Culto
El otro difícil camino que tuvo que correr Forrest Gump

El otro difícil camino que tuvo que correr Forrest Gump

La película -basada en la novela de Winston Groom- que cumplió un cuarto de siglo tuvo una realización con distintas complejidades, partiendo por el rechazo de actores a los roles principales y el abandono del proyecto de Warner Brothers.

La historia nos lleva a junio de 1994. En esa época se estrenaba en las salas de Estados Unidos Forrest Gump, la historia de un hombre de Alabama -“de bajo coeficiente intelectual pero buenas intenciones”- que se cruza con otros eventos de su país, como los gobiernos de John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson, el caso Watergate y una historia de amor, la cual estaba en la novela de Winston Groom lanzada en 1986.

Con un presupuesto que superaba los US$ 40 millones, tuvo un estreno exitoso en Norteamérica. Según reporta el archivo de The New York Times, en su primer fin de semana recaudó US$ 24 millones y empató en el primer lugar de la taquilla con El Rey León.

El suceso no se detuvo ahí, ya que la película fue nominada en 13 categorías de los premios Oscar, quedándose con seis estatuillas, entre las que destacaron las de “mejor actor en rol principal” para Tom Hanks y “mejor director” para Robert Zemeckis. Sumado a ello, la producción ganó Globos de Oro, Bafta y cuánto premio cruzara por su camino.

Sin embargo, el camino que Forrest tuvo que tomar para llegar al éxito fue tanto o más largo que el que recorrió en la película.

El primer antecedente

Antes de hablar de Forrest Gump hay que repasar la importancia de la productora estadounidense Wendy Finerman.

Incluso antes de oficiar con el mismo rol en Un caballo en la bolsa (1988), Finerman leyó la novela de Winston Groom apenas salió. Ahí sintió que los personajes tenían un potencial infinito y que la historia hacía reír y llorar al mismo tiempo. Su obsesión fue inmediata: quería llevarla al cine.

“Ella (Finerman) vino un día a mi oficina por la mañana y me dijo ‘encontré este material brillante. Tenemos que hacer esto’. Se transformó en su hijo. En el mejor sentido de la palabra, ella se encargó de traer a la vida a este bebé”, aseguró Steve Tisch, quien también fue parte de la producción de Forrest Gump.

Desechada por Warner, John Travolta y Jodie Foster

Ya con la idea en mente, había que buscar quien la materializara. Warner Brothers compró los derechos de la novela para que fuese adaptada al cine, pero abandonó el proyecto debido a que Rain Man (1988) podría reducir la rentabilidad de la nueva película.

Otro punto no menor: los roles principales estaban destinados a otros actores. El papel de Forrest Gump estaba pensado para que John Travolta lo interpretara, pero desechó la propuesta. Bill Murray y Chevy Chase fueron otros de los postulantes.

En esa misma senda Jodie Foster, Nicole Kidman y Demi Moore eran las predilectas para encarnar a Jenny, pero todas rechazaron el rol.

La luz al final del camino

Pese a todo lo que parecía tener en contra la idea de Wendy Finerman, en un punto las cosas empezaron a tomar rumbo fijo. Un sentido que a la productora le daba más esperanzas que nunca.

El primero: Eric Roth, guionista que adaptó la novela. “El guión rompió todas las reglas tradicionales de la realización de películas (…) Sí, fue episódico. Pero también se contó desde el punto de vista de Forrest. Se trató de la exposición de una manera inusual. Eric creó la idea de una pluma flotando en el viento que se usa en la película, una metáfora del destino. Eso dice que todos estamos a flote”, aseguró Finerman a The New York Times.

Uno de los grandes fichajes con que también contó Forrest Gump fue el de Robert Zemeckis, quién dirigió anteriormente la trilogía Back to the future. De hecho, su primera impresión fue de sorpresa ante el guión, del cual afirmó que “fue completamente convincente y, sin embargo, no tenía ninguno de los elementos narrativos convencionales”.

Otro punto no menor fue que Finerman fundó una productora en 1988, mismo año en que firmó con Paramount para realizar la película.

Los roles protagónicos desechados quedaron en manos de Tom Hanks (Forrest) y Robin Wright (Jenny), actriz que anteriormente se hizo conocida por protagonizar La princesa prometida (1987).

Y así, ya con todos en el mismo camino, Forrest Gump llegó al final de la ruta en junio de 1994.

Uno de los arrepentidos fue John Travolta, quien en ese tiempo protagonizó Pulp Fiction. En los Oscars de 1995 solo obtuvo una estatuilla, mientras la película que desechó logró seis.

Sobre el autor: