Culto
Dónde está aquel lugar llamado Notting Hill

Dónde está aquel lugar llamado Notting Hill

Fue el lugar de encuentro entre la estrella de cine norteamericana Anna Scott y el londinense dueño de una librería, William Thacker. A 20 años del estreno de la cinta protagonizada por Julia Roberts y Hugh Grant, ¿Qué es de la famosa librería?

Estrenada en mayo de 1999, Un lugar llamado Notting Hill se convirtió en una película éxito de taquilla. Protagonizada por Julia Roberts y Hugh Grant, la cinta escrita por Richard Curtis cuenta la historia de un inglés dueño de una pequeña librería en Londres que por el azar conoce a una famosa actriz norteamericana. Siguiendo la estructura clásica de “un chico conoce a una chica”, ambos se enamoran.

William Thacker (Hugh Grant) y Anna Scott (Julia Roberts) en poco tiempo se desarrolla una relación que se convierte en una historia de amor. Sin embargo, como dicta la premisa de una comedia romántica, tienen un conflicto que los separa en un punto de la cinta.

Son varias las locaciones de Londres que se ven retratadas en la película, pero la mayoría se desarrolla en el barrio que da nombre a la producción: Notting Hill.

Ubicado en el sector occidente del centro londinense, se caracteriza por ser un distrito muy tranquilo que solo adquiere movimiento y alta frecuencia humana los días sábado cuando se realiza la feria de antigüedades de Portobello Road -la calle principal-. De hecho, ese aspecto motivó que el equipo de producción tuviera largas negociaciones con los vecinos del lugar para que accedieran el rodaje en su apacible barrio.

Son dos puntos clave los que atraen visitas para la clásica foto alusiva a la película de fines de los 90: la puerta azul de la residencia de William (280 Westbourne Park Rd.), y la librería donde trabajaba y conoce a Anna.

Denominada The Travel Book Co., la tienda de Thacker (Grant) tiene una fachada azul y letras doradas marcando un estilo particular en 159 Portobello Rd. Quienes se enamoraron del filme querían visitar aquella tienda de libros y por mucho tiempo fue posible, pero con otro nombre que homenajeaba a la película.

Con el pasar de los años, el local -de alto costo- cambió de dueños y por ende de objetivos. Entre 2011 y 2014 fue una tienda de zapatos antiguos, muy acorde a las antigüedades que abundan en la feria de los sábados, y a partir de 2016 pasó a ser una tienda de souvenirs.

Sobre el autor: