Culto
El show más incómodo de la cartelera

El show más incómodo de la cartelera

Quizás no es el mejor momento para ser imitador de Michael Jackson o para dedicarle un homenaje. Pese a ello, mañana llega The Michael Jackson Experience, en plena controversia del documental Leaving Neverland. Aquí sus protagonistas cuentan cómo es revivir al artista en el minuto menos adecuado.

Mañana el artista español Sergio Cortés volverá a Chile con el espectáculo The Michael Jackson Experience: un show tributo al fallecido rey del pop en el Gran Arena Monticello, donde muestra su enorme parecido con Jackson, que lo llevó incluso a ser su doble oficial en los 90. Y un doble en el sentido literal: en 1994 fue quien enfrentó a los medios mientras el hombre de Bad se casaba con Lisa Marie Presley.

“Es un espectáculo que pretende mostrar la magia del rey del pop en el escenario”, comenta a Culto. Pero el cantante y bailarín de 47 años no puede alejarse de la polémica que envuelve una vez más a su ídolo, y de cuya figura ha vivido en las últimas tres décadas. El imitador ha hecho frente al resurgimiento de las denuncias por abuso sexual presentadas en el documental Leaving Neverland (HBO), donde dos hombres relatan su experiencia junto a Jackson cuando eran niños: cómo se convirtieron en amigos del cantante, para luego ser abusados por él y, más tarde, presuntamente forzados a mentir sobre lo ocurrido.

Bajo ese contexto, el imitador y sus productores saben que el montaje hoy puede ser mirado de modo distinto y que el tema despierta muchas sensibilidades: show y canciones del estadounidense han sido vetadas en todo el planeta. Quizás no son buenos meses para rendir homenajes al artista. “Lo he visto”, dice el artista sobre el filme. “Obviamente es una estrategia, (aprovechando) que él ya no está para poder crear una polémica y sacar un dinero”, asegura Cortés.

Al igual que la familia de Jackson, piensa que detrás del documental hay oportunismo tanto de los acusadores – Wade Robson y James Safechuck- como del cineasta Dan Reed, y prefiere centrarse en que el rey del pop fue absuelto tras el juicio por abuso a un menor en 2005. “Ahora, que salga esto y le demos prioridad a una película, y pasemos por alto la justicia… No deberíamos dejarnos llevar”, sentencia.

El imitador critica también la decisión de las emisoras que eliminaron a “Jacko” de sus parrillas. “Cada uno puede hacer lo que quiera, pero me parece poco inteligente, antes de tomar determinaciones de este tipo y privar al público de la música de un ídolo tan grande como él”, declara.

Ni esto, ni las denuncias por abuso surgidas en los 90, ni menos el juicio de 2005, han hecho que Cortés deje de imitar a Jackson. “Obviamente en el año en que esto salió a la luz el trabajo no funcionaba igual: la gente no quería nada de Michael Jackson. Pero yo alejarme, nunca. (Dejé) de representarlo solo cuando falleció, por respeto”.

Y toda la contingencia también ha tocado a los gestores de The Michael Jackson… . Así lo revela la producción, los mismos que trajeron a Cortés a Sudamérica en 2017. En su anterior paso por Argentina, el proyecto convocó a 20 mil personas. Ahora, se calculan 14 mil en ocho presentaciones.

En Chile la situación fue más favorable que hace dos años, cuando se presentó en el Teatro Caupolicán. “Hemos crecido un 80% más”, asegura Juan Manuel Almada de Eurekapop, empresa argentina que junto a Sira Música concretaron el regreso. Pero para el productor “claramente hay un impacto: si no hubiera estado el contexto del documental, habríamos hecho un 300% más de asistentes”. A pesar de todo, Cortés asegura que su trabajo no se ha visto afectado, pero advierte: “Sí lo notas en la gente: (existe) la inseguridad de acudir al show y dejarse llevar por todo esto”.

Para el productor, la reflexión es diferente. “El contexto no es el ideal. Pero los shows se pactan mucho antes, y cuando están en marcha es difícil hacer algo al respecto”, dice Almada. Por ello, si todo hubiera estallado ahora, “lo postergaría. Pero no lo cancelaría, porque es un show increíble”, concluye.

Sobre el autor:

Patricia Reyes |
Periodista de Espectáculos de La Tercera.