Culto
Jon Snow: el Luke Skywalker del siglo XXI

Jon Snow: el Luke Skywalker del siglo XXI

Para los seguidores más duros de Star Wars, una premisa sacrílega, aunque las similitudes son evidentes. Aquí, voces expertas trazan paralelos entre el héroe televisivo del momento (Game of thrones) y el ícono de La Guerra de las Galaxias.

Nacimiento, orfandad y la profecía del elegido

Jon Snow

Desde 2011, la ascendencia de Jon Snow ha sido uno de los temas centrales de GOT, y el origen de una frase icónica y diversos memes. Eso, hasta el domingo pasado, cuando Snow dejó de “no saber nada” y al fin supo quiénes son sus padres: Lyanna Stark, quien murió durante el parto, y Rhaegar Targaryen, lo que lo convierte en el heredero directo al trono. “El perdedor parece ser finalmente el salvador, el elegido, como Harry Potter o Neo, de The Matrix”, dice la crítica de TV Daniela Lagos.

Luke Skywalker

Tal como el héroe de Game of thrones, los orígenes de Luke Skywalker también son conflictivos. Hijo del Caballero Jedi Anakin Skywalker y de la Senadora Padmé Amidala -que también fallece en el parto-, el futuro Maestro Jedi se cría junto a unos parientes en el planeta Tatooine. Y al igual que Snow, conoce de adulto la identidad de su padre. Según teorías que circulan en la web, en el universo Star Wars, Skywalker sería -tal como Snow en GOT- un apellido genérico para referirse a los hijos ilegítimos.

El viaje del héroe

Jon Snow

El monomito (o “viaje del héroe”), aquel clásico patrón de cualquier relato épico, es lo que define el transitar de Snow desde el primer ciclo de GOT. Tal como Buda, Ulises y Skywalker, el “bastardo” de Ned Stark emerge de un mundo ordinario para protagonizar su aventura, enfrentar a la muerte y regresar al punto de partida. “Jon marca un regreso a ese arquetipo que no se veía hace tiempo en TV, donde lo que priman hoy son los antihéroes y los personajes moralmente cuestionables”, asegura Matías de la Maza, conductor de FM Tiempo.

Luke Skywalker

Con su irrupción en pantalla, en 1977, Luke Skywalker revivió el modelo del “viaje del héroe” en la cultura popular. Sin proponérselo, el joven de Tatooine se lanza a la odisea para terminar convirtiéndose en la esperanza de la galaxia. Para la crítica de cine TV, Isabel Plant, Skywalker y Snow “funcionan como el centro moral de su historia: Snow lleva varias temporadas tomando siempre la opción correcta aunque ésta sea la mas difícil; perdonando cuando podría matar y dejando de lado su corona en pos del bien común”.

Mentores fuertes y aliados no-humanos

Jon Snow

Con una relación ambigua con su familia adoptiva, Jon Snow encuentra guía en otros dos personajes: Jeor Mormont, Lord Comandante de la Guardia de la Noche -quien ve en él un hijo sustituto y un potencial líder de la orden-, y en Maester Aemon, lo más parecido a Yoda en GOT, quien le revela su identidad Targaryen (lo que de paso lo convierte en su tío). Su gran aliado y animal espiritual es Ghost, uno de los dos lobos que siguen con vida en la serie.

Luke Skywalker

En su odisea personal, dos personajes son claves para Luke Skywalker: el leal droide R2D2 y por supuesto Yoda, el legendario Maestro Yedi que le muestra el camino hacia La Fuerza. Allí los héroes de Star wars y GOT son guiados para un destino en común, según De la Maza: “Luke, como el personaje que tiene en poner en balance a La Fuerza, y Jon Snow, de quien también se espera que restablezca el orden y la justicia en un mundo que carece de ambas”.

Un romance incestuoso

Jon Snow

Desde hace casi 40 años que no se veía un beso tan incómodo en pantalla. Porque hasta el domingo pasado, Jon Snow y Daenerys Targaryen disfrutaban tranquilamente de su idilio, desconociendo que ella, la principal candidata al trono para los seguidores de la serie, es en realidad la tía del joven héroe de la trama. Un problema mayúsculo para la pareja más popular de Game of thrones, donde, en cualquier caso, las relaciones incestuosas no son algo demasiado fuera de lo común.

Luke Skywalker

El romance entre Jon y Daenerys retrotrae inevitablemente a la relación entre Luke y la Princesa Leia en la trilogía original de Star Wars. Porque la química entre ambos que comenzó en Una nueva esperanza (1977) se mantuvo hasta El regreso del Jedi (1983). Consultado alguna vez sobre esto, Mark Hamill, el actor tras el popular héroe de la saga galáctica, explicó que quien más sufrió fue su personaje: “Es una gran broma y todos ríen mucho, ¡pero para Luke fue traumático! En serio, una experiencia que cambia la vida”, aseguró.