Culto
The Last Watch: el lado humano de Game of Thrones

The Last Watch: el lado humano de Game of Thrones

Ayer HBO estrenó el documental que muestra el proceso de producción de la última temporada de Game of Thrones. Lecturas de guión, maquillaje y vestimenta de los personajes, búsqueda de locaciones y, sobre todo, las personas que hicieron posible la serie, son retratados en este filme de dos horas.

Vista en más de 180 países, con una alta audiencia que la convirtió en fenómeno de redes sociales y grabado en diversos puntos de Europa; Game of Thrones es una de las series más exitosas de la última década.

Su ciclo final, aunque criticado, fue uno de los más vistos a nivel mundial y demoró un año en ser realizado. Es este trabajo, llevado a cabo por cientos de personas, el que fue revelado por la cineasta británica Jeanie Finlay en el documental Game of Thrones: The Last Watch. 

Lee también: Final de Game of Thrones: el amor es la muerte del deber

Estrenado el pasado domingo por HBO, el filme comienza con una versión tipo “canción de cuna” de la introducción de Game of Thrones. Desde su primer minuto deja en claro que la dinámica de la película es diferente a la ficción: mostrará el lado humano de la adaptación televisiva.

Si bien la serie fue grabada en España (Dorne), Croacia (King’s Landing) e Islandia (el Norte), lo que se considera “el hogar” de la producción era Belfast, capital de Irlanda del Norte. Es allí donde se concentra el equipo de trabajo y donde se construyeron los grandes set de grabación.

Lectura de guión para la octava temporada. Imagen del documental Game of Thrones: The Last Watch.

La cinta no fue configurada en base a entrevistas a los actores protagónicos -que siempre hablan en televisión y revistas-, ni tampoco a partir de ‘bloopers’ -que son más bien una suerte de ‘fan service’-, sino que toma forma desde conversaciones con los productores, los diseñadores de vestuario, maquillaje, peinado, encargados prótesis y quienes venden comida.

Lee también: Zizek sobre Game of Thrones: “Daenerys como Reina Loca es una fantasía estrictamente masculina”

Los directores -David Nutter y Miguel Sapochnik- y creadores -David Benioff y Dan Weiss- adquieren un rol secundario en la narración que da más relevancia a la señora que atiende el carrito de comida, o la encargada de las pelucas de Daenerys Targaryen.

La desilusión entre muchos fans por el curso y tratamiento que se le dio a Game of Thrones, fue respondida con un documental que se enfoca en el sacrificio y esfuerzo de cientos de personas para concretar los últimos seis episodios.

“Cada episodio de Game of Thrones tiene el nivel de producción de una película, pero debemos trabajar más rápido y con menos dinero”, explica el registro.

King’s Landing, por ejemplo, fue filmado durante siete temporadas en Dubrovnik, pero -lógicamente- destruir aquella ciudad ucraniana no era posibilidad. En siete meses construyeron una réplica reducida para posteriormente destruirla con un fuego voraz (en el episodio que Daenerys quema la capital de los Siete Reinos).

Lee también: Game of Thrones: ocho momentos que marcaron la serie

Otro caso difícil para la producción, fue grabar en Islandia. Los días breves y un periodo de mal tiempo en Gran Bretaña -con bajas temperaturas y nieve- obligaron a posponer ciertos plazos.

Emilia Clark (Daenerys Targaryen) y la postura de peluca.

El Rey de la Noche, aquel ser que no emite palabras y amenaza con destruir todo con su mirada gélida, se convierte en un hombre alegre y amigable fuera de su traje. Vladimír Furdík, actor esloveno, explica que se siente más como un doble que un actor propiamente tal. Pero la cálida recepción de los fanáticos agolpados en Belfast, le sacan una sonrisa que no puede disimular.

Lee también: Game of Thrones: el triunfo de la comunidad

La dosis de cercanía con los espectadores, la dieron historias como la de la encargada de prótesis, quien tuvo que trabajar lejos de su pequeña hija, o la de un ‘extra’ que por cinco años participó en la serie y adquirió tal compromiso, que se manifestó orgulloso de ser del equipo Stark.

Con storyboards detallados, coreografías para las peleas uno a uno, los ensayos previos a la filmación de escenas y una emotiva lectura de libreto -en la que Kit Harington no sabía que debía matar a Daenerys-, The Last Watch da cuenta de trabajo arduo que dio como resultado la temporada final de Game of Thrones.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov