tan duro.

Su programa de Telemundo, Don Francisco te invita, ¿fue cancelado?

Todavía no lo han cancelado. Termina el ciclo a final de año, y estoy viendo en qué cosas voy a estar el próximo. El programa que yo hacía en EE. UU. era semanal, y ahora pienso hacer ciclos de programas.

¿Piensa en el retiro?

Algún día me voy a retirar, por supuesto. Yo tengo como leitmotiv en mi vida, trabajar hasta el último día en que pueda trabajar. Puede haber situaciones físicas o mentales, y ya no pueda trabajar más. Y ahí viene el retiro absoluto, pero hoy sería imposible retirarme de la televisión. Imposible, porque tengo energías para seguir trabajando y creo que si no trabajara me enfermaría. Qué haría todos los días en la casa. Sería terrible, y me inventaría un trabajo.

Sobre el autor: