Culto
El Teatro Nacional Chileno no tendrá producciones propias en 2019

El Teatro Nacional Chileno no tendrá producciones propias en 2019

Después de la nueva temporada de La iguana de Alessandra, que terminó el fin de semana y que se estrenó en 2018, la sala de la Universidad de Chile no ofrecerá obras de factura propia durante este año. Su programación la integran estrenos de la compañía La Laura Palmer y el director Jesús Urqueta, y reposiciones de montajes como Chaika y Oleanna.

Con un total de 35 mil espectadores en 2018, y en su segundo año bajo la dirección del dramaturgo Ramón Griffero (64), el Teatro Nacional Chileno está en un punto de inflexión. Fundado en 1941 por estudiantes de la Universidad de Chile, “en este momento el teatro está en ese camino de ser un centro de difusión, un centro de creación, o quizá ambos”, dice Griffero.

El año pasado la programación de la Sala Antonio Varas incluyó tres producciones propias, El presidente, El tribunal del honor y La iguana de Alessandra, que acaba de cerrar su nueva temporada. Sin embargo, la oferta de 2019 no considera ningún montaje de factura propia: estará enfocada en la difusión del trabajo de otras compañías que presentarán reposiciones y estrenos.

“Hubo un plan de revitalización del teatro que inicié y que implicó mucha inversión en infraestructura, cambiar todos los equipos, hacer marquesina, acomodar los camarines y todo lo demás y se decidió más bien usar esos ingresos en la remodelación necesaria del teatro”, señala Griffero.

De este modo, en lugar de ofrecer obras producidas al interior de la compañía universitaria, la sala funcionará más bien como un espacio para que grupos exhiban su trabajo, tal como ocurrió en 2017, cuando Griffero asumió la dirección.

“Aportar con la sala del Teatro Nacional Chileno con toda su infraestructura, sus técnicos y su plan Un Teatro para Todos, para que las compañías chilenas de teatro contemporáneo puedan hacer uso de este centro de extensión y nosotros también llegar a difundir más nuestra dramaturgia contemporánea”, es la intención de la línea programática de este año, dice Griffero.

La programación de los próximos meses abarca 10 montajes. El primero es Chaika (22 al 25 de mayo), la obra de Tita Iacobelli y Natacha Belova sobre una vieja actriz que interpreta La Gaviota de Anton Chéjov. El pieza fue elegida como la mejor obra del 2018 por el Círculo de Críticos de Arte. Le sigue Plan Vivienda 2015-2045, dirigida por Bosco Cayo. La obra sobre los pobladores afectados por el aluvión ocurrido en Chañaral en 2015 tendrá funciones del 29 de mayo al 1 de junio.

En junio es el turno de Desmontaje de los Pereira (5 al 15), dirigida por Pablo Green, que narra la historia de un joven candidato a alcalde presionado por la prensa para dar a conocer a su disfuncional familia. Luego, entre el 19 y el 29, se presentará Prefiero que me coman los perros, la obra de Carla Zúñiga y dirigida por Jesús Urqueta, sobre el precario y negligente sistema laboral al que se enfrentan los trabajadores. En tanto, Oleanna, dirigida por Rodrigo Bazáes, y que aborda un acoso sexual entre estudiante y profesor, cerrará en julio un primer semestre dedicado a las reposiciones.

Si de estrenos se trata, la compañía La Laura Palmer estará encargada de uno de ellos entre el 7 y el 24 de agosto. Animales invisibles pondrá en escena a los trabajadores del teatro para contar desde su propia experiencia, la historia del lugar. “Van a ser los técnicos y tramoyas del teatro los que van a contar la historia de este teatro”, señala Griffero.

En el mes de septiembre, Maleza (25 al 28) y Tarde de Verano (28 agosto al 15 de septiembre) son los dos montajes que ocuparán la cartelera. El primero, a cargo de la actriz Muriel Miranda y el diseñador Hugo Covarrubias, mezcla la actuación y muñecos animados en stop motion para contar la historia de una joven que vive encerrada en una casa en Chiloé. Por su parte, Tarde de verano, de Ana Corvalán, fue ganadora de la Muestra de Dramaturgia 2017.

Los hermanos Visnu y Gopal Ibarra llegarán con los Coros Ciudadanos para presentar tres espectáculos musicales: Víctor sin Víctor Jara, La Carta y Pateando piedras. Se presentarán entre el 2 y el 19 de octubre. Mientras que en noviembre, Jesús Urqueta estrenará Junto al lago negro (30 octubre al 23 de noviembre), una obra aún en desarrollo que tendrá a Nona Fernández, Montserrat Estévez, Cristián Keim y Nicolás Zárate en el elenco.

Sobre el autor: