Culto
J Balvin y Rosalía sorprenden al cantar juntos en un Coachella cargado a lo latino

J Balvin y Rosalía sorprenden al cantar juntos en un Coachella cargado a lo latino

El reguetonero colombiano, el primer artista del género en presentarse de forma individual en el escenario principal del Festival, invitó a la española a cantar el tema "Con altura", ratificando el alcance de la música latina en esta edición del evento.

Si por algo será recordada la edición 2019 de Coachella, es por la fuerte presencia de la música latina, y en general de propuesta de lengua no inglesa. Así lo confirman la presencia en posición estelar de artistas como J Balvin, Bad Bunny -que se presenta hoy domingo- y Rosalía, exponentes del género urbano, además de las chilenas Javiera Mena, Mon Laferte y Tomasa del Real.

Y ello se confirmó cuando en la presentación del colombiano, este invitó al escenario a la catalana -quien debutó en el evento el viernes 12- para cantar juntos el tema que los reúne, “Con Altura”. Un featuring que lanzaron en marzo, el que rápidamente ha superado las 50 millones de reproducciones en YouTube.

J Balvin ya se había presentado en el evento el año pasado, cuando fue invitado a cantar “Mi Gente” en el show de Beyoncé. Un gesto no menor que ratifica el interés de la industria por explotar la música urbana, la que rápidamente parece alcanzar la posición del mainstream. Pero esta temporada el hombre de “I like it” hizo historia al ser el primer reggaetonero, en 20 años de Festival, en presentarse de forma individual en el escenario principal.

“Nos demoramos 15 años para que llegara el reguetón a Coachella”, dijo el músico. Consciente del logro, su show no solo presentó sus principales hits, sino que fue una suerte de homenaje al género. De entrada, como declaración, arrancó con “Reggaetón”. Luego cantó algunos de los primeros éxitos del estilo como “Gasolina”, “Oye mi canto” y hasta alcanzó para incluir “Otra vez” de Zion y Lennox.

La estética del show, homenajeaba al estilo recargado del reggaetón, con coloridas visuales y bailarines disfrazados con llamativos trajes. Ello es clave para darle a esa música un gancho visual que conecta con la generación millenial. El público reunido en Coachella Valley, hasta hoy un templo hipster para postales de Instagram, disfrutó el concierto.

El ascenso de Balvin se ha cimentado sobre una constante maquinaria de lanzar hits como “Ginza” o “Say my name”, y sus colaboraciones con figuras como Camila Cabello, Pitbull, Benny Blanco, y otros, se ratifica con su confirmación como headliner de Lollapalooza Chicago. Rosalía también será parte del espectáculo. Para hacer más notorio el giro de la industria cabe recordar que hace exactamente una década, el mismo evento tenía entre sus cabezas de cartel a Depeche Mode, The Killers, Kings of Leon, Jane’s Addiction y Beastie Boys.

“Hoy nos toca a nosotros los latinos y soñadores, a los que como yo no les da miedo seguir sus sueños”, escribió el de Medellín en su cuenta de Instagram. Y así parece. Hoy, en la música popular, aunque a muchos les desagrade, el reggaetón, el trap y el pop latino parecen imponerse. A puro baile.

 

Sobre el autor: