Culto
La polémica de Madonna y la bandera de Palestina en Eurovisión

La polémica de Madonna y la bandera de Palestina en Eurovisión

En su show en la final de Eurovision, que se desarrolló en Israel, los bailarines de la "Reina del pop" llucieron banderas de la nación árabe en sus espaldas. La ministra de cultura del país hebreo señaló que esa decisión fue un "error".

La cantante Madonna se presentó en la gala de la final del Festival Eurovisión que se desarrolló en Tel Aviv, Israel, pese a que se especuló con que no lo haría en solidaridad con Palestina.

Sin embargo algunos de los integrantes del cuerpo de baile que acompañaba a la “chica material”, lucieron banderas de Israel y Palestina en su espalda. Un detalle que no pasó inadvertido para las autoridades del país del cercano oriente.

Foto: Reuters

La ministra israelí de Cultura, Miri Regev, consideró un “error” el uso de las banderas en el show de la diva.

“Fue un error, no se puede mezclar política con un evento cultural, con todo el respeto que le debo a Madonna”, afirmó Regev ante el consejo de ministros semanal.

La ministra, que no asistió a la final de Eurovisión el sábado por la noche, criticó ante los periodistas al organismo de radiodifusión israelí, Kan, que según ella falló en su misión al dejar que se vieran en pantalla las banderas palestinas.

La estrella del pop resistió a los llamados al boicot que le lanzaron activistas propalestinos, que denunciaban una acto cultural cuyo objetivo, según ellos, era ocultar la realidad del conflicto entre israelíes y palestinos.

Fotografía: Reuters

“Nunca debemos subestimar el poder de la música para unir a la gente”, dijo Madonna antes de su actuación a los presentadores, que le habían preguntado sobre el mensaje que deseaba dar en Eurovisión.

Se desconoce si Madonna sabía que algunos de sus bailarines saldrían después a escena con banderas israelíes y palestinas.

Además, durante el anuncio de los resultados, los miembros del grupo islandés Hatari, conocido por su oposición a la ocupación israelí de los Territorios Palestinos, desplegaron banderas palestinas, lo que provocó abucheos entre el público.

El holandés Duncan Laurence fue el ganador del 64º Festival de Eurovisión con la balada “Arcade”, proporcionando a su país una primera victoria en 44 años.

Sobre el autor: