Culto
Enamorada de Judas: la canción de Lady Gaga que indignó a la Iglesia Católica

Enamorada de Judas: la canción de Lady Gaga que indignó a la Iglesia Católica

Los días previos a Semana Santa de 2011, Stefani Germanotta causó revuelo entre sus fans -y los católicos- al interpretar a una María Magdalena obsesionada con Judas Iscariote. Usando símbolos cristianos, canta a la traición, el perdón y a aprender a vivir con sus pecados.

Lady Gaga ya gozaba de los éxitos de sus ‘club-bangers’ de 2008 “Poker Face”, “Paparazzi” y “Just Dance” de su álbum debut The Fame. No pasaría mucho tiempo para que siguiera brillando al lanzar “Bad Romance” en 2009 y las cortometrajes musicales “Telephone” y “Video Phone” junto a la ídola Beyoncé.

Con vestidos de carne, burbujas y emergiendo de un huevo gigante en la gala de los Grammy, Stefani Germanotta -más conocida como Lady Gaga- se hizo un nombre en la industria causando impacto musical y visual.

Sus primeros hits dejaron la vara alta para sus proyectos venideros. Superarse a sí misma nunca es fácil, pero ella pudo. Arriba de una moto, abrazada de un hombre que usaba una corona de espinas y usando joyería propia de la iconografía católica; Lady Gaga publicó un sencillo llamado simplemente “Judas”, el segundo track de su álbum Born This Way (2011).

Tal como indica su nombre, fue Judas Iscariote quien inspiró esta canción que habla de un amor tortuoso. Según cuenta la Biblia, el miércoles considerado ‘Santo’ fue cuando Judas entregó a Jesús ante el tribunal de sabios judíos. Al día siguiente, los 12 apóstoles compartieron ‘La ultima cena’, previa a la crucifixión y posterior resurrección de Jesucristo. Interpretando a María Magdalena, Lady Gaga actuó junto al modelo Norman Reedus como Judas y Rick Gonzalez como Jesús.

Gaga tomó este personaje de la tradición judeo-cristiana y lo adoptó como metáfora para su canción producida junto a RedOne. En entrevista con el programa de YouTube Musicians@Google Presents, la cantante dijo: “Tienes que ver lo que te está persiguiendo y te tienes que perdonar a ti mismo para poder avanzar”.

La artista se refirió al enfrentamiento de los demonios internos como leitmotiv de su composición: “Es una metáfora y una analogía sobre el perdón y la traición y las cosas que rondan en tu vida y cómo creo que es la oscuridad en la vida, y finalmente brilla e ilumina la mayor luz que tiene sobre ti. Alguien me dijo una vez: ‘Si tú no tienes sombras entonces tú no estás de pie en la luz'”, dijo a MSN Canadá.

Un ex novio fanático de Judas Priest

Los hombres infieles fueron la fuente de inspiración de la cantante neoyorquina, según explicó en conversación con MTV UK. “Tuve muchos ex novios que me traicionaron -idiotas-, todas los hemos tenido, y hubo uno en particular que amaba Judas Priest, amaba el heavy metal”.

“Originalmente, escribí la canción sobre ese ex que me traicionó. Pensé en Judas Priest y escribí la letra inspirada en las implicancias bíblicas y cómo fue un traidor. Cuando la canción estaba terminada y pensé qué quería para el video, considerando la historia de Judas, me di cuenta que en realidad no traicionó a Jesús, sino que era parte de una profecía, era su destino en la vida”, explicó Gaga.

Tras ese análisis, la también actriz y bailarina, decidió darle un giro a la canción y videoclip: “Escogí una forma más hermosa y liberadora para transmitir el mensaje de mi canción, atacamos la idea diciendo que mi ex me traicionó y esta persona me persigue en la vida, pero lo perdono”.


Católicos indignados

Su publicación no dejó indiferente a la Iglesia y a los devotos creyentes. La Liga Católica condenó a Lady Gaga por usar símbolos religiosos y la fecha en que publicó su canción: los días finales de la Cuaresma, previo a la Pascua de Resurrección.

Bill Donohue, presidente de la Liga Católica por Derechos Religiosos y Civiles en los Estados Unidos, envió un comunicado publicado por HollywoodLife.com que decía:

“Lady Gaga intenta seguir provocando a los católicos y a los cristianos en general: se viste como una monja… se come el rosario. Se ha transformado en una caricatura de sí misma. Está tratando de copiar toda la imaginería cristiana para apoyar sus actuaciones mundanas, aburridas y sin talento”.

La artista puso paños fríos y manifestó que no tuvo ni tiene intención alguna de oponerse ni al catolicismo, ni a ninguna religión: “Lo único controversial de este video, es que estoy usando Christian Lacroix y Channel al mismo tiempo. Este vídeo no pretende ser un ataque a la religión Católica. Respeto y amo las creencias de todo el mundo y yo también soy una persona religiosa y espiritual que está obsesionada con el arte religioso”, registró E!.

Una polémica que no resulta novedosa en el mundo de la música. Madonna, considerada la ‘Reina del pop’, también fue criticada por su videoclip “Like a prayer” de 1989. La artista cantó usando un vestido escotado en medio de crucifijos en llamas, lo que provocó la condena del Vaticano y la pérdida de auspicios comerciales.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov