Culto
Above us only sky: el retrato íntimo y desconocido de Lennon en los días de Imagine

Above us only sky: el retrato íntimo y desconocido de Lennon en los días de Imagine

El documental, que acaba de ser estrenado en Netflix, recoge tomas inéditas de la película Imagine y revela las inseguridades del ex Beatle respecto a ese disco. Cuenta además con una serie de testimonios y anecdotario al por mayor.

1970. John Lennon y Yoko Ono ya están instalados en Tittenhurst Park -una mansión gregoriana de 40 hectáreas ubicada en una zona rural en las afueras de Londres-, The Beatles ya no existen y el cantautor se prepara para pulir y articular su última idea/concepto: Imagine. Por la mansión, que la pareja adquirió en 1969 por 145 mil libras, circulan George Harrison, Phil Spector, Alan White, Klaus Voormann y Nicky Hopkins, todos viejos camaradas de Lennon, además de fotógrafos, productores, jardineros, periodistas y secretarias. También el pequeño Julian, que pasa sus días disfrutando de arboledas, pequeñas lomas, un lago artificial y jugando con la fauna del lugar: patos, gansos y burros.

Lennon anda de muy buen ánimo y goza de su pequeño estudio. Se sienta al piano, toma la guitarra, prueba micrófonos y recibe instrucciones de Spector, siempre de traje y lentes oscuros. Yoko toma notas en un cuaderno y se sienta al costado de un piano de cola blanco, ubicado en una sala especial. Harrison luce barba, chaqueta de mezclilla y toma desayuno en la cocina, en una larga mesa que da al estudio que Lennon mandó a construir con instrucciones precisas en cuanto a sonido y tamaño.

Todo esto ya se vio en el filme Imagine, de 1988 y también en el breve documental Gimme Some Truth, del año 2000 y que no es otra cosa que los descartes de la película de fines de los 80. Pese a todo, Above us only sky, el nuevo documental que gira en torno a cómo se construyó Imagine y que fue estrenado el viernes en Netflix, resulta novedoso hasta para los beatlemaniacos más fanáticos.

El documental, de 1 hora y media, posee imágenes realmente inéditas, tanto en el estudio de grabación como en diversas escenas de la vida conyugal de John y Yoko en Tittenhurst. Esto, al punto de que Lennon incluso sale sentado en el baño o dándole instrucciones a Harrison sobre cómo debería sonar “How” y “Oh My Love”. También cuando la pareja se traslada a Nueva York para los toques finales del álbum y se les ve compartiendo junto a May Pang, entonces asistente y luego amante de Lennon. En aquellas imágenes, todo el centro de atención del ex Beatle está puesto en Yoko, mientras Pang realiza una llamada telefónica tras otra para ajustar la frenética agenda del matrimonio.

Pero la mayor novedad del nuevo documental lennoniano de Netflix, dirigido por Michael Epstein, tiene que ver con las inseguridades que el propio compositor tenía respecto de Imagine. Ray Connolly, periodista británico y amigo de John, cuenta que un día llegó a Tittenhurst Park y que Lennon le pidió su opinión sobre el disco, aún inédito. El reportero escuchó la cara A y le preguntó: “¿Qué más hay?”. Entonces se encontró con la canción Imagine en la cara B y le recomendó a Lennon que aquel tema debería abrir la placa y que tendría que ser el título del disco, algo en lo que Yoko también estuvo de acuerdo.

Above us only sky es también rico en testimonios. Por esos días al fotógrafo británico, Kieron “Spud” Murphy, le asignaron un reportaje gráfico de Lennon y éste partió raudo a la mansión de John y Yoko. Ahí se encontró con un ex Beatle muy suelto de cuerpo y cálido. John le pidió a “Spud” que escuchara Imagine, pero que lo hiciera solo, porque él ya le había dado muchas vueltas y estaba agotado con tanta remezcla. El fotógrafo quedó genuinamente sorprendido por la belleza de la canción y, entusiasmado, le dijo Lennon que él creía que era un tema de una factura tan alta que se escucharía por décadas. “¿En serio?”, preguntó el ex Beatle. “¿Estás seguro? Creo que es sólo un puto álbum de rock and roll”, continuó, intentando bajarle el perfil, como solía hacer cuando se mostraba inseguro con algo.

Al mismo tiempo, tanto Alan White (batería), como Klaus Voorman (bajo), le sugirieron a Lennon que dada la belleza de la canción Imagine, lo mejor era dejar la versión sólo con piano. Pero el ex Beatle, bien llevado de sus ideas, se negó. Ambos músicos acotan que el sistema de grabación era el siguiente: Lennon tenía todas las melodías en su cabeza, repartía las letras de los temas entre los músicos y luego esperaba que todos se aprendieran de manera veloz las canciones, como si se tratara de una frenética sesión Beatle de comienzos de los 60 en Abbey Road. Eso sí, John era muy rápido en integrar las ideas de otros y en resolver de manera pragmática las sugerencias.

Además, “Spud” narra que la presencia de Spector era intimidante y que Lennon le hacía caso en todo. De hecho, un día el propio productor llamó a la casa de Eric Clapton para invitarlo a las sesiones. Al otro lado de la línea telefónica estaba Jim Keltner (baterista), quien le dijo a Spector que no se atrevía a despertar al guitarrista, que estaba en su pieza con la puerta cerrada. En vez de Clapton, a las sesiones terminó uniéndose Keltner, uno de los pocos músicos que grabó con Lennon, Harrison y Ringo.

Pero hay otro episodio aún más revelador. Esto, porque el documental rescata una entrevista radial que Lennon dio en 1980, meses antes de su asesinato, en la que sostiene que Imagine, la canción, debería haber tenido también el crédito de Yoko. “Para componerla me inspiré en el libro Pomelo de Yoko, donde hay una parte que dice imagina que…, imagina que…, imagina que…. Fue un error no incluirla en los créditos”, afirma John.

Obra de Yoko fue también la portada del disco. En un comienzo se pensó presentar el rostro de Lennon con nubes en sus ojos, pero coincidieron que la imagen era algo críptica y bizarra. Luego, alguien se acordó que Lennon tenía una cámara Polaroid que solía sobreexponer las imágenes. De esta manera, Yoko tomó una fotografía de John, luego hizo un segundo disparo al cielo para retratar una nube y la imagen quedó perfecta, tal como se ve en la carátula del álbum.

Sobre el autor:

Alejandro Tapia |
Editor de Mundo de La Tercera. Ha cubierto los más importantes hitos políticos de América Latina de las últimas dos décadas.