Culto
Cómo se hizo La Maldición de La Llorona según sus actores latinos

Cómo se hizo La Maldición de La Llorona según sus actores latinos

El filme rescata la tradicional leyenda y se suma al universo de El Conjuro. Su reparto habla con Culto sobre una de las mayores apuestas de terror de este año.

Es parte del folclor latino y motivo de las primeras pesadillas que se pueden experimentar durante la infancia. El llanto de una mujer que perdió a sus hijos y que por las noches acecha a los niños de otras madres; con variaciones según el país, un relato atemorizante y propio de la cultura del continente, que observada a través de una película de terror con aspiraciones de hit planetario se convierte en un miedo de alcance global.

Amparada en el pulso estratégico y creativo de James Wan (Aquaman, El conjuro), quien oficia como productor, La maldición de La Llorona lleva al corazón de su relato la raíz latina, mediante elementos de su historia y miembros del reparto. Una inclusión casi sin precedentes en el género en Hollywood y que se puede atestiguar desde esta semana en cines chilenos y estadounidenses. “En todo momento, desde el primer día que nos reunimos, la intención del director y de los productores fue preservar y hacerle honores a este personaje, a esta leyenda de La Llorona, que es tan importante para nosotros”, destaca al teléfono con Culto la actriz venezolana Patricia Velásquez, cuyo personaje -de origen latino- sufre por las acciones de la mujer del título.

De hecho, con ella comienza la película, cuando la asistente social Anna Garcia (Linda Cardellini) la visita en su casa y la encuentra en shock y con sus dos hijos en preocupante estado. De ahí en más La Llorona comienza a acechar a Garcia, una mujer viuda con dos hijos en los años 70 en Los Angeles.

“Linda es una actriz extraordinaria. La preparación y el trabajo fueron duros, pero se juntaron todos los elementos para que no fuese tan difícil, sino todo lo contrario: quería dar más, porque estaba trabajando en el ambiente idóneo”, comenta Velásquez, parte de filmes como La momia.

En una preparación diferente entró Raymond Cruz, el actor estadounidense de raíces mexicanas -popular por su rol de Tuco Salamanca en las series Breaking bad y Better call Saul-, que interpreta a un curandero con pasado de sacerdote. “Investigué acerca de curanderos y espiritualidad, me equipé con brazaletes de piedra, cristales en los bolsillos y collares de ojo de tigre. Todo lo que tuviera que hacer para entender dónde estaba mental, física y emocionalmente mi personaje”, dice, a lo que suma: “La gente que nunca ha escuchado de La Llorona ahora va a entender y conocer este cuento popular mexicano con el cual crecimos, y cómo nos afectó y modeló los monstruos de nuestra cultura. Siempre había querido ver una película de La Llorona, y nunca había existido, sólo en nuestra imaginación”.

Con la dirección del debutante Michael Chaves -que está a cargo de El conjuro 3, que llegará en 2020-, el filme recurre a las claves tradicionales del terror, con la novedad de que se inserta dentro del universo de la popular saga de películas que James Wan inició en 2013 y que ha continuado con Annabelle y La monja, derivados de la historia de los Warren. Así, tras hitos como Coco (2017) y Roma (2018), La Llorona parece llegar con la mayor exposición a la que podría aspirar una leyenda hispana en una producción de Hollywood.

“Estoy muy feliz con que nuestra cultura tenga la oportunidad de ser examinada, que la gente esté más consciente de ella, de nuestras historias, y que esté más atraída a películas como Coco y La Llorona”, opina Cruz. En tanto, Velásquez señala: “Yo creo que este es el comienzo de muchas Lloronas. La misma Llorona que va a regresar, imagino, porque ella no se va. Yo estoy segura que (la película) va a marcar un punto histórico”.

Sobre el autor: