Culto
Game of Thrones: el significado de la canción de Podrick

Game of Thrones: el significado de la canción de Podrick

La canción que el escudero se aventuró a interpretar, apareció por primera vez en las novelas de George RR Martin, y guarda relación con los orígenes de Daenerys y Jon.

El segundo episodio de la temporada final de Game of Thrones estuvo cargado de emotividad. Ante el inminente enfrentamiento con ejército de Caminantes Blancos, todos en Winterfell pasan sus últimas horas como pueden: bebiendo entre compañeros, cumpliendo anhelos, con un último beso de despedida o intentando dormir en medio de la tensión.

En uno de los salones del histórico castillo de los Stark, Tyrion, Jaime, Davos, Tormund, Brienne y Podrick, beben vino y conversan frente al fuego en las que creen sus últimas horas de vida, a excepción de Tyrion, quien piensa que tienen posibilidades de sobrevivir.

Una canción es sugerida por la mano derecha de Daenerys. Todos se niegan menos uno: Podrick, quien simplemente comienza a interpretar unos versos sobre Jenny, una joven que danza entre fantasmas en las torres de los reyes que ya no están.

“Jenny’s Song” es una de las pocas composiciones mencionadas en los libros que no habían aparecido en la adaptación televisiva de HBO. Si bien el escudero solo canta algunos versos y Florence + The Machine interpretan el resto en los créditos, se cuenta una antigua historia que se relaciona con la familia de Jon y Daenerys: los Targaryen.

High in the halls of the kings who are gone
Jenny would dance with her ghosts.
The ones she had lost and the ones she had found
And the ones who had loved her the most.

The ones who’d been gone for so very long
She couldn’t remember their names
They spun her around on the damp cold stone
Spun away all her sorrow and pain

And she never wanted to leave
Never wanted to leave.
Never wanted to leave.
Never wanted to leave.
Never wanted

Es en Tormenta de Espadas -tercer libro de la saga Canción de Hielo y Fuego– que “Jenny’s song” aparece por primera vez. Arya viajaba junto a la hermandad cuando acamparon en High Heart para escuchar las profecías de una bruja con sueños premonitorios. Ella les exigió que la canción fuera interpretada a modo de pago por sus visiones, y así se dieron a conocer los primeros versos sobre Jenny de Oldstones.

Según cuenta la historia, Jenny tuvo un romance con el príncipe Duncan Targaryen, quien abdicó al trono para poder casarse con ella, heredando el trono a su hermano Aerys II, el ‘Rey loco’. La leyenda se retoma en Danza de dragones -quinto libro- cuando Sir Barristan Selmy le dice a Daenerys: “El príncipe de ‘Dragonflies’ amó tanto a Jenny de Oldstones  que dejó a un lado su corona, y Westeros pagó el precio en cadáveres”.

Además, Jenny llevó ante la corte a una ‘amiga clarividente’ que predijo la Profecía del príncipe prometido que salvaría Westeros. Incluso se atribuye el título de la saga –Canción de hielo y fuego– a la canción de Jenny, pero esa es una teoría sin respaldo bibliográfico.

Sin saberlo, Podrick eligió una balada sobre el amor que dio origen a la sucesión al trono que tiene a Jon Snow (Aegon Targaryen) como heredero legítimo.


Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov