Culto
Las 10 mejores canciones de The Cure según NME

Las 10 mejores canciones de The Cure según NME

El equipo de la afamada revista musical inglesa escogió las mejores composiciones de la banda. Prácticamente todas fueron singles que tuvieron mayor o menor éxito en su momento. El álbum Disintegration es el que concentra mayor cantidad de menciones.

10. “Close to me” – 1985

El segundo single del álbum The Head on the Door, presentó un sonido más accesible en comparación con el material más oscuro y denso que The Cure creó para Pornography (1982). Originalmente tenía otra letra, pero Robert Smith decidió cambiarla cuando iba a grabar, tal como lo detalló a Q Magazine. “En el último minuto canté estas palabras que me habían sobrado. No pensé que había nada musicalmente que funcionara con las palabras. Las palabras eran en realidad acerca de la sensación de muerte inminente que solía tener. Tenía varicela. cuando era muy joven y comenzó allí. Solía ​​tener estas horribles visiones de pesadilla de esta cabeza que solía flotar en el rayo de luz que venía cuando se apagaban las luces del dormitorio y la puerta estaba entreabierta”.

9. “In between days” – 1985

También incluida en The Head on the Door, “In between days” fue el primer sencillo de la placa y el cuarto consecutivo en ingresar en el ranking de los más vendidos en Reino Unido. Según cita NME, respecto al buen rendimiento comercial de los singles de este período, Smith señaló: “Los éxitos del pop nos han permitido tener éxito. Esa fue siempre nuestra intención, supongo, atraer a las personas y luego sofocarlas … Siempre he sido lo suficientemente consciente como para saber que debes azucarar la píldora un poco, pero no de una manera banal”.

8. “Boys don’t cry” – 1979

El segundo sencillo lanzado por el grupo desde su formación (el primero fue “Killing an arab”), no se incluyó en la versión inglesa del álbum debut Three Imaginary Boys (1979), pero sí en la edición de USA en que le quitaron algunas canciones. Un ejercicio similar al que las disqueras del país norteamericano hacían con los discos de los Beatles.  La letra relata la historia de un hombre que está afectado por el término de una relación. En torno a ello lanza una reflexión sobre la masculinidad. “Cubrir todo con mentiras/Traté de reírme de eso/Escondiendo las lagrimas en mis ojos/Porque los chicos no lloran”. En su minuto, curiosamente, la canción no tuvo gran impacto.

7. “Lovesong” – 1989

Una de las canciones más exitosas del grupo hasta que apareció “Friday I’m in love” (1992). Incluida en el aclamado álbum Disintegration, el que ofrece una revisión al sonido más oscuro de la banda. Pero esta canción ofrece un momento de calma, entre la densidad de “Closedown” y “Last dance”. La versión más aceptada sobre el origen del tema es que fue escrito por Robert Smith para su prometida Mary, antes de su boda. Sin embargo, en su blog, el tecladista Richard O’Donnell afirma que fue escrita por el bajista Simon Gallup. La letra, muy sencilla y con muchas repeticiones, tiene a un hablante que afirma que pese a las distancias -en este caso las giras constantes-, siempre recuerda a su amada. “Cuando estoy solo contigo/Me haces sentir como si fuera divertido otra vez/Aunque sea muy lejos/Siempre te amaré”.

6. “Pictures of you” – 1989

El cuarto sencillo extraído de Disintegration, es una canción que vuelve sobre una de las obsesiones de Smith, la pérdida y desamor. Narra la historia de un chico obsesionado con las fotos de su amada. Según el vocalista, el tema recoge experiencias emocionales, como la que él mismo pasó al destruir sus vieja fotografías. En Culto dedicamos una entrada a esta canción que puedes leer acá.

5. “Friday I’m in Love” -1992

Fue grabada para el noveno álbum de los ingleses, Wish (1992), del que fue su segundo single. Alcanzó el lugar 6 del UK Singles Chart y el 18 del Billboard Hot 100 en Estados Unidos, la mejor posición que alcanzó una canción del grupo, y la última de su carrera en meterse entre los 40 principales. “Es una canción pop tonta, pero en realidad es excelente, porque es tan absurda. Está tan fuera de lugar, muy optimista y realmente en la tierra feliz. Es bueno obtener ese contrapeso. La gente cree que se supone que somos líderes de algún tipo de ‘movimiento pesimista’. Podría sentarme y escribir canciones sombrías todo el día, pero simplemente no veo el punto”, detalló Robert Smith a Spin.

4. “The Lovecats” – 1983

Esta composición fue lanzada como single, pero luego fue incluida en el compilatorio Japanese Whispers. Robert Smith ha manifestado que no le tiene mayor aprecio a este tema. “Está lejos de ser mi canción favorita: fue compuesta borracho, compuesto, el video se filmó borracho, y la promoción se hizo borracho. Era una broma”.  En el video, algunos de los músicos que se integraron a la banda se disfrazaron de gato.

3. “Lullaby” -1989

El primer single de Disintegration. A diferencia de una canción de cuna tradicional, pensada para calmar a los niños, esta tiene que ver con las pesadillas que Robert Smith vivió durante su infancia, en que imaginaba ser devorado por una araña gigante. De allí su pesado tono sombrío y las imágenes de arácnidos y telarañas en el en el video. Destaca el trabajo de las camas de teclado de Richard O’Donell que le aporta dramatismo al tema. “Y siento que me están comiendo/Miles de millones de escalofríos temblorosos/Y sé que por la mañana/me despertaré con el escalofrío/Y el Hombre Araña siempre tiene hambre”, dice en la letra.

2. “Why Can’t I Be You?” – 1987

Fue el primer sencillo del disco Kiss me, Kiss me, Kiss me (1987). Según detalló Robert Smith a Les Inrockuptibles, el tema nació a raíz de una situación muy desagradable en que se vio involucrado. “Estaba en medio de una tensa discusión y estas personas alrededor de la mesa buscaban como si fuera a hacer algunas revelaciones innovadoras, y pensé ‘Dios mío, ¿por qué no puedo estar en otro lugar? ¿Por qué no hay alguien más en mi lugar? Habría cambiado con cualquiera'”.

 

1.”Just like Heaven” – 1987

Esta canción fue el tercer single de Kiss me, Kiss me, Kiss me. Surgió durante un período en que Robert Smith se dedicó de forma metódica a componer material de cara a este disco. “En 1987, mi esposa, Mary y yo vivíamos en un pequeño apartamento en el norte de Londres. La otra habitación era mi sala de música. Me impuse un régimen de escritura de 15 días al mes, casi la única vez en que fui disciplinado en mi vida; de lo contrario, me habría levantado a media tarde y habría mirado la televisión hasta que los bares se abrían y luego hubiese salido a beber. Tan pronto como la había escrito, supe que era una buena canción pop”, relató a la revista Blender.

Sobre el autor: