Culto
La batalla legal de Ases Falsos: fueron demandados por una foto

La batalla legal de Ases Falsos: fueron demandados por una foto

La banda liderada por Cristóbal Briceño enfrenta a la justicia por una insólita razón. Una foto sacada de Internet y su anónimo protagonista claman una millonaria compensación económica.

Hace tres años, Ases Falsos celebraba el lanzamiento de su tercer larga duración. El hombre puede (2016), que incluía canciones como “Gehena”, “Mucho más mío” y “Más se fortalece”, consolidó el trabajo del grupo en la escena nacional aunque el ciclo de aquel disco aún tenía una nueva historia que contar.

Diego Barrenechea, artista plástico y ceramista, era protagonista de un hecho que trascendería la música del álbum. Una imagen infantil suya fue ocupada por la banda en el diseño interior del disco, ubicándose como elemento central del impreso en CD.

Lee también: Ases Falsos entra en receso: “No tenemos la madera de superestrella”

Así inició una larga polémica silenciosa entre el niño de la foto y el vocalista Cristóbal Briceño, que terminó con este último procesado por derechos de autor en tribunales.

El hecho, que había sido mantenido en reserva por ambas partes, se destapó la tarde del miércoles, casi una semana después de la audiencia en la que Barrenechea enfrentó en persona a Briceño, por primera vez, luego de casi dos años de comunicación informal por Internet.

En diciembre de 2016, tras enterarse de la utilización de su fotografía por parte de la banda, el artista decidió comenzar los trámites para registrarla ante el Departamento de Derechos Intelectuales de la DIBAM (cedida por el autor original, su tío Pedro Villarroel) y estampar la denuncia ante la Policía de Investigaciones para que investigasen el hecho. Eso, hasta la audiencia del 3 de mayo pasado.

La demanda de Barrenechea

En un comunicado publicado por el demandante, su abogada Lusitania Villablanca explica que el afectado busca una compensación económica de $5 millones que incluye el pago de derechos sobre la obra, el reconocimiento correspondiente a su figura y la indemnización de “carácter punitivo” para reparar el daño moral, material y el “total menosprecio” a la dignidad de Barrenechea.

La abogada dice que la banda “no condice ni con los gustos musicales y menos con los valores” de su demandado debido a su estilo “pendenciero, provocador y soez”.

“Briceño está convencido de que él no hizo nada y que el malo soy yo. Se hace la víctima y piensa que yo me quiero aprovechar. Sólo quería una compensación razonable que me fue negada con burlas. Quiero que se defina una cifra”, dice el demandante en conversación con Culto.

“Llegar a la mitad de esos cinco millones me parece razonable”, añade.

El caso también involucra a Leonardo Osorio, mánager de Ases Falsos, quien es acusado por el artista visual de contestar siempre con evasivas y decirle que “pasó la vieja” respecto a su petición, luego que Barrenechea solicitara una compensación económica de la banda para adquirir un horno de cerámica bajo la premisa de “solidaridad entre artistas”.

Osorio se defiende y alega que jamás manifestó aquel “menosprecio” aludido por el demandante. No descarta tomar acciones legales por extorsión, acoso y difamación en contra de Barrenechea.

Lee también: Ases Falsos: letra versus música

Villablanca anuncia que pretenden continuar el juicio contra Briceño e intentarán procesar en calidad de autores (o al menos, en calidad de cómplices) al resto de los integrantes del quintento porque ninguno ha mostrado “disposición de reconocer la dignidad de Diego”.

La idea del caso, explica la abogada, es que Ases Falsos “tome consciencia de la gravedad de su conducta” y que una eventual condena “les impida solicitar fondos públicos destinados a artistas y en cualquier otra instancia en que se solicite un certificado de antecedentes penales”. Luego de la última audiencia, la Fiscalía solicitó tres meses para investigar el caso.

“Quiero saber qué más pueden decir al respecto, cualquier cosa puede ser usada en su contra. Estoy aguantando las funas virtuales hacia mi persona por parte de su fanaticada. Parece que a ellos les conviene porque tienen una seguidilla de sucesos que les dan una suerte de ‘mala fama’ que por lo visto les encanta”, nos confiesa aludiendo al título del último álbum del grupo.

Fotografía: Carlos Müller.

La banda pide a sus fanáticos devolver los discos

Luego de que Barrenechea hiciera público el hecho, el grupo decidió comunicarse con sus fanáticos y contar su propia versión.

Cristóbal Briceño explica que efectivamente su demandante se contactó con la banda. Lo que en un principio fue “una agradable sorpresa” por encontrar al protagonista de la fotografía, derivó en una conversación con “intenciones monetarias” con el objetivo de construir un horno. El cantante explica que le ofreció entradas y discos en compensación pero que “entregarle tanta plata me parecía exagerado. No creo que su aporte para la obra diera para tanto”.

Lee también: Cristóbal Briceño: “La opinión pública es floja, no le interesa conversar, quiere verdades cómodas”

Tras esa primera respuesta, cuenta, las pretensiones económicas fueron aumentando y derivó el tema al manager del conjunto. “La cosa siguió escalando hasta que, cuento corto, nos demandó”.

Briceño fue formalizado y se presentó a la audiencia para conocer la nueva solicitud: $5 millones de pesos que terminaron siendo mucho más de lo que costó grabar, mezclar y masterizar el disco entero. “Yo pensé que era una foto muy vieja y me equivoqué”.

“Puede que no hagamos todo al pie de la ley, pero no actuamos de mala fe. Todo el material que usamos para el diseño de los discos está seleccionado con el espíritu de honrar y dignificar”, escribió.

Ases Falsos aclaró a Culto que, como banda, “jamás hemos pedido fondos públicos ni ganado un Fondart para la realización ni grabación de nuestros discos”.

El grupo solicitó a todo aquel que haya adquirido alguna de las mil copias de El Hombre Puede comunicarse con la banda para proceder a cambiar el disco en donde aparece la imagen de Barrenechea por una nueva versión, esta vez sin la foto en disputa y un par de nuevas canciones adicionales. Los fanáticos pueden escribir a asesfalsos@gmail.com para hacer efectivo el reemplazo.

Sobre el autor:

Raúl Álvarez |
Periodista. En Twitter es @AlvarezMalebran.