Culto
El accidente que determinó el particular estilo de Django Reinhardt en la guitarra

El accidente que determinó el particular estilo de Django Reinhardt en la guitarra

El legendario músico, fallecido el 16 de mayo de 1953, se las ingenió para poder digitar de nuevo en el diapasón, esfuerzo que le valió trascender al gyspy jazz e influir a históricos del instrumento como Tony Iommi y Panchito Cabrera, este último denominado el "Reinhardt chileno".

La historia parte hace más de cien años. Precisamente un 23 de enero de 1910 nacía en Bélgica Jean Reinhardt, quien artísticamente es conocido como Django Reinhardt, mítico guitarrista de inicios del siglo pasado.

A temprana edad comenzó a aventurarse en el mundo musical, tocando un violín y luego banjo que le regaló su padre, a los que sumaría en su adolescencia la guitarra. Todo parecía desarrollarse normalmente para el belga. Eso hasta sus 18 años. En medio de un incendio, Reinhardt logró escapar con su esposa, pero parte del cuerpo del músico resultó con serias quemaduras, incluyendo su mano izquierda, perdiendo la movilidad de paso en sus dedos anular y meñique.

En esa situación, el músico en vez de frustrarse usó su limitación para superarse, rechazando de paso la sugerencia de amputación que le hicieron los médicos tratantes.

Así, tras una rehabilitación de más de un año y con la ayuda de su hermano, consiguió una guitarra y enfocó su dominio del instrumento usando solo los dedos índice y del medio para digitar las cuerdas. Viajó por Francia, donde comenzó a codearse con distintos músicos. Ahí es donde otro elemento cambió su vida: le presentaron el jazz estadounidense.

Ahí es donde sus orígenes gitanos, su particular estilo guitarrístico -que lleva por nombre “manouche” y la nueva música que apareció en su camino confluyeron para ser el comandante del gypsy jazz.

“Django Reinhardt estableció la forma de tocar la guitarra manouche, que es la gutiarra gitana, que tiene que ver con un uñeteo que es bien complejo. Estilísticamente el sonido es como con unas guitarras que son acústicas pero distintas a las gringas, son guitarras con una caja de tamaño medio, sin mucho bajo, más chillonas, y tienen el hoyo acústico alargado, no redondo”, detalla el guitarrista chileno de jazz Jorge Díaz a Culto, quien destaca a su vez que el sonido de Reinhardt se puede percibir en bandas como La mano ajena.

Así, ya con un rumbo más claro, Reinhardt formó un quinteto con el cual tocó en distintos puntos de Europa y Estados Unidos.

Tras unos últimos años de carrera algo extraños, marcados por la posguerra, el guitarrista falleció un 16 de mayo de 1953 a los 43 años debido a una hemorragia cerebral.

Influidos por Django Reinhardt

Uno de los que tomó el legado de Reinhardt es Panchito Cabrera, guitarrista chileno que en junio del próximo año cumplirá nueve décadas de vida. En sus inicios en el Conservatorio de Antofagasta escuchó al europeo, lo que le cambió el paradigma musical, abandonando los estudios convencionales. Tras ello se codeó con gran parte de la música popular chilena, en distintas generaciones. Una de sus últimas colaboraciones a lo grande fue junto a Ángel Parra Trío y Valentín trujillo en la década pasada.

En el último tiempo Cabrera ha recibido distintos homenajes, destacando el Premio Nacional de Música Presidente de la República en 2014, en la categoría de música popular.

Al año siguiente, en Diario Concepción, el instrumentista declaró que “si me preguntas de mis planes o proyecciones, te diría que en este momento estoy más para descansar, me estoy cabreando (sic) después de tantos años trabajando en la música, que es una actividad sumamente demandante”.

Panchito Cabrera, el “Django Reinhardt chileno”, recibiendo el premio de manos de la expresidenta Michelle Bachelet. Imagen: Pedro Cerda / AgenciaUno.

Otro que también tiene al belga como punto de inflexión en su vida es Tony Iommi. Conocido por ser el guitarrista de Black Sabbath, Iommi tuvo un accidente en una fábrica de metales a los 17 años, en el que perdió parte de sus dedos anular y del medio.

Un amigo suyo le sugirió escuchar a Reinhardt, pero se rehusó tomándolo como un mal chiste, aunque las insistencias del primero lo llevaron a darle una vuelta a los temas. Y sí, aquellas canciones le gustaron, pero más se sorprendió al conocer del accidente que tuvo el emblema del gypsy jazz. “Esta revelación me sorprendió por completo y repentinamente volvió la inspiración para empezar a tocar de nuevo”, confesó Iommi a Guitar World Online, quien, tras el empujón que “recibió” de Reinhardt, comandó una de las bandas más icónicas e trascendentes del siglo XX.

Tony Iommi es otro de los que destaca a Django Reinhardt. La foto corresponde al show de Black Sabbath en Chile en 2013. Imagen: Francisco Longa/AgenciaUno.
Sobre el autor: