Culto
Felicidad según Marxismo y Capitalismo: revive el debate entre Žižek y Peterson

Felicidad según Marxismo y Capitalismo: revive el debate entre Žižek y Peterson

El esperado encuentro entre los dos intelectuales ofreció la oportunidad para que cada uno se explayara sobre sus ideas y visiones sobre algunos asuntos globales, pero se estancó en la añosa discusión entre las dos posiciones.

Finalmente se celebró el esperado debate entre dos reconocidos, y polémicos, pensadores: el sociólogo y psicoanalista esloveno Slavoj Žižek (1949) y el psicólogo y crítico cultural canadiense Jordan Peterson (1962). En la ocasión enfrentaron sus ideas respecto a la pregunta guía: ¿Qué produce más felicidad, el marxismo o capitalismo?.

Los contendores se reunieron ante un repleto  Sony Center de Toronto, pues en la previa los boletos se agotaron rápidamente. De hecho, Peterson señaló al respecto que las entradas en reventa se vendían a precios más altos que el partido de los playoffs del equipo local de la NHL, Maple Leafs.

Ambos han forjado una audiencia gracias a internet. Petersen es un habitual polemista y desde su tribuna ha criticado, por ejemplo, al feminismo, en tanto motor de la acción social y al marxismo. Por su lado, Žižek se ha posicionado como una voz crítica frente al capitalismo y ha estudiado los mecanismo en que éste se impone y construye su posición dominante en la sociedad.

Por ello el debate prometía una discusión de alto vuelo. Sin embargo,  según la apreciación del diario The Guardian, este “tuvo más de Grand Slam de la WWE que de una pelea de boxeo entre pesos pesados”. En efecto, desde el comienzo, el canadiense planteó una serie de observaciones en torno al marxismo (aunque reconoció que solo había leído el Manifiesto Comunista) y no fue al punto del debate. “Marx pensó que el proletariado era bueno y la burguesía era mala”, señaló.

Le siguió el esloveno quien también optó por defender su propia carrera y sus ideas. “A los liberales de izquierda les encanta denigrar su propia cultura”, señaló. Al igual que su retador, divagó sobre varios temas, entre los que mencionó a Donald Trump (“el último presidente posmoderno”), las crisis de refugiados, la creación de ideas antagónicas, e incluso se explayó acerca de la crítica de Dostoievski al nihilismo sin Dios. También afirmó que la humanidad se está desplazando hacia el Apocalipsis.

En las redes sociales, los usuarios comentaban las alternativas del encuentro:

 

Tras las respectivas réplicas de ambos, el debate concluyó sin mayores emociones. “Ambos hombres saben que son explícitamente retrocesos. No tienen una respuesta a los problemas reales que enfrentamos: el medio ambiente y el ascenso de China como un estado capitalista exitoso sin democracia. (El éxito de China hace una broma de toda la premisa del debate: la distinción pasada de moda entre comunismo y capitalismo). Tampoco puede enfrentar la realidad o el futuro. Por eso se retiran”, sentenció The Guardian.

Sobre el autor: