Culto
Led Zeppelin, la escalera al cielo y el satanismo

Led Zeppelin, la escalera al cielo y el satanismo

Se sospechaba que los hombres de "Whole lotta love" hicieron un pacto con el Diablo, pero solo tenían fascinación por el ocultismo. Y su canción más famosa fue acusada de transmitir mensajes herejes, cuando en realidad hablaba de la primavera.

Cuenta la leyenda que quien espere la medianoche bajo una higuera el 23 de junio (noche de San Juan), podrá aprender a tocar guitarra con el Diablo como profesor.

Lee también: Robert Plant y la posibilidad de reunir a Led Zeppelin

Otra historia difundida universalmente que vincula a Lucifer con el instrumento musical, tiene como protagonista a una de las bandas más influyentes del rock.

Una combinación entre mito y realidad, plantea que el origen del disco Led Zeppelin IV -llamado así extraoficialmente- tiene símbolos paganos, un pacto con el diablo y adoraciones al Señor del Inframundo si se escucha “Stairway to heaven” al revés.

Portada de Led Zeppelin IV, diseñada por Barrington Colby.

Invocaciones a Satanás

Algunas de las historias más difundidas sobre la banda, plantea que hicieron un pacto con el Diablo para alcanzar dinero y fama. Otros dicen que solo fue Jimmy Page -un entusiasta de las Artes Oscuras- quien llegó a tal acuerdo con el Señor de las Tinieblas, el mismo que supuestamente le enseñó a tocar guitarra. Algo de cierto hay en ello.

Lee también: Jimmy Page cuenta la psicodélica historia de su guitarra en un corto animado

Page tenía fascinación por el ocultismo, estudio que tenía como principal referente a un filósofo británico de principios del siglo XX: Aleister Crowley.

Además de la música, Jimmy Page dedicaba tiempo a una librería de segunda mano llamada Equinox, ubicada en 4 Holland, en el barrio londinense Kensington. Actualmente aquel lugar es ocupado por una pequeña clínica dental, pero solía albergar textos raros que hablaban de paganismo, ocultismo y magia negra.

Lee también: “Dazed and Confused”: entre el plagio y la creación

Fue en Equinox donde publicó una edición de The Goetia (1904) de Aleister Crowley, además de visitar como una suerte de peregrinación diversos lugares en los que vivió Crowley. La mansión Boleskine en Escocia -propiedad que compró- y la Abadía de Thelema en Sicilia, Italia, son ejemplos de ello.

Jimmy Page frente a la Mansión Boleskine, conocida por ‘maldiciones’ como incendios inexplicables, orgías y sucesos paranormales.

Símbolos Paganos

Luego de publicar Led Zeppelin III, la banda no obtuvo el éxito esperado. La crítica fue indiferente y el público fue poco receptivo a pesar de comenzar con la popular “Inmigrant song” y contener la elogiada “Tangerine”.

Lee también: Cinco datos de Jimmy Page que no conocías

La banda británica no estaba feliz y la solución que decidieron seguir fue el “suicidio musical”.

Los de “Good times, bad times” optaron por publicar su siguiente álbum sin su nombre en el disco ni imágenes que aludieran directamente a ellos. Querían que el público y la crítica juzgara meramente por las canciones y no sus autores. No querían ser comparados con sus trabajos anteriores.

Lee también: Led Zeppelin, una groupie y la polémica historia del tiburón

Se enfrentaron a su disquera -Atlantic- que se opuso a tal actuar, pero los de Led Zeppelin fueron firmes, no entregarían las grabaciones si no se cumplían sus condiciones.

Led Zeppelin IV fue publicado en noviembre de 1971 con unos extraños símbolos a modo de firma.

Según registra el libro Paul está muerto y otras leyendas urbanas del rock (2014) de Héctor y David Sánchez, el vocalista Robert Plant dijo en más de una entrevista que el origen de aquellas figuras está en el libro The book of signs (1941) de Rudolph Koch. Pero esa explicación aplica solo para dos de los cuatro símbolos.

Lee también: La influencia de Tolkien en la música de Led Zeppelin

De acuerdo al libro de Koch, el significado de los tres círculos entrelazados -el tercero de izquierda a derecha- es el siguiente:

“Este es un símbolo antiguo para la trinidad. Cada círculo tiene su propio centro y por tanto está completo por sí mismo. Al mismo tiempo, tiene una gran sección en común con cada uno de los círculos, aunque solo el escudo central pequeño está cubierto por los tres. En este escudo poseen un nuevo punto central, el corazón real de la figura”.

Lee también: Cinco datos sobre John Paul Jones, el bajista de Led Zeppelin

Este pertenece a John Bonham, el baterista de la banda, quien también lo asociaba a la cerveza Ballantine, y a la marca que dejan los vasos al posarlos en una superficie.

El segundo signo -original de la tradición celta- fue escogido por John Paul Jones, bajista de la banda. Su definición según el libro que los inspiró dice: “Símbolo usado para exorcizar espíritus del mal. En el caso de este, así como el pentagrama y octograma, hay que destacar que requiere cierta destreza, ya que una persona torpe no podría dibujarlo”.

Lee también: John Bonham: el músico diferente de Led Zeppelin

El cuarto ícono -una pluma encerrada en un círculo- fue un arranque de creatividad de Robert Plant. “Mi símbolo procede de la antigua civilización Mu, que existió hace unos quince mil años como parte de un continente perdido en alguna parte del océano Pacífico, entre China y México”, explica el libro Paul está muerto.

“La pluma es un símbolo sobre el que se ha basado todo tipo de filosofías y que tiene un origen muy interesante. Por ejemplo, para muchas tribus de indios americanos, representa valentía”.

El misterio de Zoso

El símbolo escogido por Jimmy Page merece una explicación apartada de los otros tres. Aquel dibujo de toque arábicos que pareciera decir “Zoso”, tiene un origen incierto, que ni Page ni ningún miembro de la banda ha confirmado.

Lee también: Ser una roca y rodar

La literatura ha dado algunas pistas a los más estudiosos que -con mucho tiempo y dedicación- dieron con los rebuscados libros que contenían la respuesta.

La primera aparición -más difundida como tal- es el libro De rerum varietate que data de 1557 y fue escrito por el hermetista y matemático J. Cardan o Gerolamo Cardano.

En el capítulo 91 (XCI) llamado “Ars magica Artefii et Mihinii” se detalla el simbolismo asignado a cada planeta, mismo trabajo recopilado en El diccionario de ocultismo, hermetismo y signos alquimistas (1981) de Fred Gettings, en la sección “Símbolos planetarios”.

Lee también: El heavy metal se hace adulto y cumple 50 años

Se detalla que el -mal denominado- símbolo “Zoso” representa a Saturno, planeta regente de Capricornio. A Jimmy Page, nacido el 9 de enero de 1944, le corresponde este signo zodiacal.

En el extremo inferior derecho se puede ver “Zoso” asociado a Saturno.

Otro texto que se refiere al signo, es Grimoires et Rituels Magiques (1972) del francés Francois Ribadeau Dumas. En el libro se detalla: “Saturno manda sobre las vidas de la humanidad, extendiendo o exterminándola, y haciendo la vida feliz o dolorosa”.

Dumas a su vez cita el libro El Dragón Rojo (1850) y su capítulo 10 denominado “Los secretos del científico Artephius”. Artefius era un alquimista andalusí de principios del siglos XII al que se le atribuye la autoría de textos clásicos en la tradición alquímica.

Otro libro que -posiblemente inspiró a Jimmy Page- es Le Triple Vocabulaire Infernal de Manuel du Demonomane publicado en  1844.

Descender por la escalera al cielo

“Stairway to heaven” es una de las canciones más reconocidas de Led Zeppelin, la cual destaca no solo por su anormal extensión de 8 minutos, también por su solo de guitarra. Sin embargo, no le faltaron detractores.

Lee también: Las mejores canciones de Led Zeppelin según Rolling Stone

Si bien para Robert Plant significa “el comienzo de la primavera”, para una masa religiosa anti-rock, era una oda al Diablo.

En 1982, el Padre Gary Greenwald -ministro baptista- escuchó la canción al revés -sin justificación o motivo lógico- y concluyó que los versos que se oían de aquella modalidad de reproducción eran:

Oh, aquí está mi dulce Satán
el único cuyo pequeño camino me entristecería
cuyo poder es Satán
Dará el 666 a aquellos con él.

Para peor, en abril de aquel año la Asamblea del Estado de California determinó que sí habían mensajes subliminares de contenido demoníaco, a lo que la compañía discográfica respondió: “Nuestros discos solo giran en una dirección: hacia delante”.

Robert Plant expresó estar triste por la interpretación de las personas porque “Stairway to heaven” había sido creada para ser una gran canción:

Lee también: En la era del reciclaje

“Esa no es mi idea de hacer música. Hay mucha gente ganando dinero con esto, y si es así como necesitan hacerlo, entonces que lo hagan sin mis letras”, registra Paul está muerto y otras leyendas urbanas del rock. 

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov