Culto
Mon Laferte y sus 48 horas en Santiago: “Cuando vengo a Chile y aviso, no puedo descansar”

Mon Laferte y sus 48 horas en Santiago: “Cuando vengo a Chile y aviso, no puedo descansar”

Como parte de una fugaz y maratónica visita a Chile, que contempla casi una treintena de entrevistas para promocionar sus shows de septiembre en el país, la artista chilena más exitosa, solicitada e hiperactiva de la actualidad adelanta sus próximos proyectos, discográficos y audiovisuales, y la motivación detrás de todos ellos. "Soy terrible, tengo mil cosas que hacer y me pongo más cosas que hacer", reconoce.

Por cómo se maneja su carrera y su agenda actualmente, 15 minutos a solas con Mon Laferte son casi un lujo para cualquier interlocutor. A solas, en todo caso, es un decir, porque la artista viñamarina -de paso por Santiago para promocionar las cinco fechas que hará en en el país de su “Gira de Norma” en septiembre- figura rodeada de colaboradores en un salón de un hotel del sector oriente; desde representantes de su sello y de las productoras involucradas en su gira hasta uno de sus mánagers mexicanos e incluso el director de sus videoclips.

Un grupo numeroso a cargo de una visita fugaz y maratónica: la cantante chilena más exitosa de los últimos años llegó anoche -recibida por varios fanáticos en el aeropuerto- y parte mañana a Buenos Aires, donde en septiembre hará su primer Luna Park. 48 horas en las que deberá realizar un total de 26 entrevistas a medios nacionales, que intentan maximizar el tiempo junto la estrella y luego correr a escribir algo revelador y distintivo. Son ya cerca de las 18.00 horas y la lista va recién en el número 13. No hay tiempo para fotos, apenas para comer algo de fruta entre uno y otro medio de prensa.

“En mi carrera no tengo nada que ceder ni conceder. Todo lo que hago es lo que quiero hacer en ese momento, lo que me divierte. Y las entrevistas, si son para mostrar tu trabajo, uno las hace con gusto”, asegura la autora de Norma, quien detrás de toda su maquinaria de trabajo y de una mirada que indica cierto cansancio, sigue siendo la artista inquieta e hiperactiva que desde su despegue continental en 2015 protagoniza una carrera casi sin pausa.

De hecho, sólo en el último mes y luego de su elogiada presentación en el festival Coachella, Monserrat Bustamante realizó una decena de fechas de su gira en México -incluyendo dos shows en el emblemático Auditorio Nacional; ofició de directora de un videoclip para su colega Sabina Odone en las afueras de la capital azteca; grabó nuevo material en el estudio junto a su aliado histórico, Manu Jalil (del que no puede adelantar nada pero que saldrá “pronto”), y en medio de todo eso se dio tiempo para otras de sus aficiones, como la pintura, cuyas obras se pueden ver en su “otra” cuenta de Instagram, (mon_laferte).

“Soy terrible, tengo mil cosas que hacer y me pongo más cosas que hacer. Pero es que lo paso bien, no es un trabajo estresante. Ahora que pinto me desestreso. Y me creo directora y hago videos de amigos y lo paso súper bien. Lo mismo en el estudio. Estos viajes y el trabajo de prensa es más cansador”, reconoce la solista, quien en julio inicia una gira de un mes por Europa y en agosto hará lo propio en Estados Unidos, en un tour organizado por Live Nation, el gigante mundial del negocio en directo.

En medio de todo eso, Laferte lanzará además “Norma, el documental”. O más bien el falso documental, según ella misma aclara, consultada por este proyecto audiovisual que se desprende de su último álbum. “Cada canción tiene un videoclip y entre todos ellos se va contando una historia”, detalla la cantautora sobre la pieza, que tal como el video de su single El beso tiene como protagonista al taquillero actor mexicano Diego Luna.

“Esto es como El beso, pero extendido. Ahí, Diego se supone que es mi novio”, agrega. “Él es un súper artista y accedió a trabajar esto conmigo. Le tengo cariño y admiración profunda”.

Una nueva apuesta para una artista que tiene al riesgo y el primer impulso como sus motores principales. “Soy muy impulsiva, si quiero hacer algo lo hago. Y tenía en la guata esta idea de hacer un disco de salsa”, dice sobre su último LP. “Fue mucho riesgo, pensando en el negocio de la música, pero tenía claro que era un riesgo que quería tomar. Siempre he sentido que no encajo en ninguna parte así que prefiero hacer lo que me nace de la guata”, añade.

En ese sentido, asegura que su principal motivación sigue siendo “cantar, crear canciones, tocar guitarra. Me gusta demasiado hacerlo, es lo que más me gusta hacer en la vida. Es hasta un poco egoísta, lo hago porque amo hacerlo”, cuenta.

Y entre tantos proyectos e ideas espontáneas, ¿hay momentos para descansar? ¿Es Chile el lugar para detener la máquina de vez en cuando? “Cuando vengo a Chile y aviso, no puedo descansar, porque me ponen mil entrevistas y mis amistades me cobran sentimientos. Pero a veces vengo a ver a mi familia una semana en Viña y nadie se entera”, confiesa.

Sobre el autor:

Andrés del Real |
Sub-editor de Espectáculos de La Tercera.