Culto
Recordando las visitas de Ronnie James Dio a Chile

Recordando las visitas de Ronnie James Dio a Chile

La leyenda del rock y el metal estuvo en cuatro ocasiones en nuestro país, siendo la última de ellas con sus excompañeros en Black Sabbath bajo el nombre de Heaven & Hell.

Dueño de una de las voces más emblemáticas del heavy metal y de gran energía en el escenario, Ronnie James Dio ha sido uno de los músicos más influyentes en la historia del rock más duro.

Sus inicios en la música comenzaron con Elf, aunque no fue hasta su llegada a Rainbow en 1975 cuando comenzó su despegue. De ahí, un salto mayor: reemplazar a Ozzy Osbourne en Black Sabbath, banda con la que grabó tres álbumes de estudio. Tras ello, jugó sus cartas en solitario, bajo el nombre de Dio a secas, para luego pasar en 2006 a unirse a Heaven & Hell, grupo que lo reunió con integrantes y exmiembros de Black Sabbath, como Tony Iommi y Geezer Butler, publicando en 2009 su único disco de estudio.

“Yo no me considero una leyenda, solo soy un cantante que ha tenido la suerte de tocar con gente muy talentosa”, dijo en 1997 en entrevista con Alfredo Lewin emitida por MTV, complementando que “siempre existirán buenos cantantes y espero que yo pueda inspirar a otros a cantar mejor”, mientras alababa a Deep Purple, Led Zeppelin y Bruce Dickinson.

Más de 35 años de carrera, con álbumes y más de mil shows en el cuerpo, que vieron su detención un 16 de mayo de 2010, día en que Ronald James Padavona (su nombre real) falleció a sus 67 años tras un cáncer al estómago que venía arrastrando.

Su partida llegó incluso a las figuras mediáticas chilenas. Durante esos días el periodista Rafael Cavada declaró a La Cuarta que “los dioses se llevaron a la mejor voz que había, una voz que el mismísimo demonio envidiaría”.

Sin embargo, la música y su presencia no se han ido. Actualmente está programada una gira por Estados Unidos, la cual llevará a la vida a Dio mediante hologramas creados por la empresa Eyellusion, algo que ya generó reticencia en músicos que lo acompañaron durante su carrera, como es el caso de Doug Aldrich. “Creo que Ronnie estaría enojado. Pienso que él diría ‘vamos, déjenme descansar en paz’. Ronnie era un tipo sencillo, sin lujos”, afirmó el multiinstrumentista en declaraciones que recogió el portal Loudwire en agosto del año pasado.

Eso sí, como dijimos anteriormente, quien popularizó el gesto al levantar los dedos índice y meñique, destacó por su puesta en escena. Por ello, hoy en Culto, a 9 años de su partida, recordamos las visitas del mítico cantante a Chile, en donde se presentó en cuatro ocasiones.

Velódromo del Estadio Nacional, noviembre de 1997

Era un día viernes, caía la noche y en un punto de Santiago se realizaba el Heavy Rock & Pop 1997, evento tuvo el privilegio de servir de debut para Ronnie James Dio en nuestro país.

Aquella presentación comenzó con “Stand up and shout”, canción que también abre su álbum debut Holy Diver (1983). Ese momento fue registrado por el extinto canal Rock & Pop, aunque al final del clip ellos mismos aseguran que solo fueron autorizados “para grabar y emitir solo un tema del grupo”.

El repertorio fue reducido, contando solo con 10 canciones más un solo de batería en medio del espectáculo. “Tratamos de hacer lo posible por contentar al público. Mañana solo podemos tocar por una hora. Eso dificulta las cosas. Por mí, estaría tocando toda la vida”, había anticipado Dio a Alfredo Lewin.

En aquella jornada también se presentaron Bruce Dickinson, Scorpions y The Jason Bonham Band.

Estadio Víctor Jara, agosto de 2004

Siete años después Dio vino por su revancha. Y parecía que nada lo detendría. “Sólo un resfrío me podría alejar de lo que hago. Al resto, al exceso de trabajo, estoy acostumbrado”, confesaba días antes de su show a La Tercera.

En aquella ocasión aprovechó de repasar a antiguos compañeros de banda. “No hablo con ellos. Desde que dejé de tocar con Sabbath (incluyendo una segunda reunión en 1992 prensada en Dehumanizer), no supe más. Se olvidaron de mí. Pero está bien. Me invitaron a participar, hicimos los discos más exitosos en la carrera del grupo y ya está. No tengo por qué ser amigo de ellos”, contaba al periodista Mauricio Jürgensen.

A diferencia del debut, ahora él manejaba sus tiempos, lo que se vio reflejado en el repertorio: 17 canciones, las que incluyeron temas de Rainbow y Black Sabbath.

Estadio Víctor Jara, julio de 2006

Dos años después el legendario cantante se repitió el plato. Mismo lugar, repertorio con cantidad similar, aunque algo distinto. Redujo la cantidad de canciones de Black Sabbath y Rainbow en relación al concierto de 2004 (de 4 por banda pasó a 3) y el show tuvo espacio para solos de guitarra con teclado, por parte de Doug Aldrich y Scott Warren, como también de batería, por Simon Wright (quien también tocó con AC/DC).

Con Heaven & Hell, Movistar Arena, mayo de 2009

La última visita del cantante fue particular, ya que no vino en solitario. Heaven & Hell se formó en el 2006, reuniendo al vocalista con sus antiguos compañeros de Black Sabbath (nombre que no podían utilizar sin Ozzy en la formación, según acordaron).

Cabe destacar que la entrada más costosa para ver tanto a Dio como a Tony Iommi, Vinny Appice y Geezer Butler costaba $30 mil, valor que dista considerablemente respecto de los tickets para recitales actualmente en Chile.

Pese a haber lanzado un disco, aquel recital estuvo cargado a los temas de Black Sabbath, cerrando con “Neon Knights”, canción que abre el álbum Heaven & Hell (1980) de la banda inglesa. Eso sí, a diferencia de sus presentaciones en solitario, ese día solo tocó 13 canciones, aunque en estricto rigor fueron 12 y fracción, ya que los músicos ejecutaron el inicio de “Country girl” para luego dar paso al tema final.

De acuerdo a La Cuarta, ese día hubo cerca de 6 mil asistentes en el Movistar Arena, quienes, en una hora y media de espectáculo, tuvieron la fortuna de presenciar una de las últimas performances de la leyenda del rock y el metal.

Sobre el autor: