Culto
Fleabag: una nueva monarca en la comedia

Fleabag: una nueva monarca en la comedia

En esta oscura comedia, Waller-Bridge es la creadora, escritora y protagonista, en el papel de una mujer sin un nombre que se sepa (todo el tiempo se refieren a ella como “tú” o “ella”) y por lo tanto conocida como Fleabag, expresión que los ingleses usan para hablar de alguien sucio o desagradable.

El año pasado una de las series que se llenó de aplausos en el hemisferio norte fue Killing Eve (emitida en Chile por Paramount Channel), una comedia negra, a ratos absurda, y con una buena cuota de intriga y acción, sobre una asesina a sueldo y la agente que la trata de atrapar. La mayoría de esos elogios fueron para sus protagonistas, Jodie Comer y Sandra Oh, pero la idea de hacerla serie, el concepto de desarrollo y una buena parte de los guiones de la primera temporada vinieron de otra mujer: Phoebe Waller-Bridge.

Antes que su nombre se hiciera conocido globalmente con esa serie, esta actriz y escritora ya llamaba la atención en Inglaterra con Fleabag, que ya tiene su segunda temporada disponible en Amazon Prime. En esta oscura comedia, Waller-Bridge es la creadora, escritora y protagonista, en el papel de una mujer sin un nombre que se sepa (todo el tiempo se refieren a ella como “tú” o “ella”) y por lo tanto conocida como Fleabag, expresión que los ingleses usan para hablar de alguien sucio o desagradable.

Esas parecen ser características determinantes de esta mujer, una chica poco exitosa, algo depresiva, con tendencias autodestructivas y un apetito sexual que parece no poder controlar, sin importar que esto siempre la involucre en problemas. Además, es una persona que parece haberse rendido, que sabe que todo su entorno piensa lo peor de ella y ya no quiere convencerlos de lo contrario, a pesar de que suele tener -en el fondo- nobles intenciones.

La honestidad y la crudeza con que están moldeados tanto el personaje principal como los que la rodean, hacen que Fleabag sea una serie imperdible aunque también a ratos difícil de ver, y en este segundo ciclo toma una dirección inesperada cuando el personaje principal empieza una tensa relación con un sacerdote. Otra buena noticia es la aparición más constante de la desagradable madrastra de Fleabag, interpretada de manera brillante por Olivia Colman, ganadora del Oscar por La favorita.

Sin duda una serie que hay que ver, con una creadora y protagonista que ya se consolida como una de las nuevas coordenadas esenciales de la comedia.

Sobre el autor: