Culto
La colaboración inconclusa de Freddie Mercury y Michael Jackson

La colaboración inconclusa de Freddie Mercury y Michael Jackson

Existen tres teorías que explican por qué el Rey del Pop y el líder de Queen no terminaron las canciones que comenzaron a trabajar: falta de tiempo, Mercury inhalando cocaína, y una llama y un mono en el set de grabación.

“Michael lleva mucho tiempo siendo nuestro amigo. Siempre venía a nuestros conciertos, y así fue como creció nuestra amistad… Figúrate, yo podría haber cantado en Thriller. ¡Calcula todos los derechos de autor que he perdido!”, dijo Freddie Mercury a mediados de los 80, según registra La biografía definitiva escrita por Leslie-Ann Jones.

La admiración era mutua. El Rey del Pop gustaba ver a la banda británica, así como Mercury escuchaba a Michael desde sus tiempos en The Jackson 5. Una colaboración entre ambos ídolos parecía obvia.

El encuentro ocurrió en 1983, en la mansión familiar de Joe Jackson en Hayvenhurst, Encino (California), 7 años antes de la compra del rancho Neverland. Por primera vez, los dos artistas estaban en la misma ciudad y disponían de tiempo suficiente para trabajar algunas ideas.

“Siempre estoy bastante interesado en trabajar con otros músicos, como Michael Jackson. Aunque este chico me preocupa: ¡tanto dinero y no tan mal gusto, queridos! ¡Qué desperdicio! Ya casi teníamos en el bote tres temas”, detalló Mercury en el libro escrito por Jones.

Michael Jackson y Freddie Mercury en la casa de los Jackson. 1983.

La lluvia de ideas derivó en “There Must Be More to Life Than This” publicada en el disco Queen Forever de la banda británica, “State of Shock” (con Mick Jagger) lanzada en el álbum Victory de The Jacksons, y “Victory”, escrita por Mercury y Jackson, la cual nunca vio la luz.

“Por desgracia nunca las terminamos. Eran unas canciones excelentes, pero el problema era el tiempo, ya que los dos teníamos mucho que hacer en aquel momento. Al parecer nunca conseguíamos estar el tiempo suficiente en un mismo país para realmente terminar algo del todo”, explicó Freddie Mercury.

“Michael incluso me llamó para preguntarme si podía terminar [“State of Shock”], pero no podía, porque tenía compromisos con Queen. Mi lugar lo ocupó Mick Jagger. Fue una pena, pero en definitiva una canción es una canción. Mientras la amistad siga ahí…, eso es lo que importa”, registra La biografía definitiva.

Sin embargo, existen otras tres teorías en torno al trabajo inconcluso que nada tienen que ver con la falta de tiempo de los artistas.

Rock with you

La primera se refiere a Bubbles, el chimpancé de Michael Jackson que estaba presente en las sesiones de grabación.

“Freddie se enfadó muchísimo porque Michael hizo que Bubbles se sentara entre los dos y entre grabación y grabación se giraba para preguntarle: ‘No ha sido encantador’. Después de unos cuantos días en ese plan, Freddie explotó porque no pensaba cantar con un mono sentado a su lado cada noche. Llamó a su mánager y le pidió que le sacase de ese ‘zoo’”, explicación que se adjudicó en la prensa al periodista David Wigg, amigo de larga data del hombre de “Love of my life”.

Pero no existe registro directo de Wigg relatando esta historia. Lo más cercano a este episodio, son una serie de entrevistas realizadas por el escritor, de las cuales una que data de 1984 en Munich, menciona al Rey del Pop omitiendo cualquier tipo de altercado.

Wigg: ¿Haz escrito todo tú, sin nadie más?
Mercury: Mmm, bueno no lo he hecho, no he terminado de escribir, es solo que…
W: No, pero ¿estás componiendo?
M: Quiero decir, no. Quiero que otras personas participen cuando sea el momento indicado. Ya he trabajado con Michael Jackson, sabes, hace como seis meses el año pasado. Creamos como tres canciones juntos que no pudimos terminar.
W: ¿En serio?
M: Así que dependiendo de, ya sabes, su agenda y la mía, podríamos reunirnos de nuevo. Tal vez una de ellas podría estar en mi disco solista.

Michael Jackson con su chimpancé Bubbles y su llama Louie.

La explicación que sí cuenta con un registro directo, es la que dio Jim Beach, mánager y abogado de Queen. Según Beach -o “Miami” como lo apodó Mercury- el problema fue causado por una llama de Jackson.

De acuerdo a la entrevista dada en el documental Freddie Mercury: The Great Pretender (2012), el cantante llamó a su abogado desde California: “Miami, querido, ¿puedes pasarte por aquí? Me tienes que sacar de aquí. Estoy grabando con una llama”.

Beach detalló que Michael Jackson dejaba entrar al estudio a su animal andino ‘Louie’ todos los días. “Realmente no estoy acostumbrado a grabar con una llama y ya tuve suficiente, me quiero ir”.

Años después, The Sun publicó una historia muy diferente que omitía la presencia de animales y dejaba a Mercury como mal invitado. Según el periódico británico, las sesiones fueron interrumpidas por Jackson cuando encontró a Mercury inhalando cocaína a través de un billete de 100 dólares.

Michael Jackson y Freddie Mercury. 1983.
Sobre el autor: