Culto
Jorge Drexler “silencia” a Chile con solo una guitarra, su voz y poesía

Jorge Drexler “silencia” a Chile con solo una guitarra, su voz y poesía

Temas antiguos como "La aparecida", "Zamba del olvido" y "El pianista del gueto de Varsovia" fueron parte del repertorio del cantautor uruguayo, que se presentará en Santiago diariamente hasta este jueves.

El cantautor uruguayo Jorge Drexler regresó a los escenarios de Chile con solo una guitarra, su voz y poesía para encantar al público, que este lunes le recibió en Santiago, donde ha agotado las entradas de las cuatro fechas previstas.

En su primer concierto en el Teatro Nescafé de las Artes, el cantante uruguayo salió al escenario sobrecogido por la calurosa bienvenida que le dio el público, a la que solo pudo dar las gracias de rodillas.

Arropado por una acogedora sala, Drexler presentó su nuevo formato de gira que bautizó como “Silente”, para continuar con el juego de palabras contradictorias que también lleva el título de su último álbum Salvavidas de hielo (2017). “Transporte” y “Eco” fueron los dos temas que iniciaron el concierto, tras una breve introducción en la que el artista explicó la importancia del silencio, que “lo impregna todo”.

Drexler creó una atmósfera íntima, con una puesta en escena que se valió de los focos para generar un paralelismo entre el silencio y la oscuridad; el sonido y la luz.

“El silencio es la materia prima del concierto”, afirmó el artista, quien más tarde invitó al público, atento a cada gesto, a que llenara esos espacios de vacío con la letra. El cantante uruguayo sedujo con estas pausas, que hicieron contener la respiración a la preparada audiencia, que sabía que estos silencios anteceden a una nota o una palabra que va directa al corazón.

Drexler, que desde hace más de veinte años reside en Madrid, inició su gira latinoamericana en Chile, pero no lo hizo en Santiago, sino en cuatro ciudades de otras regiones (Chillán, Concepción, Talca y Valparaíso).

La historia de su traslado a España la explica en la canción “Pongamos que hablo de Martínez”, incluida en el último álbum, y en la que recuerda una conversación que tuvo con Joaquín Sabina en Montevideo y que le impulsó a hacer el viaje transatlántico.

Entre estos recuerdos, el cantante uruguayo rescató a “La aparecida”, de la que explicó que fue la primera canción que compuso y en la que de manera acertada llamó a la inspiración para seguir componiendo. “Zamba del olvido” y “El pianista del gueto de Varsovia” tampoco faltaron en el repertorio del cantante, quien aseguró que “le apetecía” recuperarlas. Puede que este afán de volver al pasado se deba a que Drexler lleva más de un año de gira con su último disco que le ha hecho visitar con su banda más de 17 países en unos 100 conciertos.

A fines de 2018, el artista anunció que renovaba su gira y este febrero inició en España el nuevo formato de solista, cuyo foco está en todo momento en él, su guitarra, su voz y un “loop” con el que crea una secuencia de sonidos repetidos.

El uruguayo, que se hizo mundialmente conocido al ganar el Óscar a mejor canción original en 2005 con el tema “Al otro lado del río” (incluida en la película Diarios de motocicleta), se encuentra en uno de los mejores momentos de su carrera.

En los premios Grammy Latinos de este año arrasó al recibir tres galardones a mejor canción y grabación del año por “Telefonía”, así como mejor álbum de cantautor por Salvadidas de hielo. Por eso quiso dejar para el fin sus sencillos que le han traído tanto éxito reciente y cerró la noche con “Movimiento”, “Silencio” y “Telefonía”.

“No encuentro nada más valioso que darte este instante de silencio”, concluyó la noche Jorge Drexler arrodillado de nuevo ante el entregado público chileno.


*Créditos de las imágenes de la nota: EFE/José Miguel Caviedes.

Sobre el autor: