Culto
Pillanes: solo por el placer de tocar

Pillanes: solo por el placer de tocar

La banda que reúne a músicos de destacadas bandas nacionales ofreció un show en que bajo las referencias al folklore y la canción popular chilena, exploran diferentes intereses personales. Es una suerte de patio de juegos en que todo se permite.

Pasadas las 19.00 horas el grupo Pillanes, integrado por las parejas de los hermanos Pablo y Felipe Ilabaca, Mauricio y Francisco Durán, más Pedropiedra, debutó en el Festival Lollapalooza con un repertorio basado en su álbum debut homónimo.

Lo interesante del proyecto es que ofrece un sonido que supera los intereses evidentes de sus miembros. Este consiste en una lectura moderna de la música popular chilena con guiños al folklore como en “Loro”, o las voces al unísono al más puro estilo de la Nueva Canción, en “Tú sabes”. También hay momentos más tranquilos como el que propicia la canción “Carmesí”, en que el piano eléctrico y las guitarras surf ganan protagonismo

El quinteto -aunque en escena suma el aporte de un baterista- tiene un repertorio muy variado. Se oye en los guiños a la cumbia de “Facho pobre”, y los cuadrados ritmos bailables de “Valparaíso y Concepción” -que se emparentan con el trabajo de Lanza Internacional, el otro proyecto de los ex Bunkers-. Ello permite al grupo jugar con diferentes momentos de su presentación.

En general, el conjunto consiguió una buena respuesta del público que a esa hora llenó el Lotus Stage. Hubo algunos nostálgicos que pedían temas de sus bandas madres, pero está claro que este proyecto tiene una sonoridad y una ambición creativa propia.

Además, los músicos tienen espacio para probar otras facetas. La canción “Pillanes” nos presenta a Mauricio Durán lanzado rimas junto a Pedropiedra -quien tiene más experiencia en el género-, y en otros momentos podemos ver a Francis tomar el charango para acompañar. Si bien, en el disco La Culpa, de la banda penquista, ya habían explorado los cruces de instrumentos de rock con los del norte el país, en esta oportunidad esa inquietud suena más asentada.

Pillanes ofrece a sus integrantes la posibilidad de hacer música sin tener que demostrar nada, por ello es que suena tan suelta y vital. Más con los arreglos e instrumentación andina que hablan al oyente desde su propia experiencia con ese sonido. Es crear por gusto y con respeto por la cultura.

Sobre el autor:

Felipe Retamal N. |
Periodista de Culto. En Twitter es @feloretamaln