Culto
Game of Thrones: los antecedentes de demencia Targaryen

Game of Thrones: los antecedentes de demencia Targaryen

Daenerys está furiosa y no es para menos. Cersei se niega a doblegarse ante la Madre de dragones y la única alternativa que ve posible, para tomar el trono, es atacar con fuego. Dicen que las historias tienden a repetirse, y lo que se anticipa tiene sus orígenes en la locura.

La locura de Aerys

Conocida es la historia del Rey Aerys Targaryen II, más conocido como ‘El Rey loco’. Lo que más se difunde en el boca a boca, es que se desquició y amenazó con quemar todo King’s Landing tras cometer horribles crímenes. Pero no siempre fue así.

Lee también: Game of Thrones: el árbol genealógico de Jon Snow

Aerys II asumió el trono a los 20 años como decimosexto monarca Targaryen. Casado con su hermana Raella, tuvo tres hijos -Raeghar, Viserys y Daenerys- y elegió a Tywin Lannister como mano del Rey. Fueron 10 años de prosperidad para los Siete Reinos.

El acuerdo fue frágil. Poco a poco Aerys comenzó a desconfiar de todos. Sabía que en realidad era el patriarca de los Lannister quien administraba Westeros y él solo era la personalidad encantadora que ocupaba el trono.

Quizás por inseguridad, por una enfermedad hereditaria producto de siglos de incesto, o porque escucha las voces de los cuervos de los tres ojos -según algunas de las locas teorías que circulan por la web-, comenzó a dar pasos en falso.

Lee también: Game of Thrones: la respuesta de Arya y su guiño a la primera temporada

La tensión entre Tywin y Aerys tuvo su inicio cuando el rey se sobrepasó con Joanna -esposa de Tywin- en su noche de bodas. Su esposa -y hermana- Raella Targaryen sacó a Joanna Lannister de la corte, quien se estableció en Casterly Rock para criar a sus hijos.

El segundo golpe llegó cuando Jaime ya era un hombre. Aerys decidió nombrarlo miembro de la Guardia Real, un cargo que lo obliga a olvidarse de matrimonio, los hijos y el derecho a heredar cualquier título o propiedad. Tywin no soportó tal ofensa y renunció a ser Mano del Rey.

Fue cuestión de tiempo para que la administración de Westeros decayera. El Rey, completamente fuera de sí, asignaba personas incapaces en cargos relevantes, desconfiaba de todos, torturó a todos quienes consideró sus enemigos y no dudó en quemar vivos a Rickard y Brandon Stark cuando llegaron a King’s Landing a reclamar por el -supuesto- secuestro de su hermana Lyanna.

Lee también: Game of Thrones: la explicación tras la decisión de Jaime Lannister

Situación que recuerda a la muerte del padre y el hermano de Samwell Tarly, quienes se negaron a jurar lealtad a Daenerys y fueron incinerados por Drogon.

Fueron estos los hechos que detonaron la “Rebelión de Robert” que unió a los Baratheon, Starks y Lannisters. Jaime asesinó al Rey Loco, impidiendo que detonara las grandes cantidades de fuego valyrio que almacenó bajo la ciudad. Raeghar, su hijo mayor y heredero al trono, también fue asesinado.

Rhaella Targaryen huyó junto a su hijo Viserys para dar a luz a Daenerys, parto que terminó en su muerte. Lyanna Stark murió tras dar a luz a Jon Snow (Aegon Targaryen) y hacer jurar a su hermano Ned que guardaría el secreto y lo protegería. Robert Baratheon tomó el trono, se casó con Cersei Lannister y nombró a Ned Stark como guardián del norte.

La dragona debilitada

El pasado episodio de Game of Thrones no dejó a Daenerys Targaryen en una posición favorable. Tras el triunfo ante los caminantes blancos se dio cuenta que no tiene el apoyo y convocatoria del que Jon Snow goza en el norte. Ella es una forastera vista como una mujer con dragones que dice ser la “reina legítima”.

Lee también: Game of Thrones, la última guerra: las cosas que hacemos por amor

Tras saber la verdad respecto al origen de Jon, duda de ella misma porque sabe que él es el verdadero heredero. Le implora que no diga a nadie la verdad porque sabe que al conocerse su linaje, el apoyo que tiene será derivado a quien solía ser bastardo. Sansa se encargaría de posicionar a su medio hermano -más bien, primo- en el trono de hierro, y Dany ya no sabe en quién confiar.

Los Lannister siempre serán traidores para ella, aunque haya elegido a Tyrion como consejero. Sabe que esa astucia e inteligencia que caracteriza a quien eligió como mano, puede llevarlo a abandonar su bando.

Su impulsividad le juega en contra. Negándose a escuchar la intervención de Sansa, viajó con sus soldados y dragones -sin descanso- a Dragonstone para comenzar la guerra por el trono lo antes posible.

Lee también: Game of Thrones: creadores insinúan que los caminante blancos no fueron totalmente vencidos

Sin embargo, el hogar de los Targaryen estaba custodiado por Euron Greyjoy, quien no contento con dar muerte a su dragón Raeghal, tomó prisionera a Missandei. La traductora y -sobre todo- amiga de la reina Targaryen, fue ejecutada a sangre fría frente a sus ojos cuando discutían una posible rendición.

El rostro de furia de la madre de dragones lo dice todo: no habrá piedad y la mesura no parece ser un factor a considerarse.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov