Culto
De Legasov a Dyatlov: ¿Qué fue de los personajes reales retratados en la serie Chernobyl?

De Legasov a Dyatlov: ¿Qué fue de los personajes reales retratados en la serie Chernobyl?

La producción de HBO relata con notable fidelidad los sucesos que tuvieron lugar aquel fatídico 26 de abril de 1986. Del científico Valery Legasov y a la ciudadana Lyudmilla Ignatenko, solo es ficticia la físico nuclear Ulana Khomyuk.

¿Cuánto hay de realidad y de ficción en Chernobyl, la miniserie sensación de HBO? Obviando las necesarias licencias dramáticas y narrativas, la producción relata con notable fidelidad los sucesos que tuvieron lugar aquel fatídico 26 de abril de 1986, a la 1:23 de la madrugada, cuando el reactor 4 de la central nuclear de Vladimir Ilich Lenin, ubicada en el norte de la entonces República Socialista Soviética Ucraniana, explotó desatando uno de los peores accidentes nucleares de la historia. Del científico Valery Legasov y a la ciudadana Lyudmilla Ignatenko, solo es ficticia la físico nuclear Ulana Khomyuk.

Valery Legasov.

Legasov, el científico atormentado
Interpretado en la serie por Jared Harris, el destacado científico soviético en el campo de la química inorgánica fue miembro clave de la comisión gubernamental encargada de investigar las causas del accidente e intentar minimizar sus letales efectos. El 27 de abril de 1988, al cumplirse dos años y un día de la catástrofe, Valery Legasov se ahorcó en su domicilio víctima de los efectos de la radiación y de una profunda depresión. Tenía 51 años. Antes de quitarse la vida, grabó una cinta revelando la información que el gobierno soviético ocultó a la Agencia Internacional de la Energía Atómica. “Era un patriota, seriamente preocupado por lo que sucedió, por el país, por las personas afectadas por el accidente. Esta agitada misericordia, que era inherente a él, aparentemente, lo quemó desde el interior”, dijo su hija Inga Valerievna al diario ruso Moskovskij Komsomolets en 2017. El esfuerzo del director adjunto del Instituto Kurchatov de Energía Atómica por descubrir la verdad fue reconocido años después. El 20 de septiembre de 1996, el Presidente ruso Boris Yeltsin le concedió el título póstumo de Héroe de la Federación Rusa “por su valentía y heroísmo”. Legasov está enterrado en el cementerio Novodevichy en Moscú.

Boris Shcherbina.

Shcherbina, el representante de Gorbachov
Como vicepresidente del Consejo de Ministros, el político ucraniano gestionó la crisis por encargo personal del Presidente soviético Mijail Gorbachov. Tras negar en primera instancia la gravedad de la situación, Boris Shcherbina -personificado en la serie por Stellan Skarsgård- tuvo que admitir la catástrofe y terminó ordenando la evacuación de Prípiat 36 horas después de la explosión del núcleo del reactor 4. Dos años después, recibió una misión similar tras el devastador terremoto de Spitak, en Armenia, que causó la muerte casi 50.000 personas. En 1990 se opuso a la elección de Boris Yeltsin para la presidencia del Soviet Supremo de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia. Sin embargo, Yeltsin fue elegido y más tarde se convirtió en el primer Presidente de la Rusia independiente. Falleció el 22 de agosto de ese año en Moscú, a los 70 años de edad.

Viktor Bryukhanov y Nikolai Fomin.

Bryukhanov, Fomin y Sitnikov, escépticos iniciales
Interpretado por Con O’Neill, el director de la central Viktor Bryukhanov, así como el ingeniero jefe de la planta Nikolai Fomin (quien es caracterizado por Adrian Rawlins) se resistieron a aceptar que el reactor había resultado destruido, incluso después de que este último ordenara al jefe adjunto de operaciones de la central, Anatoly Sitnikov (Jamie Sives), observar la sala del reactor desde el techo de la unidad C. Sitnikov recibió una dosis fatal de radiación (alrededor de 1.500 roentgens) que le provocó la muerte el 30 de mayo de 1986. Después del desastre, tanto Bryukhanov como Fomin fueron desafiliados del Partido Comunista y arrestados en agosto de 1986. El jefe la planta fue condenado a 10 años de trabajos forzados por violar las reglas de seguridad y cinco por abuso de poder. Pero fue liberado después de cumplir solo cinco años de cárcel. Bryukhanov actualmente vive en Kiev, Ucrania, y hasta el día de hoy sostiene que algunas de las causas reales del desastre de Chernóbil siguen sin ser reconocidas por Rusia. Fomin también fue sentenciado a 10 años en un campo de trabajo, aunque en 1990 fue declarado demente y trasladado a un hospital psiquiátrico. Trató de suicidarse cortándose las muñecas con los cristales rotos de sus anteojos, pero le salvaron la vida. Luego de su liberación, Fomin se fue a trabajar a la planta de energía nuclear de Kalinin, cerca de Moscú.

Anatoly Dyatlov.

Dyatlov, el supervisor de la prueba fatal
El ingeniero en jefe adjunto de la Central Nuclear de Chernóbil fue el supervisor de la fatal prueba de seguridad que derivó en la fatal explosión. Caracterizado en la serie por Paul Ritter, Anatoly Dyatlov fue juzgado por incumplimiento de las normas de seguridad. Tras ser condenado en 1987 a 10 años de trabajos forzados, fue liberado como parte de una amnistía general en 1990. Escribió el libro Chernobyl. How it happened, en el que afirmó que el diseño deficiente de la planta, más que el rol del personal de la central, había sido el principal responsable del accidente. En informes posteriores se descubrió que Dyatlov amenazó a algunos trabajadores de la planta con despidos si no procedían con la prueba de seguridad esa noche en Chernóbil. Dyatlov, nacido en Siberia, murió a causa de una enfermedad relacionada con la radiación, específicamente una insuficiencia cardíaca, el 13 de diciembre de 1995, a la edad de 64 años.

Vasily Ignatenko.

Ignatenko, el bombero mártir
El bombero de 25 años de Prípiat, que en la serie es representado por Adam Nagaitis, fue uno de los primeros que acudió al incendio en la central nuclear a minutos de dada la alarma. Vasily Ignatenko recibió una dosis fatal de radiación durante el intento de extinguir el fuego en el techo y en el núcleo del reactor, razón por la cual fue trasladado al Hospital Número 6 de Moscú. Allí falleció 17 días después, el 13 de mayo de 1986. Su heroísmo le valió la medalla de Héroe de Ucrania póstuma “por la hazaña en el nombre de la vida para las generaciones presentes y futuras, valor personal y auto-sacrificio mostrados durante la liquidación del accidente de Chernóbil”.

Vasily Ignatenko.

Lyudmilla, la compañera incondicional
Esta vecina de Prípiat era la esposa del bombero Vasily Ignatenko. Poniendo en riesgo su vida y la del bebé que esperaba, Lyudmilla Ignatenko -personificada en la serie por Jessie Buckley- rechazó a separarse de Vasily durante la terrible agonía que sufrió en el Hospital Número 6 de Moscú. Svetlana Alexiévich, premio Nobel de Literatura 2015, recogió su sobrecogedor testimonio en el libro Voces de Chernóbil (1997): “Ninguno de los médicos sabía que iba a pasar la noche con él en la cámara de compresión. No tenían ni idea. Las enfermeras me dejaron entrar. Al principio, también trataron de razonar conmigo, diciendo: ‘Eres joven. ¿Qué estás pensando? Ya no es un hombre, sino un reactor. Arderán juntos’”. Pese a que en la miniserie se ve que la pareja puede tocarse y abrazarse, la Lyudmilla de la vida real explicó al diario británico The Guardian que los médicos no le permitían tocarse o siquiera acercarse. Si bien los Ignatenko ya tenían dos hijos, la producción de HBO muestra que la joven de 23 años atravesaba su primer embarazo. Apenas dos meses después de la muerte de su esposo, ella entró en trabajo de parto mientras visitaba su tumba en Moscú. Pero solo cuatro horas después de que naciera su hija, Natashenka, el bebé murió. La niña, cuyo nombre fue elegido por su padre antes de su muerte, falleció como resultado de una cirrosis hepática y una enfermedad cardíaca congénita. Aunque los médicos le dijeron que no podría tener descendencia, hoy vive con su hijo en Kiev, Ucrania.

Ulana Khomyuk.

Khomyuk, el homenaje a los físicos nucleares
Emily Watson da vida a esta física nuclear de la cercana Bielorrusia, empeñada en descubrir las razones tras el accidente de Chernóbil. Sin embargo, la actriz británica interpreta a uno de los pocos personajes ficticios de la serie. Ulana Khomyuk es una amalgama de todos los físicos nucleares y científicos que trabajaron para mitigar el desastre, según Watson. “Ella fue creada en homenaje a los muchos hombres y mujeres científicos que en secreto ayudaron a avanzar y encontrar la verdad”, dijo en una reciente conferencia de prensa en Nueva York.

Alexei Ananenko, Valeri Bespalov y Boris Baranov.

Ananenko, Bespalov y Baranov, “el escuadrón suicida”
En la miniserie de HBO se ve a tres personas que se ofrecieron a descender en el reactor 4 para vaciar las piletas de agua antes de que la lava originada por la fusión de la arena, arcilla, plomo y demás elementos radiactivos llegará a los tanques y vaporizaran el agua generando una explosión mayor. La misión era tan peligrosa que a estos voluntarios se les apodó “el escuadrón suicida”. En la producción los ingenieros Alexei Ananenko (interpretado por Baltasar Breki Samper) y Valeri Bespalov (Philip Barantini) junto al supervisor de turno Boris Baranov (Oscar Dyekjær Giese) usan unas linternas dínamo para iluminar su camino hacia las válvulas. En realidad, los funcionarios simplemente caminaron guiados por a las tuberías cercanas que conocían de memoria. Producto de su hazaña, el Presidente ucraniano Petro Poroshenko otorgó en abril de 2018 la Orden al Coraje a Ananenko y Bespalov, y póstumamente a Baranov, quien había fallecido en 2005 a raíz de una insuficiencia cardíaca. Hasta el año pasado Bespalov seguía ligado al sector energético, como despachador del grupo de monitoreo de instalaciones nucleares para SE Energoatom.

Nikolai Tarakanov.

Tarakanov, el “liquidador” de la radiactividad
El general soviético fue el máximo encargado de eliminar los residuos altamente radiactivos en la zona de Chernóbil. En una entrevista con la cadena rusa RT en 2016, Nikolai Tarakanov entregó detalles de la misión cumplida 30 años antes. “Cuando me enviaron allí en comisión de servicio, la primera tarea, bastante complicada también, fue la de comprender qué niveles de contaminación existían alrededor de la central nuclear de Chernóbil, en regiones de Ucrania, Rusia, Bielorrusia, etcétera. Así que se creó el Centro Científico del Ministerio de Defensa, que constaba de 500 científicos dirigidos por mí”, señaló. En esa oportunidad, también se la jugó por dar una explicación para la tragedia de 1986. “Yo creo que nuestra tragedia fue obra del ser humano, es decir, la provocaron personas, con sus propias manos. No porque lo quisieran sino porque no pudieron controlar ese experimento que habían iniciado”. A cargo del Centro de Apoyo Social de los Inválidos de Chernóbil, el general retirado y científico recientemente no descartó una nueva tragedia. “Nadie puede darte una garantía de que no sucederá mañana”, señaló.

 

Sobre el autor: