Culto
Fleetwood Mac se acerca a Chile con un revelador libro y el debut de su banda tributo oficial

Fleetwood Mac se acerca a Chile con un revelador libro y el debut de su banda tributo oficial

Rumours, homenaje aprobado por los fundadores del grupo, llega a Santiago en agosto. Dos meses después el ingeniero Hernán Rojas publicará sus memorias de la grabación del disco Tusk.

Parranda interminable, sesiones de trabajo de hasta tres días seguidos y una amplia galería de personajes satélites -como el Beach Boy Dennis Wilson- fueron parte del paisaje cotidiano en el anexo D del estudio The Village Recorder, de Los Angeles, entre 1978 y 1979. Consciente de lo que estaba pasando era histórico, Hernán Rojas sacó la libreta y la cámara fotográfica y durante los 13 acontecidos meses que duró la grabación de Tusk, el épico y arriesgado álbum doble que terminó de fracturar a Fleetwood Mac, registró una serie de detalles y anécdotas que desclasifica cuatro décadas después.

“Aquí no hay blanqueo: es sexo, drogas y rock and roll”, asegura el ingeniero en sonido y actual locutor de radio Sonar, que en octubre publicará Get tusked, sus memorias de “la historia interna del álbum más esperado de Fleetwood Mac”, según reza la bajada del libro publicado por la editorial Backbeat (y ya disponible para reservas en Amazon). En total, 304 páginas co-escritas junto al histórico productor Ken Caillat que revelan las tensiones, excesos y búsquedas musicales detrás de una de las obras cumbres del legendario conjunto británico.

El mismo que por estos días celebra con una gira por el Hemisferio Norte medio siglo de una de las trayectorias más fascinantes y accidentadas que se hayan visto en la música popular, tan cambiante e influyente estilísticamente como acontecida a nivel interno, y cuyo último capítulo ocurrió el año pasado, con el despido de Lindsey Buckingham, en la segunda partida del guitarrista y vocalista de la banda en la que estuvo 45 años.

Para Rojas, la gran teleserie que han protagonizado los autores de “Everywhere” durante las últimas décadas tiene su punto de origen precisamente en la sesiones de Tusk, sucesor del multiventas Rumours. “Trece meses intensísimos que narramos en base a diversos hitos: creativos, románticos, técnicos. Momentos de peleas y también de felicidad”, sintetiza el ingeniero, que en los años 70 dejó Chile en un barco de carga con destino a California para terminar trabajando en el estudio con artistas como Frank Zappa, Santana y Neil Diamond.

Allí también iniciaría un conocido romance con Stevie Nicks, la voz principal de Fleetwood Mac, en el que profundizará por primera vez en el libro. “Fue secreto por un mes”, cuenta. “La Stevie en ese momento no estaba muy bien, la prensa le ponía mucha atención a esta niña californiana rubia y amorosa, y la banda le empezó a hacer bullying. Además, se había separado de Lindsey, luego tuvo una relación con Mick Fleetwood (baterista) y yo me la encuentro muy abajo, cuando el grupo no quería incluir sus canciones”.

Dobles oficiales

Además de sus más de 100 millones de discos vendidos, la bipolar relación entre sus integrantes y su influencia en diversos géneros musicales, parte de la mitología en torno a Fleetwood Mac tiene que ver, al menos por estos lados, con su ausencia: a más de cinco décadas de su formación, el sexteto -al que recientemente se integraron Mike Campbell
y Neil Finn- sigue siendo uno de los últimos grandes nombres en actividad de la música popular anglo que aún no visita Sudamérica.

Una deuda que el próximo semestre intentarán amortizar los británicos Rumours of Fleetwood Mac, lo más cercano a una banda tributo oficial a Nicks y compañía, que el 10 de agosto, en el Teatro Cariola, iniciará una inédita gira regional que contempla otras cinco fechas en escenarios estelares de Sudamérica, como el Gran Teatro Nacional de Lima y el Espacio de las Américas de Sao Paulo.

Formados en 1999 y con más de 700 conciertos, el homenaje cuenta con la venia de Mick Fleetwood -y los elogios públicos de la propia Nicks y personajes como Rick Vito, guitarrista del conjunto inglés a fines de los 80-, gracias a una puesta en escena que consigue revivir fielmente los múltiples himnos del sexteto y su cuidado estándar técnico. Así lo demuestran los registros en YouTube que ha colgado la banda tributo, que llega con un show de grandes éxitos como extensión de su propio tour de los 50 años de Fleetwood Mac.

Las entradas para el recital en Santiago salen a la venta el martes en Puntoticket con precios de $25.000 (preventa), $29.000 (general) y $40.000 (palco).

Sobre el autor:

Andrés del Real |
Sub-editor de Espectáculos de La Tercera.