Culto
Game of Thrones: Ramin Djawadi, el hombre tras la música de la serie

Game of Thrones: Ramin Djawadi, el hombre tras la música de la serie

Hijo de alemán e iraní, el compositor pulió sus habilidades en las música para películas junto al célebre Hans Zimmer. Componer la música de un episodio de la serie le lleva de semanas a meses de intensa labor, en la que ha incluido diferentes sonidos e instrumentos. Su trabajo también se puede oír en series como Prision Break, en películas como Iron Man y videojuegos como Medal of Honor.

Cuando era niño, Ramin Djawadi era fanático del western. En especial, de la película The Magnificent Seven (1960), cuya magnífica banda sonora, creada por Elmar Bernstein, fascinó al chico. “Para mí, esta película, además de Star Wars, con la banda sonora de John Williams, fue lo que me hizo darme cuenta de cuánta música dramática puede soportar una película”, relató el músico años después a DW.

Hijo de padre alemán y madre iraní, nació el 19 de julio de 1974 en Duisburg, en la entonces República Federal Alemana, pocos días después que los germanos conquistaran la Copa del Mundo jugada ese año en sus canchas. Según cuenta, de niño sintió inclinación por la música. ” Comencé a los cuatro años. Mi madre dice que una vez me senté al piano y toqué una melodía por oído. Mis padres miraban y se decían unos a otros, tal vez deberíamos darle lecciones”, detalla en la entrevista ya mencionada.

Años después, tras acabar la educación secundaria, se mudó a Boston para estudiar en la prestigiosa escuela Berklee College of Music. Allí, por medio de conocidos, llamó la atención del afamado compositor Hans Zimmer, quien lo reclutó para trabajar en su productora Remote Control. Junto a él trabajó en las bandas sonoras de Pirata del Caribe, Thunderbirds y Batman Begins entre otras.

“[Zimmer] fue un gran mentor, y le debo mucho. Me enseñó cómo funcionan las cosas durante la producción de películas importantes y cómo abordar reuniones con directores”, detalla Djawadi en el texto citado.

Posteriormente, él comenzó a forjar su propio camino. De esta forma, sus partituras se escucharon en cintas como Iron Man, Deception, Furia de Titanes, entre otras. También en series como Prision BreakBreakout Kings y Threshold, además de incursionar en los videojuegos musicalizando Medal of HonorSystem Shock 2Shift 2: Unleashed.

Pero sin dudas es su trabajo en la serie Game of Thrones, la que le ha dado mayores réditos. Originalmente los productores de la saga habían considerado a Stephen Warbeck, el ganador del Oscar por la música de Shakespeare Enamorado, para hacerse cargo del proyecto. Sin embargo, no prosperó, y debieron buscar una alternativa. Así llegaron a Djawadi, quien en un principio se negó por estar ocupado en otro encargo. Pero al poco tiempo aceptó.

“Recibí una llamada, y luego se organizó una reunión. Antes de juntarnos, me fueron enviados los primeros dos episodios de la primera temporada para su revisión. Los vi y me quedé boquiabierto; ya estaba claro entonces cuán grande y qué complicada sería la serie. Después de eso, nos reunimos y hablamos de conceptos musicales”, detalló a DW.

Debido a la compleja e intrincada trama, el artista debió pensar en conceptos generales para trabajar la historia. “Como hay tantas historias y personajes, habría sido demasiado complicado dar a cada uno su propio tema. Es por eso que decidimos escribir solo temas para parcelas individuales y familias específicas”, señaló.

Al ser una producción de fantasía con ciertos guiños a la cultura medieval,  el artista debió pensar muy bien el diseño sonoro, para que sonara moderno, y a la vez encajara con la estética de la serie. “Decidimos abordar las composiciones de manera diferente. Inicialmente, me dijeron que no usara ninguna flauta, un instrumento que a menudo aparece en El Señor de los Anillos, por ejemplo. Y entonces tuve que pensar en qué instrumentos quería trabajar. El sonido profundo de un violonchelo, por ejemplo, se destaca bastante prominente. Game of Thrones es en su mayoría una serie muy oscura, por lo que el cello encaja muy bien en la banda sonora”, relató en la misma conversación con DW.

El proceso para crear la música de un episodio tarda desde semanas a meses. Habitualmente Djawadi trabaja sobre los capítulos ya terminados, con lo cual puede hacerse una idea de como se va desarrollando la historia. “Luego, me reúno con los productores para una llamada ‘sesión de localización’, en la que observamos cada episodio y discutimos dónde debería comenzar y terminar la música, y qué debería lograr dramáticamente. Cada escena individual se discute, y luego empiezo a escribir. Algún tiempo después, nos volvemos a encontrar y reproduzco lo que he compuesto, y discutimos cualquier cambio”, reveló en el texto ya citado. Con las partituras listas y aprobadas, el compositor las envía a una orquesta de Praga, quienes las interpretan.

Algo que caracteriza a las composiciones de la serie es el guiño a los sonidos de otras culturas distintas a la occidental. “El hecho de que estemos en este mundo de fantasía con personajes como Daenerys Targaryen y la gente Dothraki con sus rasgos étnicos nos permitió abrir la puerta a instrumentos como el taiko [tambor japonés] y el duduk, un instrumento de viento con un sonido diferente del flauta. Colecciono muchos instrumentos étnicos y, como guitarrista, generalmente puedo tocar cualquier tipo de instrumento, siempre que tenga cuerdas”, relató.

Entre 2017 y 2018, el director presentó la banda sonora de la serie en una gira de conciertos llamada Game of Thrones Live Concert Experience, que pasó por Estados Unidos, Canadá y Europa. Hoy, parte de su trabajo está disponible en plataformas como YouTube y Spotify.

Sobre el autor: