Culto
Nuestra Señora de París, la obra que ha marcado a Notre Dame

Nuestra Señora de París, la obra que ha marcado a Notre Dame

Una novela de Víctor Hugo realzó el valor patrimonial de las construcciones parisinas y trascendió al punto de contar con numerosas adaptaciones cinematográficas, incluso una realizada por Disney, aunque distaban bastante de la historia original.

La catedral de Notre Dame de París, que se encuentra incendiada este lunes, es uno de los emblemas de Francia junto con el Arco del Triunfo y la torre Eiffel. Al lugar llegan 13 millones de personas al año, según afirma la agencia EFE.

Ubicada en París, la obra comenzó a ser edificada a inicios del milenio pasado (en el año 1163), siendo una de las construcciones más antiguas del arte gótico, con más de 800 años de historia.

Autoridades de distintos países han mostrado su preocupación por el siniestro. “Qué horrible ver el gran incendio en la catedral de Notre Dame”, publicó el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, mientras Steffen Seibert, portavoz de la canciller alemana Angela Merkel, afirmó en francés que “estas horribles imágenes de Notre Dame en llamas duelen. Notre Dame es un símbolo de Francia y de nuestra cultura europea. Nuestros pensamientos están con los amigos franceses”.

Según consignan agencias, en la catedral se estaban realizando obras de restauración, con un costo estimado de 6 millones de euros, que debían prolongarse hasta 2022 y que necesitaron de la instalación de unos enormes andamios que llegaban a 100 metros de altura.

Su trascendencia histórica es tal que hay una novela que ha marcado su vida: Nuestra Señora de París (también conocida como Notre-Dame de París), escrita por Víctor Hugo en el siglo XIX, publicada específicamente en 1831. Su eje es la vida de Quasimodo, un bebé con deformidades físicas que fue rescatado por Claude Frollo, quien es el archidiácono de la catedral de Notre Dame en París. Ahí el protagonista es el campanero, rol que le va generando sordera a medida que pasa el tiempo.

Con el transcurso de las páginas, tanto Frollo como Quasimodo se enamoran de una gitana de dieciséis años llamada Esmeralda, la cual detona la trama y los conflictos de la historia.

Sin embargo, la historia trasciende el trinomio Frollo-Quasimodo-Esmeralda. Víctor Hugo usó la catedral de Notre Dame para proyectar su preocupación por el patrimonio parisino.

En 1996 Disney lanzó su adaptación animada -la más popular hasta el momento-, la cual llevó por nombre El jorobado de Notre Dame. Esta tenía matices que la diferenciaban de la obra de Víctor Hugo para hacerla más cercana al público infantil. En la película, Frollo es el antagonista y la historia termina con Esmeralda y Febo juntos, mientras en la obra original la gitana es ahorcada, culpada de un crimen que no cometió (por solo mencionar una de las diferencias).

En la versión estadounidense, Demi Moore fue quien estuvo encargada de darle la voz a Esmeralda, mientras en Latinoamérica el mexicano Adrián Barba (Dragon Ball Z y Slam Dunk) participó en la voz cantada de Quasimodo.

A lo largo de los años, Nuestra Señora de París contó con diversas adaptaciones cinematográficas: varias de ellas llevaron por nombre El jorobado de Notre Dame -1923, 1976, 1982; Esmeralda, la zíngara (1939); Nuestra Señora de París (1956, 1982); L’éventreur de Notre-Dame (1975); y El jorobado (1997), por mencionar algunas.

Sumado a ello, en 1998 se realizó el musical Notre-Dame de París, el cual tiene una calificación de 9 de 10 en el sitio especializado IMDB.

Sobre el autor: