Culto
Así es el retorno de Toy Story: nuevos personajes y enfocada en el rol femenino

Así es el retorno de Toy Story: nuevos personajes y enfocada en el rol femenino

La nueva cinta con la firma de Pixar, que debuta en salas nacionales el próximo jueves, presenta una trama que conjuga humor, acción y sentimentalismo, sumando a su elenco las voces de figuras como Keanu Reeves y Jordan Peele.

Hace una semana, diferentes medios estadounidenses pudieron ser los primeros en ver la última entrega de Pixar, donde los famosos juguetes parlantes vuelven a la pantalla casi una década después de su tercera película, que en su momento puso un perfecto final a sus aventuras. A pesar del embargo que en ese momento evitó cualquier crítica oficial, periodistas y editores se volcaron a Twitter para compartir sus más que positivas reacciones: “El nivel de animación que @Pixar ha logrado en esta película es asombroso”, “es increíble y otra gran adición a la franquicia” o “te reirás tanto como llorarás”.

Escuetas, pero decidoras frases que logran reflejar en parte lo que el público chileno podrá conocer a partir del próximo jueves, cuando Toy Story 4 llegue a las salas locales con una aventura donde humor, acción y sentimientos se conjugan para enfocarse en lo que significa ser un juguete en el mundo de hoy, donde son claves los nombres de Woody, Forky, Gabby-Gabby y Bo Peep, la pastora de cerámica que en las dos primeras cintas era el objeto amoroso del sheriff, y que aquí retorna reformulada, o más bien empoderada, para el merecido cierre de su historia.

La película se inicia con un prólogo que se ambienta entre Toy Story y Toy Story 2. Es una noche oscura y tormentosa, y Woody (con la voz de Tom Hanks en la versión original), Buzz Lightyear (Tim Allen) y el resto de los juguetes deben salvar a RC, el auto radio controlado, que se quedó afuera en medio de la tempestad y a punto de ser arrastrado por la corriente. Es después del rescate que un amigo de la familia se lleva algunas cosas que la mamá de Andy ha decidido donar, entre ellas la lámpara de Bo Peep (Annie Potts).

Foto: Disney/Pixar.

Luego el relato llega al presente, cuando Woody se las arregla para acompañar a su actual y pequeña dueña, Bonnie Anderson (Madeleine McGraw), a su día de ensayo en el kindergarten, donde ella construye un “juguete” parecido al monstruo de Frankenstein, hecho de una cuchara-tenedor desechable –o simplemente cuchador-, un par de ojos saltones, limpiapipas de colores y palitos de helado, al que bautiza Forky (Tony Hale).

Foto: Disney/Pixar.

Poco después será Woody el encargado de presentarlo al grupo de juguetes, que aúna a los que pertenecían a Andy como a los de Bonnie -entre ellos los conocidos Jessie (Joan Cusack), Rex (Wallace Shawn), Hamm (John Ratzenberger), Barbie (Jodi Benson) y Trixie (Kristen Schaal)-, para que le den la bienvenida. Pero la integración de Forky a la familia es más difícil de lo esperado, ya que él siente que no es nada más que basura y que su lugar está en el papelero.

Foto: Disney/Pixar. 

Una crisis existencial que más tarde lo impulsará a tirarse por la ventana de la casa rodante en que Bonnie, sus papás y los juguetes viajan por una carretera. Al ver lo ocurrido, Woody también deja el vehículo para ir en su búsqueda, quedando ambos a la deriva. Tras una caminata, llegan a una tienda de antigüedades en Grand Basin, donde el vaquero se reencontrará con Bo Beep, quien se ha transformado en una aguerrida sobreviviente, y conocerá a la muñeca Gabby Gabby (Christina Hendricks) y sus secuaces.

Foto: Disney/Pixar.

Pero esta nueva entrega suma otros personajes que son los responsables de las mejores escenas de comedia, como los peluches Ducky (Keegan-Michael Key) y Bunny (Jordan Peele), que Buzz conoce en una feria de entretención local, y Duke Caboom, rol con el que Keanu Reeves debuta en una cinta animada. Este último es una figura de acción de los 70, inspirada en el mayor doble de riesgo de Canadá, que siempre muestra sus trucos a bordo de una motocicleta. Sin embargo, Duke tiene un punto débil: nunca ha podido hacer las acrobacias anunciadas en su propio comercial.

Foto: Disney/Pixar.

Nuevas locaciones y personajes que no solo vienen a sumar otra secuela al mundo de Toy Story y Pixar, sino que también a responder finalmente la interrogante de qué había pasado con Bo Peep y a demostrar que Disney sigue adaptándose a los tiempos actuales. Y lo realiza enfocando su trama en el renovado rol femenino, que en el caso de Toy Story 4 tiene sus mejores ejemplos en la independiente Bo y en la cuasi-villana Gabby Gabby.

Foto: Disney/Pixar.

Además de considerar a las minorías. Como en el caso de Forky, un personaje más cercano a lo que alguien consideraría “feo”, pero que acá se roba el corazón de su pequeña dueña-creadora. O con el fugaz guiño a las parejas del mismo sexo, cuando en los minutos iniciales del metraje, en el momento en que Bonnie y sus padres van al colegio, a la distancia dos mamás se despiden de su hija.

Sobre el autor: