Culto
Salvator Mundi: la obra más cara de la historia estaría en el yate de un príncipe saudí

Salvator Mundi: la obra más cara de la historia estaría en el yate de un príncipe saudí

Desde 2017 se desconocía el paradero de la pintura comprada por el heredero al trono de Arabia Saudita en US$ 450 millones. Ahora se dio a conocer que el cuadro está colgado en uno de los salones de su yate.

Atribuida a Leonardo Da Vinci, Salvator Mundi se transformó en 2017 en la obra más cara de la historia tras ser vendida en US$ 450 millones en una subasta en Christie’s de Nueva York. Al mismo tiempo que se abría una discusión en torno a la autenticidad de la pintura, la que aún se mantiene, la pieza desaparecía de la luz pública y su destino se convertía en un nuevo misterio. Hasta ahora.

Según publica el curador Kenny Schachter en el sitio Arnet News, la obra original -un óleo sobre nogal que data del año 1500- fue encontrada en el yate del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman (MBS), quién compró la pintura en la subasta.

Schachter, también comisario de arte en Londres, cuenta que se enteró del paradero de la obra a través de una fuente con fuertes vínculos en Medio Oriente. “Aparentemente, el trabajo fue retirado en el medio de la noche en el avión de MBS y se trasladó a su yate, el Serene”, señala Schachter.

Construido en 2011 para el magnate ruso Yuri Shefler, el yate fue comprado por MBS en 2015, durante sus vacaciones en el sur de Francia. En esa embarcación de 134 metros de largo permanecerá la obra, al menos hasta que los saudíes concreten la creación de un centro cultural en la localidad de Al-Ula que, según señala Schachter, “competirá con el Louvre de Abu Dabi y, lo que es más importante, con el Museo Nacional diseñado por Jean Nouvel en Qatar, el enemigo jurado del príncipe heredero saudí”.

Salvator Mundi muestra a Cristo como “salvador del mundo”, con los dedos de la mano derecha cruzados y sosteniendo una esfera de cristal en la mano izquierda. Hay al menos otras 15 versiones similares de esta obra atribuidas a estudiantes y seguidores de Leonardo.

Los intentos por exponer el cuadro al público han sido varios. En 2011, la pintura se mostró en una exposición sobre Leonardo Da Vinci en la National Gallery de Londres. Dos años después la pieza fue comprada por un millonario ruso, quien pagó US$ 127 millones, menos de la mitad de los pagado por MBS. Sin embargo, luego de que el heredero saudí comprara la obra, las posibilidades de volver a exponerla han sido esquivas.

En septiembre del 2018 la pieza sería expuesta en el Louvre de Abu Dhabi, sin embargo la exhibición fue cancelada sin mayores explicaciones. Por su parte, el Louvre de París solicitó un préstamo de la pintura para exponerla este año en su próxima muestra sobre Leonardo Da Vinci, a propósito de los 500 años de su nacimiento.

“El Louvre de París le preguntó al Louvre Abu Dhabi si podía pedirlo prestado para su exhibición, eso es oficial. Pero mis fuentes internas en el Louvre me dicen que no muchos curadores piensan que este sea un autógrafo de Leonardo da Vinci [real] y que si lo exhiben, realmente quieren exhibirlo como obra del ‘taller’”, señaló Ben Lewis, autor de The Last Leonardo a The Telegraph hace unas semanas.

Aunque aún no se ha confirmado definitivamente el préstamo al museo, la postura que ha adoptado el Louvre con respecto a la autoría de la pintura podría incidir en la decisión de Mohammed Bin Salad. “Es muy improbable que se muestre porque el propietario de esta imagen no puede prestársela al Louvre Paris y verla exhibida como ‘taller de Leonardo’; su valor se reducirá”, añadió Lewis al respecto.

Sobre el autor: