Culto
Del GAM al Passapoga: así se graba la serie sobre Sergio Jadue

Del GAM al Passapoga: así se graba la serie sobre Sergio Jadue

En su segunda semana de rodaje, la ficción de Amazon y Fábula ha pasado por el centro cultural y el emblemático club nocturno de Providencia.

La Conmebol, el organismo del fútbol donde por décadas reinaron personajes como el argentino Julio Grondona o el paraguayo Nicolás Leoz, se vino abajo en 2015. El 27 de mayo, en un hotel en Zúrich, casi la totalidad de la plana directiva del máximo ente del fútbol sudamericano fue arrestada, en medio de la investigación que ya remecía al balompié mundial por soborno, fraude y lavado de dinero.

Pese a que salió indemne, esa mañana en Suiza también se vino abajo Sergio Jadue, el entonces presidente de la ANFP, un hombre que apareció de la nada en la esfera nacional y continental y que caminaba firme a conseguir un puesto en la FIFA, tras escalar a segundo vicepresidente de la Conmebol. Todo se desplomó.

El remezón y los oscuros vericuetos del escándalo, cuatro años después, son recreados actualmente en Chile. El interior de la sede de la Conmebol, situada en Paraguay, es reproducido en el corazón de Santiago. Banderas de Perú, Uruguay, Brasil y los restantes países que conforman el organismo están ubicadas en una curva, mientras en el piso, imponente, está el escudo del ente sudamericano.

La icónica pelota Adidas Tango, usada en los mundiales de Argentina 1978 y España 1982, también es parte del armado que existe en la planta inferior del Centro Cultural Gabriel Mistral (GAM).

Todo está distribuido con extremo cuidado por la producción de la serie El presidente, la ficción de Fábula que será emitida por Amazon y que se graba en el país desde inicio de mes.
La escena filmada ayer, ornamentada también por los trofeos de la Copa Libertadores, el Mundial y la Copa América, espera por la aparición de su gran protagonista: Jadue, encarnado en la serie por el camaleónico Andrés Parra, el actor colombiano que fue Pablo Escobar -en El patrón del mal- y Hugo Chávez.

Los días anteriores han grabado en el club nocturno Passapoga, en Providencia; en el casino Monticello -en San Francisco de Mostazal- y en departamentos en Providencia y Las Condes. Para los exteriores, han usado canchas de fútbol en La Pintana y Melipilla.

Dentro de esa dinámica de rodaje, sin precedentes para un proyecto latino grabado en Chile, Parra es la estrella, el protagonista excluyente. Eso aplica incluso en escenas aparentemente simples, como la de ayer en la tarde en el GAM, en que -con una prótesis en el área abdominal para lucir con mayor peso- debía atravesar el salón que simulaba ser la Conmebol, portando una maleta con un caminar dubitativo y una mirada que se movía hacía diversos puntos, como buscando algo.

El parecido con el calerano impresiona. Los curiosos que se acercan y miran hacia abajo también lo notan. Y el mismo Parra se ha congratulado de ello, subiendo días atrás una fotografía a su cuenta de Instagram junto a la responsable de su transformación, la realizadora de efectos especiales y caracterización Margarita Marchi, con quien coincidió en la serie de Fox y TVN Sitiados. Luego de tres tomas, la escena está lista y Parra cierra otro día como Jadue.

Un rodaje extenso

La serie de Amazon y Fábula, la primera hecha en Chile por la empresa norteamericana, apenas vive sus primeros días de rodaje. Siempre con Parra a la cabeza y la mexicana Paulina Gaitán como María Inés Facuse -la exesposa de Jadue-, la producción se moverá por distintos puntos de Santiago, regiones y el extranjero. En lo que llevan de filmación ya ha tenido sus primeras escenas Luis Gnecco, quien interpreta a un colaborador de Jadue que desde Calera llega con él a la ANFP. La semana pasada filmó junto al actor colombiano una escena en el Passapoga, que simulaba un bar caribeño. Lo mismo aplicó para Gonzalo Robles, otro de los chilenos de la producción, en cuyo elenco predominan los actores mayores. Mal que mal, es la historia de experimentados dirigentes de fútbol y el torcido mundo que hay detrás.

En todo el proceso la batuta la lleva el argentino Armando Bo (Birdman), al que se suma el director de fotografía Javier Juliá (Relatos salvajes) y, en otro momento del rodaje, se añadirá como director de algunos episodios el chileno Gabriel Díaz (Bala loca).