Culto
Game of Thrones: cómo recorrer Westeros en tierras irlandesas

Game of Thrones: cómo recorrer Westeros en tierras irlandesas

La ficción de HBO está ad portas de llegar a su fin con el estreno de su octava temporada, pero sus fanáticos pueden mantener viva la historia recorriendo los parajes reales que dieron lugar a memorables escenas.

Estrenada en 2011, Game of Thrones se convirtió en un fenómeno de masas que incluso afectó el turismo en las localidades europeas donde fue filmada.

Marruecos, España, Escocia, Inglaterra, Malta, Islandia y Croacia, fueron algunos de los países que prestaron sus paisajes naturales y ciudades para dar lugar a la historia creada por George R.R. Martin. Pero la principal locación, que se puede considerar en términos generales como Westeros, es Irlanda del Norte.

Si bien Dubrovnik, la capital croata, tuvo un explosivo aumento de visitantes fanáticos de Game of Thrones por ser situada como Desembarco del Rey, en realidad son los verdes parajes irlandeses los que predominan en la producción. De hecho, según un reportaje de The New York Times, la ficción de HBO redefinió la imagen del país.

La playa Ballintoy, ubicada en la costa norte de Irlanda, fue el lugar elegido para recrear las Islas de Hierro, residencia de la familia Greyjoy.

Si bien Winterfell se filmó en primera instancia en el castillo Doune de Escocia, la mayoría de las escenas de exteriores fueron grabadas en el Castillo Ward, cerca de Strangford. Cada año los fanáticos de Game of Thrones visitan el lugar como parte de un tour dedicado a la serie.

“Tuvimos 63 locaciones en 10 años, cada una de ellas a menos de una hora y media de distancia de Belfast”, dijo Robert Boake, supervisor de locaciones en Irlanda del Norte, para The New York Times.

Es fácil trasladarse rápidamente de un punto a otro de Westeros, a escasos kilómetros de distancia en la geografía que los separa en la vida real. Aquel camino boscoso que separaba El Muro y Castillo Negro del primer asentamiento del norte, se denomina Magheramorne Quarry.

Sin embargo, lo que en la ficción tiene miles de kilómetro y un mar de distancia, está a solo unas horas de viaje. El lugar donde Arya encontró Braavos se ubica en Carnlough Harbor, y el lugar en el que Renly Baratheon instaló su campamento fue Murlough Bay (Stormlands en la ficción).

Dragonstone, al igual que Winterfell, fue filmada en dos lugares -países- diferentes. La residencia milenaria de los Targaryen en principio -de la serie- fue ocupada por Stannis Baratheon y posteriormente recuperada por Daenerys.

Una de las mayores características es la larga escalera que lleva al castillo, la cual fue filmada en San Juan de Gaztelugatxe en España.

Pero la vista desde los acantilados y la aplicación de efectos especiales para crear el castillo, se filmó en Benmore Head, Irlanda.

La octava temporada y final de Game of Thrones será emitida por HBO el domingo 14 de abril a las 21 horas, Chile.

Sobre el autor: