Culto
Mujeres del libro se organizan: buscan reparar desigualdades y difundir creación femenina

Mujeres del libro se organizan: buscan reparar desigualdades y difundir creación femenina

El Colectivo de Autoras recién formado tiene entre sus filas a escritoras de diferentes generaciones, entre ellas Pía Barros, Carla Guelfenbein, Alejandra Costamagna y Catalina Infante. Este martes a las 18.00 horas tienen su primera actividad pública en GAM.

La idea surgió después del 8M, día en que un grupo de escritoras y editoras se unieron para marchar juntas. De ahí, comenzó una cadena de mails con el objetivo de convocar a más autoras a una reunión para el sábado 13 de abril, a la que llegaron más de 50 mujeres de distintas generaciones vinculadas al mundo del libro. La cita se realizó en la Librería Catalonia de Santa Isabel, duró alrededor de cuatro horas, y entre las asistentes estaban las escritoras Pía Barros, Claudia Apablaza, Carla Guelfenbein, María José Viera-Gallo, Alejandra Costamagna, Nona Fernández, Carmen Berenguer, Raquel Olea, Catalina Infante y Andrea Jeftanovic, entre otras.

Fue la primera reunión del colectivo de autoras (nombre aún por definir), una agrupación en desarrollo de carácter feminista y que busca trabajar en torno a las problemáticas de género al interior del gremio literario. “La propuesta del colectivo es singularizar las erratas históricas de la literatura de mujeres. Al mismo tiempo surge la necesidad de visibilizar la importante producción literaria de mujeres y divulgarla”, explica la poeta y cronista Carmen Berenguer, una de las tres voceras del colectivo.

Entre los temas que se hablaron en la primera reunión está la representación de libros de autoras en el curriculum escolar, las asignaciones de becas y premios para mujeres, así como también el acoso dentro de la industria del libro. “Nosotras queremos generar un espacio donde recojamos eso y no nos tengamos que ver enfrentadas a estas situaciones”, señala June García, autora de Tan linda y tan solita y vocera del colectivo.

“Las editoriales en Chile, tanto las transnacionales como las independientes, están mayoritariamente en manos de hombres, por lo tanto es casi lógico que la publicación de mujeres sea menor. Eso ha provocado, por ejemplo, que el acceso a los premios literarios sea un porcentaje ridículo respecto a los premios que se les otorgan a los compañeros escritores”, comenta Angela Neira-Muñoz, directora de Ediciones Mujeres de Puño y Letra, sobre uno de los puntos donde se evidencia la desigualdad de género.

Su primera actividad abierta a público será este martes con motivo del Día Internacional del Libro. Desde las 18.00 horas en el GAM, realizarán “A viva voz”, una lectura donde un grupo de autoras leerá fragmentos de su obra y de otra autora que ya no esté, destacando así a escritoras como Gabriela Mistral, Marta Brunet y María Luisa Bombal.

Casos de inequidad

De acuerdo a datos recopilados por la investigadora y escritora Carmen Mantilla, el ámbito de los premios literarios permite graficar la desigualdad en esta área.

Un caso es el del Premio Nacional de Literatura, existente desde 1942. De 54 premios entregados en su historia, solo cinco mujeres lo han obtenido: Gabriela Mistral, Marta Brunet, Marcela Paz, Isabel Allende y Diamela Eltit. Por otro lado, el Premio Roberto Bolaño a la Creación Joven, entre 2009 y 2017, ha premiado en 32 ocasiones a hombres y solo en 13 a autoras mujeres.

Así como lo demuestran las estadísticas, las experiencias de cada una de las escritoras, compartidas en la reunión del colectivo, también dan señales del desbalance que buscan enfrentar. “Nos invitan a encuentros literarios donde en una mesa hay cinco varones y una mujer, conversando de temas de género”, comenta Angela Neira-Muñoz.

Tras la primera reunión del colectivo de autoras queda por definir el nombre de la agrupación, las mesas de trabajo y las demandas principales que van a levantar, lo cual será evaluado de acuerdo a una encuesta realizada en el primer encuentro.

Haz click en la imagen para ampliar

Sobre el autor: