Culto
Charly García haciendo “Yendo de la cama al living” en Badía y compañía

Charly García haciendo “Yendo de la cama al living” en Badía y compañía

Antes de encerrarse a grabar Piano bar en 1984, el músico se presentó en vivo en la televisión argentina junto a Fito Páez y los integrantes de GIT. Lo siguiente es un momento de culto en la carrera de Charly.

Charly García llegó acompañado de su banda al programa Badía y compañía del Canal 13 argentino, espacio acostumbrado a llevar un número musical completamente en vivo y en directo en su bloque final.

Lee también: Yendo de la cama al living: el despegue de Charly García en solitario

A eso de las 19:10 del sábado 8 de junio de 1984, según registra con precisión el periodista y escritor Roque di Pietro en Esta noche toca Charly (Gourmet musical, 2017), el músico apareció sobre un CP 70 con el logo del bigote tapando la marca Yamaha y el sintetizador Roland con la “o” intervenida con una bandera argentina.

El breve show comenzó con “Chicas muertas” sin la participación —entonces habitual— de sus bronces Daniel Melingo y El Gonzo, ni las segundas voces de Fabiana Cantilo. Por el contrario, su sonido comenzaba a mutar orientado hacia lo que será Piano bar —aún sin publicar—, con una mayor presencia de la guitarra de Pablo Guyot y los teclados de Fito Páez.

Lee también: Algunas voces de los 80: los años del rock latino en el Festival de Viña

El plano panorámico del estudio de TV —que se aprecia amplio y colmado— pasa a un paneo de la primera sección de la platea. Allí se ven el músico Nito Mestre —otrora mitad de Sui Generis—, la artista plástica Renata Schussheim y los periodistas Pepe Eliaschev y Silvia Fernández, además de la madre de García, Carmen Moreno, en primera fila, y su hermana Josi entre el público.

Fito Páez, Charly García y los músicos de GIT.

De vuelta al escenario, “Charly tiene un look singular: talco en el pelo (estilo canoso), ropa de fajina, una bufanda, Ray Ban negros, una zapatilla blanca y otra negra”, describe Roque di Pietro en Esta noche toca Charly.

Los títulos de Gourmet Musical están disponibles en librerías TXT (Huérfanos) y Qué Leo (Providencia).

Cuando suenan los dos acordes de “Yendo de la cama al living”, Charly cruza todo el plató para abrazar a Fito y presentarlo desde allí. “Desde Rosario, Fito Páez”, dice, y le toca los pelos largos exhibiendo algo en extinción. Entonces el público canta “Y dale Fito” y Charly se ríe.

Lee también: Charly en Viña: inofensivo e incomprendido

“No sabemos en verdad cómo le caían en ese momento este tipo de manifestaciones del público hacia un músico de su banda”, reza un apartado de Esta noche toca Charly dedicado a la presentación.

Fito Páez en la época del despegue en solitario, 1984, de la mano de su disco Del 63.

Debido al carisma del rosarino se dice que lo hizo tocar de espaldas en los shows de Clics modernos.

Lee también: Mira el capítulo completo de Charly García en la docuserie BIOS de NatGeo

Los periodistas Daniel Riera y Fernando Sánchez tienen otra versión de lo ocurrido esa tarde de invierno en Buenos Aires. En dos sendos artículos, publicados por Rolling Stone en 2001 bajo el título “Charly García recuerda”, explican en voz de Charly:

Fito tenía un sintetizador modular, de esos que parecían una central de teléfonos, y me encantaba que se vieran los enchufes.

De vuelta al plató una suerte de travelling muestra el set de teclados de Páez, “bastante más reducido que el que usó en los anteriores conciertos en Luna Park”, examina di Pietro. Fundamentalmente dos Moog: el Mini modular (que luego veremos que tiene un sticker con la cara de Lennon) y el Opus 3.

Antes de que el grupo viaje a España para continuar la promoción de Clics modernos, “Charly lleva el pelo gris y la ropa de fajina, estamos ante el look más chaplinesco que García exhibió alguna vez en toda su carrera”, dice di Pietro.

Charly García en Badía y Compañía de Canal 13.

La interpretación es soberbia. “Yendo de la cama al living”, el tema que abre el primer disco del músico, gana mucho con la ausencia de los saxos.

Hay una intervención muy buena de Charly en el Yamaha antes del break y también estrena versos: “O puedes ser como Maradona y no ser una buena persona”, dice, mientras en el interludio se levanta del piano y va corriendo hasta la platea a saludar a Mestre.

Lee también: Charly, Aznar y el Gramercy Park: no es solo una canción de hotel

La parte que en el disco es tarareada (“Y te digo…”), aquí lo toca en sintetizador mientras sigue el pulso inalterable de la base rítmica a cargo del bajista Alfredo Toth y el baterista Willy Iturri.

Grabado en agosto de 1982 en los estudios ION de Buenos Aires, cuando ya había finalizado la Guerra de Malvinas contra Reino Unido, Yendo de la cama al living fue el primer disco en solitario de Charly García, abriendo una trilogía imbatible de su discografía sucedida por los álbumes Clics modernos y Piano bar.

Lee también: Libros de culto: las mejores biografías y memorias de músicos

Allí el músico grabó no solo las voces y los sintetizadores Mini Moog y Moog Opus 3 o el piano electroacústico, sino que además la guitarra eléctrica, el bajo y una batería programable.

Foto: Alejandro Kuropatwa.
Sobre el autor:

Alejandro Jofré |
Editor de Culto. En Twitter es @rebobinars