Culto
Todos los testimonios de abusos de Michael Jackson que la justicia desestimó en 2005

Todos los testimonios de abusos de Michael Jackson que la justicia desestimó en 2005

Revisamos los textos de la causa que se abrió tras la exhibición de Living with Michael Jackson, programa en que el músico declaró compartir su cama con Gavin Arvizo. Esta fue la segunda vez que el “rey del pop” enfrentó a la justicia por acusaciones de pedofilia. La serie de testimonios de ex empleados de Jacko cuadran plenamente con lo expuesto por James Safechuck y Wade Robson en Leaving Neverland.

“El acusado está cerca de las víctimas. Está familiarizado con sus padres. Elige víctimas jóvenes. Tiene un historial de acceso no supervisado a ellos. Las víctimas lo conocen y confían en él. El acusado eligió un lugar fuera de la vía pública para cometer los abusos. La conducta sexual del acusado frente a las víctimas es similar en cada caso. Al ser enfrentado por adultos, el acusado reacciona con calma”.

Las conductas descritas anteriormente no hacen referencia a la situación específica de Michael Jackson con Jason Francia, Brett Burnes, Jordie Chandler, Emanuel Lewis, Macaulay Culkin, Wade Robson, Jonathan Spence o James Safechuck y sus padres en los años noventa; pero sí viven como parte de una argumentación legal, en la demanda interpuesta en la Corte Superior de Santa Bárbara, California, contra el cantante, acusado de abusar sexualmente de Gavin Arvizo, un niño al que ayudó a superar un agresivo cáncer a comienzos de los 2000. Una suerte de continuación de la causa de 1993 en que Jackson prefirió pagar para evitar el juicio civil.

A la luz de los relatos expuestos en Leaving Neverland, los testimonios entregados en cada instancia legal contra Michael Jackson adquieren otro valor. En Culto nos hemos propuesto revisar los documentos publicados por el FBI en el caso que tuvo a Jacko por las cuerdas en 2005. Declaraciones de ex empleados con acceso a su habitación, sobornados para guardar silencio, cesados de sus funciones o derechamente atemorizados, descansan en la causa número 1133603 titulada “The People of State of California v. Michael Joe Jackson”. Hasta hoy.

Bob Jones, su relacionador público (1970-2004)

Trabajó en las comunicaciones de Michael Jackson por más de treinta años, en los que dice haber visto una procesión de niños conocidos como sus “amigos especiales”, cuyos padres terminaban recibiendo regalos y acompañándolo en viajes. Los infantes, muchas veces, compartían la cama con Jackson. Según figura en la causa, Jones declara que vio a Jackson acompañado de un niño cercano en el tour de Bad, y durante un viaje a París le comentó al cantante sobre las preguntas que comenzaría a hacer la prensa ante la situación. “A quién le importa lo que piensen”, habría respondido Jackson.

Describe al cantante como un divo, manipulador y titiritero, y declaró haberlo visto con niños en su pieza en Neverland, además de un episodio con Jordan Chandler durante un vuelo en que el niño dormía apoyado en sus hombros y Jackson lamía su cabeza. Al conocer las acusaciones de la familia Arvizo en 2005, decidió romper su silencio.

Jolie Levine, asistente (1986-1987)

Se trata de una mujer que trabajó con Jackson en el periodo de promoción del álbum Bad. Su hijo Yoshi solía acompañarla en su trabajo y entabló una amistad con Michael, quien intentó hacerle regalos en reiteradas ocasiones sin éxito: a Jolie le parecía inapropiado, dada la relación profesional con el cantante. Tras el término de la producción del álbum, Jackson le pidió seguir trabajando con él como su secretaria y le pidió a su hijo Yoshi que lo ayudara a convencerla. Así, se transformó en la mujer que controlaba la agenda del cantante, teniendo acceso a sus contactos como Jonathan Spence, James Safechuck o Emmanuel Lewis, a quienes describió como sus “amigos especiales”. Jackson le encargó a Levine la compra de regalos para Brett Barnes -niño australiano consignado en Leaving Neverland como el reemplazo australiano de Wade Robson-. Levine declaró que existía una fuerte cercanía entre Jackson y James Safechuck -compartían habitación en los viajes- y que el cantante seguía un patrón de conducta: cuando los niños comenzaban a crecer, los desechaba y se fijaba en alguno más joven.

Orieta Murdock, asistente administrativa (1989-1991)

Entrega detalles que cuadran con la declaración de Wade Robson en Leaving Neverland, como la jornada en que se conoció con Jackson, sus primeros encuentros o el comercial en que el cantante le consiguió trabajo, aportando que el entonces niño australiano recibió seis veces más sueldo que sus colegas de la pieza publicitaria. Además, el cheque habría sido firmado a nombre de sus padres como un regalo, pues por ese tiempo los Robson no contaban con permiso de trabajo en Estados Unidos, trámite que tras la insistencia de Joy Robson, madre del niño que también entrega testimonio en el documental, el cantante habría ayudado a facilitar. Según Murdock, para calmar sus conflictos con la madre de Wade Robson, Jackson le habría regalado un automóvil y también le habría cancelado un sueldo como una más de sus empleadas, pese a que en realidad no tuviera ninguna labor formal.

Se refirió a Jonathan Spence como otro de los niños cercanos al cantante y relató que siguió con él el mismo patrón que con los demás hasta que tuvo quince años.

También confirma una historia relatada por Safechuck en Leaving Neverland: el cantante era un asiduo conversador telefónico con los niños.

Blanca Francia, ama de llaves (1985-1991)

Según consta en la causa del estado de California, Francia dijo haber recibido de forma constante regalos caros y billetes de mil dólares por parte de Jackson para mentir sobre su relación con los niños. La mujer dijo haber visto que el cantante durmió con niños en su recámara, además de llamarlos por apodos como “Rubba” o “Applehead”. Los nombres que mencionó fueron los de Macaulay Culkin, James Safechuck, Wade Robson y Jonathan Spence. Dijo haber visto a Jackson usar el jacuzzi con Spence en múltiples ocasiones y haber encontrado ropa interior de tallas menores en su dormitorio. Además, el testimonio citado en la causa encaja con el entregado por James Safechuck respecto a las ubicaciones de Neverland que frecuentaba con Jackson para ser abusado. Francia es, además, la ama de llaves que dijo haber visto a Wade Robson tomando una ducha con Michael Jackson, a Macaulay Culkin en la cama del cantante y a su hijo Jason Francia recibiendo dinero de MJ luego de que le hiciera cosquillas en sus partes íntimas en al menos tres ocasiones.

Mariano Mark Quindoy, administrador de Neverland (1989-1990)

Declaró haber visto a James Safechuck dormir en el dormitorio del cantante y haber encontrado ropa interior del niño tirada en el lugar. Quindoy, además, dijo haber visto a Jackson y Safechuck en el cine privado del cantante, tal cual revela James en el documental recientemente exhibido por HBO. El ex empleado de Jackson registró en un diario las fechas, detalles y lugares de las cosas que fue descubriendo en Neverland, donde expone detalles explícitos de la conducta del cantante.

También dijo haber visto que Wade Robson tras 19 días de visita en Neverland, durmió en la habitación de Jackson, además de una serie de detalles explícitos como besos del cantante al cuello del niño y tocaciones, todo durante un viaje en automóvil mientras Robson manipulaba un juguete sin prestar atención a lo que sucedía.

En la causa se advierte que MMQ se encontraba disponible para declarar en contra de Michael Jackson, quien en su opinión llenaba de regalos a los padres, hijos y generaba una separación entre ellos, además de confirmar que no sólo compartía habitación con niños, sino también su cama.

Ralph Chacon, guardia de seguridad (1991)

Testificó en el juicio de 1993, la primera vez que Michael Jackson enfrentó a la justicia en el caso de Jordan Chandler.

Declaró de forma explícita y con detalles haber visto a Michael Jackson abusar de un niño en una ducha, sin poder definir si se trataba de Brett Burnes o Jordi Chandler. También mencionó ocasiones en que Jackson habría besado en la boca a menores “de forma romántica”.

Según señala el documento, fue contactado por investigadores privados de Michael Jackson para conocer su testimonio antes de que lo entregara en el juicio ante el gran jurado, pero se negó.

June Chandler, madre de Jordan

La madre de Jordan Chandler relata la historia de cómo se conocieron Jackson y su hijo y cómo el cantante la fue alejando de él, al punto de negarse a ver a sus primos, llamar a su padre por teléfono o pasar tiempo con su familia nuclear.

Además, detalla cómo Michael Jackson le rogó que lo dejara dormir con su hijo, pues todo se trataba de “amor y confianza” convenciéndola de que él era un miembro más de su familia.

La mujer accedió a la petición del cantante con la condición de que el niño se retirara de la cama de Jackson en cuanto él quisiera. También constan regalos como un caro brazalete que le dio MJ en un viaje a Las Vegas, la cantidad de veces que Jordan Chandler durmió con Michael Jackson -incluido un viaje a Disney- y un confuso incidente en que se topó con la madre de Wade Robson en Neverland y discutieron sobre lo molesto que era que MJ estuviera alejando a las madres de sus hijos.

Finalmente, en el texto, se relata cómo el padre de Jordan Chandler decide demandar al cantante en agosto de 1993, a quien había dejado compartir la cama con su hijo en visitas a su propio hogar.

Mary Coller (1985-1988)

Declaró conocer de muchas historias de Michael Jackson con niños, mencionando a Jonathan Spence y James Safechuck, para quienes debió enviar regalos.

Charlie Michaels, guardia de seguridad (1990-1992)

Según reza el texto, Michaels debió consolar en una ocasión a la madre de Wade Robson en Neverland, ya que se encontraba molesta tras ser excluida por Jackson de una sesión de baile con su hijo en el teatro que poseía el cantante en su rancho de Santa Bárbara. La guardia, al acercarse al lugar donde Robson y MJ ensayaban, declaró haber visto al cantante con las manos en los genitales del niño de forma inexplicable.

Phillipe Lemarque, empleado de Neverland (1991)

En una jornada habría tenido que prepararle papas fritas a Michael Jackson y Macaulay Culkin. Cuando se disponía a entregárselas, habría visto a Jackson con las manos sobre los genitales del niño protagonista de Mi Pobre Angelito.

El documento consigna que Lemarque no dijo nada en la época tras haber consultado con un amigo juez, quien le dijo que si la víctima no hablaba, el perjudicado podría ser él.

Adrian McManus, empleado de Neverland (1990-1994)

Con acceso pleno a las dependencias de Michael Jackson, el documento consigna que declaró haberlo visto al menos tres veces abusando de niños, todos distintos entre sí. En una ocasión Macaulay Culkin -tocaciones indebidas-, en otra Brett Burnes -le habría estado practicando sexo oral- y finalmente Jordan Chandler -besos en la boca-.

Charmayne Sternberg, asistente administrativo (1989-1990)

Menciona incidentes con Brett Burnes, Jonathan Spence y James Safechuck, quien le habría enviado cartas a Jackson que el cantante exigía recibir de forma directa.

Michael Jackson fue tomado detenido luego de presentados diez cargos que incluían abuso a menores, secuestro, extorsión y darle alcohol a los menores. Salió libre tras cancelar una fianza de tres millones de dólares y finalmente fue absuelto en el juicio de 2005 por “falta de pruebas”. Contó con el testimonio favorable de Macaulay Culkin y Wade Robson, quien ahora lo denuncia en Leaving Neverland.

Toda la información contenida en esta nota pertenece a la causa presentada por el abogado Thomas W. Sneddon, tras redadas a Neverland y la reactivación de una investigación a Michael Jackson por presuntos abusos sexuales tras la exhibición del programa Living With Michael Jackson en 2003.

Puedes ver el texto íntegro de la demanda acá.

Además, puedes revisar el archivo completo de Michael Jackson liberado por el FBI en este enlace.

Sobre el autor: