Culto
Brian Wilson y los 45 minutos de God Only Knows

Brian Wilson y los 45 minutos de God Only Knows

Según el músico, la canción incluida en Pet Sounds fue una de las más rápidas que compuso en su carrera. Escrita junto al letrista Tony Asher, resume el proceso de exploración musical que el californiano desarrolló para la celebrada placa de 1966.

Cuarenta y cinco minutos es la mitad de un partido de fútbol. Según Brian Wilson ese fue el tiempo que le tomó componer “God Only Knows”, una de las canciones más populares de los Beach Boys -es de hecho la más reproducida en Spotify-, incluida en el fundamental álbum Pet Sounds (1966), uno de los más influyentes en la carrera del grupo.

“El hecho es que Tony [Asher] y yo nos sentamos al piano y la terminamos en cuarenta y cinco minutos. Supongo que teníamos algunos conceptos antes de empezar, como pares de ritmos que queríamos usar”, recuerda el músico en su autobiografía Yo soy Brian Wilson… y tú no (2019, Malpaso).

Por esos días, Wilson trabajaba en la música del álbum en su casa, mientras el resto de la banda se encontraba de gira. Él ya no iba con ellos. Debido al cansancio de la vida en la carretera y una crisis de pánico sufrida durante un vuelo a Houston, el compositor renunció a las presentaciones en vivo en 1964. Para esa labor lo sustituyó Bruce Johnston.

De izquierda a derecha: Brian Wilson, Carl Wlson, Al Jardine y Dennis Wilson. Falta Mike Love.

Pero a cambio, Brian se impuso crear material de mejor calidad para la agrupación que integraba junto a sus hermanos Carl y Dennis, su primo Mike Love, su amigo de la infancia Al Jardine y el mencionado Johnston. “Decidí que la única manera de probar que mi decisión no había sido un error era escribir las mejores canciones hacer la mejor música”, explica en su libro.

En esa línea, en enero de 1966, el artista entró a grabar una serie de canciones que había estado trabajando, en las que buscaba una nueva dirección musical para los Beach Boys. “Sabía que tenía que explorar ese sonido. Tenía que ir más lejos en esa dirección, traer más orquestación y diferentes arreglos a nuestra música” cuenta en el mentado texto.

Lee también: Brian Wilson piensa en The Beatles: “Eran los grandes poetas de las cosas simples”

Por cierto, es sabido el impacto que tuvo la música del LP Rubber Soul, lanzado por los Beatles en diciembre de 1965, en la dirección que buscaba Wilson. “Es probablemente el mejor disco de la historia”, declara en el volumen. “Es un álbum donde todo fluye y todo funciona. Recuerdo que me impresionaron ‘You Won’t See Me’, ‘I’m Looking Through You’ y ‘Girl’. No eran sólo las letras y las melodías, sino también la producción y sus armonías. Eran tan únicas”, agrega.

Allí es cuando entra en escena el personaje que sería clave en las composiciones que darían forma a Pet Sounds: Tony Asher. “Loren Schwartz me lo presentó”, detalla el músico. “Tony trabajaba en publicidad y le interesaba la música, yo simplemente seguí un instinto que me decía que sería un gran letrista. Fue completamente un asunto de vibra e intuición”, agrega. Inicialmente, Asher tuvo resquemores ante la idea de trabajar con Wilson, pero al conocerlo en persona, finalmente accedió.

Entre las primeras canciones que la dupla trabajó para la placa, estuvieron “Wouldn’t it be nice”, “Hang on to your ego”, y otras tantas. Así, en una sesión en la casa del compositor empezaron a crear el que luego sería el tercer sencillo del largaduración. “La canción avanzó suavemente cuando la escribimos, luego la migramos al estudio. Preparamos una gran orquesta. Creo que había más de quince músicos, que entonces eran muchos para una canción pop, pero necesitábamos atender cada detalle. El diablo está en los detalles, pero los detalles están en Dios”.

Con Asher tocando los cascabeles, Wilson trabajó de manera obsesiva junto a los músicos, tarareando él mismo los arreglos para los diferentes instrumentos. “Yo estaba especialmente orgulloso de la parte del corno francés. Sabía cómo quería que sonara y se lo tarareé a un tipo llamado Alan Robinson, un gran músico que había trabajado para Twently Century Fox (…) quería que hiciera un glissando, que significa deslizarse entre nota y nota sin dejar espacios en vez de pasar de una a otra”, explica en el volumen ya referido.

Casualidad o no, cuando los Beatles grababan Revolver, meses después, Paul McCartney también añadió una pista del mismo instrumento para su canción “For No One”, y también se la tarareó al intérprete contratado para la ocasión. Aunque según “Macca”, el sonido del corno le había gustado desde su niñez.

En principio, Brian pensó en cantar la voz principal de la canción, pero finalmente le dejó esa responsabilidad a su hermano Carl, a quien no le pidió una interpretación especial, “simplemente canta”, le dijo. Este también grabó una pista de guitarra de 12 cuerdas, aunque casi toda la base instrumental fue registrada por el famoso grupo de sesionistas The Wrecking Crew, quienes fueron instrumentistas estables de productores como Phil Spector, y se les puede escuchar en sencillos de artistas como las Ronettes, The Mamas & the Papas, Frank Sinatra, Sony & Cher, entre muchos otros.

Otro detalle interesante es la letra, pues menciona a Dios en ella. Wilson aclara que esta era una canción de amor, no un himno religioso. Por ello la vuelve una canción pop diferente. “Era un poco provocador mencionar a Dios en el coro o en el título de una canción, al menos en esa época”, señala. No exageraba. Los mismos Beatles debieron enfrentar una serie de dificultades en su última gira por el país del norte, a consecuencia de la famosa afirmación de John Lennon: “Nosotros ahora somos más populares que Jesús”.

Pero en su autobiografía, el californiano aclara el sentido en que usaron la palabra. “Era algo más privado, esa fuerza que ayuda a una persona a controlar sus dudas y esperanzas. Eso ponía nerviosa a la gente (…) me ponía nervioso a mí (…) la letra era perfecta de la primera a la última palabra”.

Lee también: Discos quemados, un petardo y el Ku Klux Klan: cuando The Beatles fueron más populares que Jesús

“God Only Knows” fue lanzada como sencillo a mediados de ese año. En Estados Unidos alcanzó el lugar 39 -aunque en algunos lugares de ese país salió como lado B de “Wouldn’t It Be Nice”-, mientras que en Reino Unido y Australia, alcanzó el número 2. Años después, al más puro estilo “We are the world”, BBC Music lanzó una versión en que participaron artistas como Stevie Wonder, Kylie Minougue, Brian May, Pharrell, Lorde, Chris Martin, entre muchos otros ¿Paul McCartney? no aparece.

Sobre el autor:

Felipe Retamal N. |
Periodista de Culto. En Twitter es @feloretamaln