Culto
Parental advisory: ocho (alocadas) historias del libro que inspiró a The Dirt y que la película obvió

Parental advisory: ocho (alocadas) historias del libro que inspiró a The Dirt y que la película obvió

Amenazas de una pelea mano a mano entre Vince Neil y Axl Rose, Nikki Sixx mordiendo a Van Halen y Angus Young y el video hot de Pamela Anderson y Tommy Lee. Acá un compendio de sabrosas historias que debieron incluirse en la cinta de Mötley Crüe.

“Los fanáticos la aman y los críticos la odian”, tuiteó Nikki Sixx hace algunos días sobre la recepción de The Dirt, película sobre la insana historia de Mötley Crüe. El comentario no está nada de lejos de la realidad: algunos han alabado lo entretenido de su desarrollo y otros han reparado en su falta de sustancia.

Lo cierto es que, con casi dos horas de duración y una edición demasiado abrupta, se pasaron por alto varios episodios sabrosos incluidos en Trapos Sucios, el libro autobiográfico que inspiró la película. Amenazas de riñas entre cantantes, un VHS erótico y extrañas muestras de cariño. Acá un compendio extraído del libro.

Nikki mordiendo manos de afamados guitarristas

En uno de los capítulos, Nikki Sixx relata que, en medio de un Monster of rock en Inglaterra, donde tocarían con Van Halen, AC/DC y otros, tuvo unos particulares encuentros con Eddie Van Halen y Angus Young. El músico cuenta que, a modo de cordialidad entre ellos como banda, se daban sendas mordeduras en los brazos. Por lo que quiso extender el ritual a otros.

“La noche del primer concierto yo estaba tan borracho y tan puesto de coca que me acerqué a Eddie Van Halen y le hice un placaje (derribe). A continuación, le levanté la camisa y le di un mordisco en el estómago”, relata. Ante la dura reacción de la esposa del guitarrista y la sorpresa del hombre de “Eruption”, Vince Neil saltó sobre Van Halen y le plantó un mordisco en la mano. “Nadie le muerde a Eddie Van Halen la mano con la que toca”, gritó la esposa.

Lo mismo habría ocurrido con Angus Young, de AC/DC. “Supongo que también debí morder a Angus Young, porque su hermano Malcolm se acercó a mí cabreadísimo”, dice el bajista. Luego, Malcolm le dijo: “Hijo de puta, ¡vale que hayas mordido a mi hermano! Pero como tengas los cojones de intentar morderme a mí, te arrancaré la puta nariz de un bocado”. Tras ello, el guitarrista se le abalanzó a arañarle la cara “como un gato enloquecido”.

La misteriosa mujer que acompañaba a Bruce Dickinson

En esa misma gira, Sixx tuvo un peculiar encuentro con Bruce Dickinson, cantante de Iron Maiden. El bajista asegura que una misteriosa “rubia preciosa de largas piernas” entró a su habitación, se quitó los pantalones y se abalanzó hacia él para iniciar el acto sexual.

Al rato, cuando le presentaron al hombre de La Doncella de Hierro, esta mujer estaba a su lado, sin saber si era su novia, manager o asistente, lo que causó su sorpresa. Luego, avanzada la gira, Bruce ofreció enseñarle esgrima a Sixx. Es conocida la afición del cantante por ese deporte, pero Nikki no sabía si su finalidad tenía relación con el encuentro con la mujer. “Yo no hacía más que rechazarlas, porque estaba convencido de que iba a utilizar la lección como una excusa para ensartarme accidentalmente por habérmela follado”.

Orinarle encima a Rick Nielsen

El descontrolado Sixx tiene otra pequeña historia con uno de sus ídolos, Rick Nielsen, de Cheap trick. Cuenta que fue a cenar con él y Roger Tayor de Queen y que tras haber tomado suficiente vodka y esnifado grandes líneas de coca junto a sus colegas, no encontró nada mejor que orinarle encima a Nielsen, mientras este conversaba con el batero de Queen.

“Me puse de rodillas en el taburete, me bajé los pantalones de cuero e hice lo que llevaba toda la noche prometiendo: me meé encima de la chaqueta de Rick. Ni siquiera se dio cuenta de lo que estaba pasando hasta que la orina empezó a correr por sus pantalones llegando hasta el suelo. En aquel momento me pareció sumamente divertido, pero cuando luego subí a mi habitación, me sentí fatal: me había meado encima de uno de mis héroes”, asegura.

El desafío entre Vince y Axl

Uno de los mejores episodios. Vince Neil relata un divertido momento, que lo llevó a enfrentarse con Izzy Stradlin y casi pelearse en un estacionamiento con Axl Rose. Dice que una de sus novias un día lo llamó llorando para contarle que Izzy intentó propasarse con ella y que luego la habría golpeado. “¡Ese mierdecilla! ¡La próxima vea a ese hijo de puta lo voy a matar!”, replicó Vince.
Cuando Guns N’ Roses tocó con Tom Petty en una ceremonia de MTV el cantante de Mötley Crüe merodeó el backstage para poder vérselas con Izzy. Cuando lo vio, así fue el encuentro, según Vince.

Vince: -¿Tuviste los cojones de darle un golpe a mi mujer?

Izzy: -Chucha, ¿y qué?

Fue entonces cuando Vince le dio un puñetazo en la cara al hombre de GNR. A los segundos aparece Axl gritando: “¡No corras, hijo de puta, te voy a matar!”. Se cruzaron palabras que no llegaron a nada, pero luego, asegura Vince, Axl inició una campaña mediática contra él. Le habría enviado mensajes para reunirse en algún lugar a pelear y, pese a que Vince dice haber ido a todas las citas, “Axl nunca apareció”.

“La cosa llegó hasta tal extremo que, cada vez que organizaba una pelea en algún sitio, me limitaba a enviar a alguien de explorador con instrucciones de llamarme en caso de que apareciera. (…). Estaba cabreado: aparecía en la prensa como si fuera el rey del mundo, diciendo que yo no sabía pelear y que él era cinturón rojo de esto y lo otro. Así que finalmente salí en la MTV con un mensaje para él: dije que si Axl quería pelear conmigo debía hacerlo delante de todo el mundo. Propuse una noche de lunes (la noche de combates) en el Forum. Pelearíamos tres rounds y así el mundo podría ver quién era realmente el mariquita”, cuenta Neil.

La pelea nunca se llevó a cabo. Vince remata: “Nunca tuve respuesta. Ni aquel día, ni aquel mes, ni aquel año, ni aquel siglo. Pero la oferta sigue en pie”.

La cinta erótica de Tom y Pam

Previo a las redes sociales y a la viralización de videos eróticos de celebridades, Pamela Anderson y Tommy Lee ya escribían historia sobre eso. Unos pioneros en el rubro. Fue en unas vacaciones donde la pareja grabó un registro subido de tono que luego se masificó en VHS piratas de la época. Claro, la actriz de Guardianes de la bahía era la principal sex simbol de aquel entonces. Lee se refiere a ese episodio y a cómo perdió el registro.

“La vimos una vez después de haber vuelto a casa y luego la guardamos en nuestra caja fuerte”, recuerda. Fue en medio de reparaciones en su casa cuando la cinta se perdió. “Las únicas personas que tenían llaves eran mi ayudante y los de la empresa de construcción, entre los que había, ahora que lo pienso, un electricista que en su día había sido actor porno y conocía bastante bien el negocio”, agrega.

Ni los abogados del músico pudieron frenar la difusión de la cinta en internet. “Supongo que si algún día mi carrera como músico termina, siempre podría dedicarme al porno”, dice Lee.

La riña entre Vince y Tommy

Cuando Tommy salió de la cárcel por agredir a su pareja Pamela Anderson, una creciente tensión se vivió entre Tommy y Vince. Parecía que desde hace algún tiempo no se estaban llevando bien.

El baterista cuenta que estaban en el aeropuerto para ir a Los Ángeles cuando comenzó una discusión con Vince. “Estábamos metidos en una de esas patéticas discusiones que eran tan habituales eran entre nosotros”, dice Tommy, lo que terminó con Vince dándole un puñetazo en la cara a Tommy. El guardia del grupo intervino y sacó a Tommy de encima de Vince. Tras ello, Tommy dice que Vince comenzó a llamar a la policía. “El muy hijoputa primero me daba un puñetazo y ahora pretendía que me arrestaran y me enviaran de nuevo a prisión”.

Vince también dedica palabras al hecho, con diferencias en el inicio de la riña. “Se lo ganó a pulso por mamón”, recuerda.

La mafia yakuza y Vince

En una gira por Japón, Vince tuvo un encuentro con la mafia yakuza, que terminó- para variar- con él desnudo.

En un bar, luego de beber suficiente vodka, Vince tomó una mesa y la volcó encima de un grupo que pertenecía a esa asociación de facinerosos orientales. Ellos, cuenta Nikki Sixx, se tiraron al suelo, sacaron sus pistolas y apuntaron sus armas directo a Vince. El guardaespaldas intervino para calmar la situación. “Vince despertó a la mañana siguiente tirado en el suelo, completamente desnudo; su preciado Rolex había desaparecido. Venganza yakuza”, dice Nikki.

Mick Mars, John Corabi y un incidente con balas

Mick Mars, el más compuesto en la cinta y quien ha tenido que lidiar con una espondilitis anquilosante que ha deteriorado su salud con el paso de los años, recuerda un episodio que vivió junto a John Corabi (cantante que reemplazó brevemente a Vince) y a un par de strippers.

A modo de relajo, el guitarrista y el cantante sustituto fueron al desierto a disparar junto a las nuevas amigas. En un momento, Mick disparó a una lámina de acero y ello no terminó bien: salpicó parte del casquillo, lo que alcanzó a una de las mujeres, causándole una herida, que el músico describe como “superficial”. “Le retiré la mano del estómago y salió un chorro de sangre. Le limpié la herida, que solo era un corte superficial de unos dos milímetros. El trozo de metralla tenía el tamaño de una uña, pero ya tenía suficiente experiencia con personas como ella como para saber que si no me ocupaba de todo, me pondría una demanda que me dejaría pelado”, dice.

El guitarrista comenta que ella señaló que estaba bien y que prometía que no lo demandaría. De pronto, dice, ella comenzó a decir que estaba “desfigurada” y que aquella cicatriz de dos milímetros había arruinado una prometedora carrera de bailarina exótica. También dijo que Mick y Corabi habían estado bebiendo y fumando marihuana en ese momento, lo que el guitarrista rechaza.

“Acabé pagándole una cifra cercana a los diez mil dólares para no llegar a juicio, prácticamente todo lo que me quedaba a mi nombre. Probablemente utilizó el dinero para operarse las tetas o algo así”.

El músico cierra la historia así: “Cuando se filtró la historia de la demanda, los periódicos informaron que le había pegado un tiro a mi novia a propósito. Por eso nunca me fío de lo que leo”.

Sobre el autor: