Culto
Julianne Moore: “Nunca habría hecho Gloria Bell sin la aprobación de Paulina García”

Julianne Moore: “Nunca habría hecho Gloria Bell sin la aprobación de Paulina García”

Con una paciencia poco común entre las estrellas de Hollywood, Julianne Moore espero tres años para trabajar con Sebastián Lelio en Gloria Bell, el remake de Gloria que se estrena en Chile el 2 de mayo. Antes, eso sí, pidió que la protagonista del filme original le diera su “bendición”.

Cada cierto tiempo, París se le aparece en el camino a Gloria Bell (2018). Fue en esa ciudad donde su protagonista Julianne Moore (59) y su director Sebastián Lelio (45) se conocieron en el 2015. Pasaron tres años, el cineasta chileno hizo dos películas, ganó un Oscar y en el verano del 2018, Julianne Moore por fin pudo entrar en la agenda de Lelio. Curiosa es la paciencia de una estrella de Hollywood cuando se decide a lograr lo que quiere. Este lunes, Moore y Lelio otra vez coincidieron en París, promocionando Gloria Bell en la avant premiere francesa.

Con estreno en Chile para el 2 de mayo, la película se encumbra al 91 por ciento de aprobación crítica en Rottentomatoes, el influyente sitio que reúne las reseñas de EE.UU. El remake de Gloria (2013) es un gran ejercicio actoral de Julianne Moore, capaz de explorar otras dimensiones en un personaje que le significó a Paulina García el Premio a Mejor Actriz en el Festival de Berlín 2013.

En modo 2018 (el año en que se filmó) y en Los Angeles, la divorciada Gloria de Julianne Moore se mueve con una grandeza encomiable: mantiene a flote su relación con un buen hombre que nunca creció (Arnold, por John Turturro) y atiende las necesidades afectivas de sus crecidos muchachos (Michael Cera y Caren Pistorius) como si estuvieran en la posta de la urgencia emocional infantil.

También puede interesarte

Desde París, Moore conversó con Culto.

¿Por qué quiso en trabajar con Sebastián Lelio?

Vi Gloria (2013) y quedé apabullada por la actuación de Paulina García. Me acuerdo de haber pensado. ‘En primer lugar, ella es un genio. En segundo término, Sebastián Lelio también’ Coincidentemente mi manager es el mismo de Sebastián y le pedí si podía conectarme con él. En ese tiempo él estaba viviendo en Berlín, y yo tenía que hacer un viaje a Francia. Por eso nos terminamos de juntar acá, en París, donde curiosamente estoy ahora. Conversamos bastante y creo que él tenía la impresión de que sólo quería conocerlo. Hacia el final me dijo: ‘Sé que no quieres hacer un remake de Gloria’.Yo le respondí: ‘Es que no lo haría a excepción que tú lo dirigieras’. Y él a su vez me dijo, muy graciosamente: ‘Y yo no lo dirigía excepto si tú lo protagonizaras’. Nos pusimos de acuerdo en hacer la película, pero Sebastián iba a empezar en ese momento a dirigir Una mujer fantástica en Chile y luego rodaría Disobedience en Londres. Por supuesto, yo esperé. Además, quise dejar en claro que no quería interferir en la visión que tenía de la historia ni de su protagonista. También le transmití a Sebastián que no haría la película si no contaba con la aprobación de Paulina García. Sebastián la llamó y Paulina García le dio su bendición. Sólo espero reunirme con ella algún día.

¿Qué le gustaba de la caracterización de Paulina García?

Uf, es mucho. Básicamente es cómo habita el personaje y logra transmitir su apego a la vida. Hay una escena en particular que me encanta. Es una toma fija que la capta muy de cerca. Canta una canción muy hermosa, de manera tan encantadora y con una voz tan tenue. Creo que ese nivel emocional es único. Son el tipo de cosas que quise mantener o replicar, si se puede, en Gloria Bell.

Según Sebastián Lelio, Gloria Bell no es un remake, sino el cover de una canción con una nueva banda…

Creo que es un cover, pero lo interesante es que cuando un material es tan fuerte, la gente siempre se siente atraída. No deja de ser bueno recordar que Nace una estrella se ha hecho cuatro veces. Y eso sólo es porque su historia sigue estando vigente. Por otro lado, incluso cuando decimos que no queremos hacer un remake, de todas maneras lo hacemos. Para la mayoría de nosotros, Gloria Bell fue una primera vez: otro director de fotografía, actores diferentes en cada personaje, otra locación, otro país. Incluso aunque Sebastián revisitaba la historia, lo hacía con una distinta mirada cultural. Aunque hay cosas en común, definitivamente hay muchas diferencias entre Norteamérica y Sudamérica. Fue divertido leer el guión original y notar cuestiones que no podrías hacer en Estados Unidos.

¿Cómo qué?

Bueno, en Gloria, Paulina García fuma en las fiestas o junto a conocidos. En Los Angeles nadie lo hace en público. No se puede. Todos se esconden. Es por eso que una de mis escenas preferidas es cuando Barbara Sukowa (que interpreta a su amiga Melinda) se dispone a encender un cigarrillo y me pregunta si veo a alguien cerca. ‘Les dije a todos que lo había dejado’, recuerda. Yo le respondo: ‘Yo también’. En Gloria Bell, mi personaje fuma en el estacionamiento, típico de Los Angeles.

¿Cómo fue la relación con Sebastián Lelio en el rodaje?

Grandiosa. Es increíblemente colaborador, muy empático y al mismo tiempo muy curioso y con gran sentido del humor. Le encanta deconstruir las actuaciones, observar a los actores y hace muchas tomas hasta llegar a la verdad.

Los hombres se comportan como niños en la película…

Arnold (John Turturro), que es mi novio, es así en el guión. Me gusta mucho una escena cuando Arnold invita a Gloria a jugar paintball: para él la guerra es un juego. Se enfrenta a la vida jugando, sin ser capaz de tomar decisiones reales.

¿Cómo enfrentó las escenas de sexo con el personaje de Turturro?

Lo interesante de esas escenas es que lucen muy reales. Me gusta como las retrata Sebastián Lelio, exhibiendo todos los aspectos que puede tener una relación de personas ya maduras: pasan cosas embarazosas y hasta graciosas entre dos de cincuenta y tantos en la cama.

¿Volvería a trabajar con Lelio?

De inmediato.

El gato es otro personaje ¿Cómo se llevó con él?

Me gustan los gatos. Acá usamos dos gatos esfinge (raza sin pelaje). Yo no soy alérgica a los gatos, pero éste en particular me provocaba una extraña reacción cuando lo tomaba en brazos. Tenía que lavarme las manos siempre. Los gatos esfinges son muy particulares, ronronean más que un gato normal.

Hace poco personificó a otra Gloria, la feminista Gloria Steinem.

Si . Terminamos de filmar a fines de febrero. La película se llama The Glorias: A life on the road, la dirige Julie Taymor y somos diferentes actrices interpretando a Gloria Steinem en distintos períodos de su vida. Hay dos niñas de 8 y 9 años y está Alicia Vikander también. Es una reflexión sobre ella y la lucha por los derechos de las mujeres.

Sobre el autor:

Rodrigo González |
Sub-editor de Cultura de La Tercera.