Culto
Ricardo Montaner: “La balada regresa después de estar de vacaciones por un tiempo”

Ricardo Montaner: “La balada regresa después de estar de vacaciones por un tiempo”

Antes de su show del sábado en Santiago, dedicado a la colonia venezolana, el solista habla por primera vez de su próximo disco, Vuelven los lentos, que busca reivindicar el romanticismo en el pop latino.

Ricardo Montaner no es de aquellos artistas dados a las indirectas ni a los eufemismos, y si hay algo que el cantautor venezolano ha dejado en claro en sus más de tres décadas de carrera es que no tiene reparos a la hora de exponer sus sentimientos más profundos. Una honestidad presente en sus composiciones más festivas, como la categórica “Soy feliz”, y también en su extenso catálogo romántico, el más efectivo y popular de todos, en el que abundan las imágenes lacrimógenas (“Déjame llorar”, “Llanto agradecido” y otras). En el escenario tampoco transa, y bien lo sabe el público chileno, que hace 13 años lo vio sacar una maleta de Antorchas y Gaviotas en la Quinta Vergara para intentar ganarse a un esquivo Monstruo.

Para su próximo álbum, el número 18 de su discografía, el título tampoco juega al misterio:Vuelven los lentos. Material que el artista termina por estos días, y del que habla por primera vez en conversación telefónica con Culto.

“Es un disco de baladas, por supuesto, con el romanticismo como elemento primordial. Y se llama así porque son canciones para bailar apretado, en una baldosa”, adelanta Montaner, cuyo último LP fue Ida y vuelta, de 2016; un homenaje a la música mexicana cuya gira promocional lo trae este sábado a Chile, con un concierto en el Movistar Arena.

Además de los temas nuevos y los clásicos de su repertorio, el espectáculo tiene un condimento especial, ya que el solista se lo dedicará a la numerosa colonia de venezolanos residentes en Chile. De hecho, en colaboración con la productora a cargo, lanzó una preventa con descuento para sus coterráneos. “A mí me gustaría dar las gracias al pueblo chileno por cómo le ha abierto los brazos a la diáspora venezolana. Tengo amigos cercanos que ahora viven allá y que los han recibido muy bien”, dice el cantante, nacido en Argentina hace 60 años y hoy radicado en Estados Unidos.

De todos los conciertos que ha hecho en Chile, ¿cree que este será especialmente emotivo?

No he ido a cantar a Venezuela hace casi diez años y esto para mí, de alguna forma, es como estar en mi país. Por eso le pedimos a la empresa que organiza el show que hiciera esta promoción, que ya habíamos hecho en lugares como Colombia, por ejemplo. Es una forma de decirles que estamos con ellos, de darle un toque de cariño a los venezolanos que han tenido que abandonar el país y que en muchos casos están viviendo a costa de la nostalgia.

¿Qué se puede adelantar del espectáculo?

Hemos estado de gira con este espectáculo desde fines del año pasado, y lo de Chile es prácticamente el cierre de este recorrido. Es un montaje con un inmenso despliegue audiovisual. Además, incluimos 5 metales que le dan otro color al sonido. Y por supuesto hacemos un paseo por mi carrera de ya unos cuantos años, e incluimos canciones del disco anterior, que dedicamos con mucho cariño a la música mexicana.

¿Su próximo disco, Vuelven los lentos, es una declaración de principios? ¿Cree que ahora, que lo rítmico domina el pop latino, hace falta volver a la canción melódica latinoamericana?

Exacto, hay algo de eso. La balada estuvo de vacaciones por un tiempo y ahora regresa. Esa es la impresión que tengo, no solamente cuando enciendo la radio sino que lo siento por lo que la misma gente pide cuando estamos haciendo un concierto. A juzgar por los resultados de esta gira, la gente está ávida de abrazarse y de darse un apretón, de volver a esta música que invita a lo romántico, a lo nostálgico, a esa maravillosa sensación y a esa cursilería que te invade cuando estás enamorado. Pienso que ese es el momento en el que estamos ahora y que este nuevo álbum reivindica.

De las figuras del pop latino, usted es de los pocos que no ha incursionado en el género urbano. ¿No es algo que le interese?

No tiene que ver con eso. Pienso que la música es un universo inmenso, hay oídos para todos y precisamente mi nuevo álbum busca encontrar un escenario donde todos podamos convivir musicalmente, sin decir “esto pertenece a tal género”. Yo siempre he hecho la música que me ha nacido, no he necesitado brincarme para ningún lado. Puedo escribir “En el último lugar del mundo” con mucho sentimiento, pero también cantar “Vamos pa’ la conga”.

Qué opinión le merece el regreso del Festival de Viña a Canal 13, donde alguna vez lo animó. ¿Le dan ganas de volver?

Es muy buena esa renovación constante que ha tenido. La última vez que fui a cantar, hace un par de años, me vine con una tremenda alegría. Y sigue siendo la ventana más importante que tiene América Latina para todo el mundo. Me encanta pensar que algún día voy a regresar.

Sobre el autor:

Andrés del Real |
Sub-editor de Espectáculos de La Tercera.