Culto
Bond 25: 007 abraza el MeToo y regresa a sus orígenes

Bond 25: 007 abraza el MeToo y regresa a sus orígenes

Con destacada presencia femenina y diversos guiños al inicio de la saga, comienza el rodaje del último filme con Daniel Craig en el papel del agente secreto.

Como en sus misiones, James Bond ha trepado de década en década sin perder su efectividad. De hecho, sólo una vez el agente 007 se tomó un respiro de más de cuatro años en la pantalla grande.

Esta será la segunda vez, con la película 25, la quinta y final protagonizada por Daniel Craig, con fecha de estreno para el 8 de abril de 2020.

Se trata, además, del filme más problemático de la saga, luego que en 2015 Craig dijera que prefería “cortar mis muñecas” que volver a ser Bond. En agosto pasado, en tanto, el director Danny Boyle (Trainspotting) salió del proyecto por supuestas “diferencias creativas”.

Y por lo visto ayer, quizás sea también la cinta que cambie el rumbo del hombre del Aston Martin. En lo más evidente, la nueva película -aún sin título- es un regreso a los orígenes, a Jamaica, la tierra donde Ian Fleming creó a su personaje más icónico y donde también se filmó el primer largometraje de la franquicia, Dr. No (1962).

Desde el Caribe se hizo este jueves un evento de lanzamiento con el director Cary Joji Fukunaga (True detective) y los productores. Allí será parte del rodaje, justificado en el punto de inicio de la historia, en que se mostrará a un Bond retirado que es obligado a regresar a sus labores y enfrentar, eventualmente, al villano que encarnará Rami Malek, también confirmado ayer pero ausente del evento, en sus días de mayor popularidad tras ganar el Oscar por Bohemian Rhapsody.

Al tiempo que se abre esa ventana a la nostalgia, otro anuncio fija la atención en una dimensión diferente. En un guión que ha tenido múltiples cambios y ha pasado por varias manos, la última en sumarse a la labor es un nombre que nadie vio venir: Phoebe Waller-Bridge, una de las realizadoras más aclamadas de la TV de los últimos años, creadora de la serie Killing Eve y la comedia Fleabag, que también protagoniza (y se puede ver en Amazon Prime Video). Según circuló, el mismo Daniel Craig, devoto de ambas ficciones, habría solicitado su fichaje para dotar de humor a la historia.

Traer a una autora que ha ofrecido una compleja y original mirada sobre lo femenino -y que ella aceptara- no parece casualidad. Menos en estos tiempos, que Bond, más que ser añorado, ha sido cuestionado por su largo historial de dudoso comportamiento hacia las mujeres. Una esencia a la que hace cuatro años Craig se refería con franqueza: “No olvidemos que en realidad es un misógino”, comentaba en medio de la promoción de Spectre, la anterior película de la franquicia.

Sea cual sea el resultado, es notoria la intención de Bond 25 de transmitir que vienen cambios. A diferencia de otros lanzamientos, ayer el protagonista sólo estuvo acompañado por actrices. La hispano-cubana Ana de Armas (Blade Runner 2049) encarnaría el rótulo de chica Bond, mientras que la mejor amiga de Brie Larson en Capitana Marvel, Lashana Lynch, también se anota en el reparto. Y del mismo modo que ocurrirá con Ralph Fiennes y Ben Wishaw, reaparecen algunos nombres de las dos cintas anteriores: la francesa Léa Seydoux y la británica Naomie Harris, demostrando que las historias de Bond extendieron lo aprendido con Judi Dench -que fue M en siete cintas- y lograron integrar personajes femeninos, en vez de desecharlos apenas debutan.

La postal del día fue la de Craig y Fukunaga junto a Seydoux, Harris, De Armas y Lynch, en el país donde el agente británico más popular tuvo su origen. Si desde ese mismo lugar se alza para renacer, todavía es una incógnita.

Sobre el autor: